Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Las palabras de Luis Rafael Sánchez -su prosa siempre dramática- se convierten en escenario para una acción justamente contraria a la que organiza la canción, que es la partida arquetípica hacia el Norte, inextricable ya de nuestra historia.
Las palabras de Luis Rafael Sánchez -su prosa siempre dramática- se convierten en escenario para una acción justamente contraria a la que organiza la canción, que es la partida arquetípica hacia el Norte, inextricable ya de nuestra historia. (Vanessa Serra Díaz)

Hubiera sido espléndido oír la conferencia que fue la génesis de este libro dictada por la voz modulada de Luis Rafael Sánchez, punteada por sus pausas dramáticas y calibrada con sus énfasis contundentes. Para quienes no tuvimos la suerte de escucharlo, queda el deleite de leer este canto de amor dedicado a la ciudad capital de nuestra isla justo en el momento en que se celebran sus 500 años de existencia en la ubicación actual.

💬Ver comentarios