Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Durante su residencia en México, la artista puertorriqueña adoptó el elemento del taco a su investigación sobre el discurso de la reina de belleza.
Durante su residencia en México, la artista puertorriqueña adoptó el elemento del taco a su investigación sobre el discurso de la reina de belleza. (Vanessa Serra Díaz)

Dos cosas son motor de la creación artística: el entorno y el genio de los creativos. La trayectoria de la artista plástica y educadora Lilliam Nieves Rivera es prueba de ello. Y si quedaba duda, lo confirmó este verano en México, donde realizó la Residencia de Investigación y Producción del proyecto artístico La Embajada.