Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Hasta Mickey y Minnie Mouse asistieron por primera vez al Segundo Festival y Parada Puertorriqueña

ORLANDO, Florida – Cientos de puertorriqueños tomaron hoy el centro de Orlando cambiando la tónica tranquila y estructurada de esta ciudad, para convertirla una de sus avenidas principales en una extensa plaza de recreo donde dominó la música, las reinas de belleza, el jolgorio borincano y abundaron las banderas de Puerto Rico.

Hasta Mickey y Minnie Mouse asistieron por primera vez al Segundo Festival y Parada Puertorriqueña, que se caracterizó por un desfile en el cual caminó el gobernador Rick Scott, quien aspira a una posición en el Senado y necesita el voto boricua; la alcaldesa del Condado de Orange, Theresa Jacobs; el congresista de ascendencia puertorriqueña Darren Soto y padrino del evento; la vedette Iris Chacón, y representantes de organizaciones comunitarias como Vamos4PR, Hispanic Federation, Somos Orlando, Misión Boricua, Iniciativa acción Puertorriqueña, entre otras.

Pleneros, grupos de salsa pregonaron sus soneos por todo lo alto y comparsas de autos tocando bocinas a lo ancho y largo de la avenida Orange, convirtieron la Parada Puertorriqueña en un espacio de desahogo para enarbolar la cultura. En la actualidad, este estado ya se perfila como el lugar fuera de la isla donde más puertorriqueños vive, incluso más que Nueva York, según ya han advertido algunos expertos en temas demográficos. Se estima que aquí vive 1.2 millones de boricuas.

“Pero este día no es sólo de fiesta, es el momento en que expresamos nuestra cultura y donde mostramos los lazos que tenemos con Puerto Rico, dijo el licenciado Anthony Suárez”, quien este año fue el Gran Mariscal.

“Tras un año duro por los huracanes, venimos aquí para agradecer, pero también para dejar saber que aún falta mucho por hacer por ia Isla. No es suficiente”, dijo el congresista Darren Soto.

En una esquina estaba José Pérez, quien vendía toda clase de parafernalia boricua, desde banderas de todos tamaños, hasta collares y llaveros. Vino desde Hartford, Connecticut a vender sus recuerdos y tan bien le va, que lleva 19 años empujando su carrito a donde quiera que haya un “bembé” protagonizado por boricuas.

Uno de los homenajeados en el evento fue el doctor Arcilio Alvarado, de la clínica Advantage Medical Group. Fue reconocido por ofrecer servicios médicos gratuitos en Florida a miles de puertorriqueños que llegaron luego del huracán, y también por prestar servicios de salud en la isla. “Es una obra social que queremos hacer para que los boricuas tengan una salud correcta”, dijo el galeno.

Una fila de Volkys antiguos paseó con la monoestrellada. Le seguían reinas de belleza en autos descapotados. Y en una esquina había un joven con una pava y con la bandera como si fuera la capa de un superhéroe: “This is my culture”, señaló Héctor Moctezuma y quien viajó desde Virginia a pasar unos días con sus padres, Sujey Concepción y Bryan Figueroa, también puertorriqueños.

“Venir aquí me hace sentir cerca de mi país. Puerto Rico siempre ha dado la cara cuando otros países lo han necesitado. Ahora Puerto Rico necesita. Los boricuas somos buenos, trabajadores y damos el todo”, afirmó la mujer.


💬Ver 0 comentarios