La soprano puertorriqueña Ana María Martínez le explica a la JSF la importancia de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico. (GFR Media)

Aunque hasta el momento se desconoce el desglose presupuestario para el área de cultura -que incluye al Instituto de Cultura (ICP), a la Corporación de las Artes Musicales (CAM) y a la Corporación del Centro de Bellas Artes (CCBA)-, los músicos de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico (OSPR) han denunciado que la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) planifica reducir $1.3 millones a la orquesta, lo que la dejaría prácticamente inoperante, según dijeron en ese momento. 

Debido a que la fecha límite para que la JSF tome la decisión sobre esos recortes es hoy, la reconocida soprano puertorriqueña Ana María Martínez le envía la siguiente carta explicando la importancia de la OSPR:

Estimados Natalie Jaresko y miembros de la Junta de Supervisión Fiscal para Puerto Rico:

Gracias por aceptar leer mi carta. Con su amable indulgencia, me presento, ya que creo que no hemos tenido el placer de conocernos en persona. 

Me siento orgullosa de ser puertorriqueña y de todo lo que mi isla ha aportado al mundo. 

Soy cantante de ópera, ganadora de un premio Grammy. He participado en roles protagónicos con las compañías de ópera más prestigiosas del mundo, incluyendo The Metropolitan Opera, Houston Grand Opera, Lyric Opera of Chicago, Santa Fe Opera, Los Ángeles Opera, The Vienna State Opera, Teatro Real (Madrid), Royal Opera-Covent Garden (Londres) y muchos más. 

Mi carrera me ha llevado alrededor del mundo por más de 25 años en roles como Cio-Cio San (Madame Butterfly), Mimi (La Bohème), Violeta (La Traviatta), la Condesa (Las Bodas de Fígaro), y el rol estelar en Rusalka de Dvorak. He cantado junto a los artistas de ópera más reconocidos, incluyendo los famosos tenores Plácido Domingo y Andrea Bocelli. También he llevado mi talento a la Casa Blanca en Washington DC junto a Plácido Domingo. He presentado mi voz en la serie “Mozart in the Jungle” y he grabado bandas sonoras para muchas películas destacadas de Hollywood. 

Soy la primera asesora artística para Houston Grand Opera. Soy graduada de The Juilliard School, obteniendo un bachillerato y una maestría en Música y soy exalumna del Young Artist Program del Houston Grand Opera.

En el 2015, establecí el Ana María Martínez Encouragement Award como parte de la competencia anual Eleanor McCollum Auditions and Awards con Houston Grand Opera, para ayudar a identificar jóvenes cantantes con gran talento vocal y artístico como “promesas”, esto con el fin de proporcionarles entrenamiento continuo y preparación artística para una carrera exitosa en la ópera. Recientemente, en el Desfile Puertorriqueño de Nueva York fui distinguida como “Nuestro Orgullo” y el “Orgullo de Puerto Rico”. 

A través de un talento que recibí al nacer, percatándome de que tengo este don, que siempre ha sido y continúa siendo una gran felicidad, he dedicado tiempo, esfuerzo y sacrificio para desarrollarlo a plenitud. He tenido y mantengo un arduo entrenamiento y, aprovechando las oportunidades artísticas que se me han presentado, he sido capaz de alcanzar los logros y distinciones previamente mencionados.

Se preguntarán ¿por qué entro en tanto detalle? Simplemente, para arreglar el escenario, más bien, para sustentar y validar con mi conocimiento y experiencia la importancia vital de las artes escénicas clásicas en una sociedad, esperando permitir con ellas que se mantenga civilizada y sofisticada en pensamiento y comportamiento, capaz de acceder a un arte que eleva las almas. Las artes fortalecen e inspiran. 

Con un corazón apasionado y esperanzado espero que la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico continúe siendo un pilar de arte, fuerza y una institución sólida en nuestro Puerto Rico. Establecida en 1958 por uno de los más grandes músicos de la historia de la música y de los principales chelistas, directores de orquesta y compositores del siglo XX, el inigualable don Pablo Casals, la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico ha recibido continuamente aclamo internacional por su excelencia. Ha recorrido las salas de concierto más importantes del mundo, incluyendo Carnegie Hall en Nueva York y ha sido anfitriona y acompañante de solistas de clase mundial en nuestra isla. Incidentalmente, Pablo Casals inauguró el Festival de Pablo Casals de Puerto Rico en el 1957 y el Conservatorio de Música de Puerto Rico en el 1959.

Además, algunos de los más grandes miembros de las mejores orquestas en los Estados Unidos son originalmente de Puerto Rico, y recibieron su preparación temprana exactamente como sus colegas en la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico. Estas famosas orquestas incluyen, entre otras, la Metropolitan Opera Orchestra y la Philadelphia Orchestra. 

Apoyando a un individuo con talento para alcanzar su máximo potencial es la responsabilidad de un hogar y de nuestros líderes. Si deciden cortar los fondos de esta extraordinaria organización, temo que el pilar que nos ha elevado a nosotros y a nuestros espíritus de la manera más exquisita en los tiempos más tumultuosos desde su fundación causaría un colapso moral. Comprendo que su objetivo es corregir muchos errores del pasado, y eso es noble y necesario; también es sumamente complicado, no envidio su posición. Lo que pido, lo que ruego, es que, en el proceso, no corten las alas que les permiten a nuestras almas alzar vuelo y que nos permiten sobrepasar todo lo que pensábamos que no era posible. 

Aunque las artes clásicas nos sean del gusto de todos, confiadamente digo que uno puede apreciar el tener como vecino, colega, colaborador o aliado a alguien que sí celebre este arte, por el hecho que esa persona suele partir de una naturaleza respetuosa, instruida y con opiniones bien formadas sobre temas variados.

Los individuos que aprecian las artes clásicas tienden a apreciar otras culturas con ávido interés y con mentes abiertas. Además, apoyan programas de servicio que contribuyen al crecimiento y formación de sus comunidades y del mundo.

Un hecho real e interesante es que, per cápita, Puerto Rico tiene el número más alto de intérpretes y artistas sobresalientes. 

Les pido encarecidamente que tomen en consideración este apasionado pedido el que realizo con el corazón en la mano. Nuestra OSPR y las artes clásicas en Puerto Rico no solo nos representan en la isla, sino que de igual manera cargan nuestra bandera internacionalmente, derrumbando barreras, conectando el mundo, demostrando algunas de las más exquisitas habilidades que abundan en Puerto Rico.

Me despido con las palabras del gran maestro Pablo Casals: “Es de gobiernos sabios fortalecer las artes. Ello crea un pueblo noble, en cuyo corazón cabe todo el universo”.

Respetuosamente,

Ana María Martínez

Versión original en inglés: Ana María Martínez

Traducción: Mercedes Benito, Ricardo Morales


💬Ver 0 comentarios