Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Cuatro maniquíes vestidos de pies a cabeza lo esperan en el escenario. Tan pronto pisa la tarima, los observa con detenimiento, les toca con su mano el área del “corazón” y una trasformación inmediata se apodera de su cuerpo y de su mente. Segundos después, inicia la función.


💬Ver 0 comentarios