Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Ángel Otero. (Suministrada)

El artista puertorriqueño Ángel Otero desempolva el pasado en estos días. Vuelve a su isla y hay una razón muy poderosa para ello. Regresa al lugar que lo inspiró cuando ni sus profesores o sus pares comprendían su obra mientras completaba su maestría en arte en Chicago. Regresa por unos días para recargar, apostar al futuro y celebrar el presente que incluye la noticia de ser parte de la colección permanente del Museo Guggenheim de Nueva York, que alberga a otras grandes figuras como Jeff Koons, Vasily Kandinsky, Paul Cézanne y Jackson Pollock. Su trabajo también ahora forma parte del Kemper Museum of Contemporary Art en Missouri, institución donde convivirá junto a piezas de Lichtenstein, Botero, Christo, entre otros.

💬Ver comentarios