Después de tres años de duelo por la muerte de su esposo, la diva canadiense de la canción parece haber recuperado la sonrisa junto a un amigo español, mientras se prepara un “biopic” inspirado en su figura con estreno previsto para 2020. (EFE) (semisquare-x3)
Después de tres años de duelo por la muerte de su esposo, la diva canadiense de la canción parece haber recuperado la sonrisa junto a un amigo español, mientras se prepara un “biopic” inspirado en su figura con estreno previsto para 2020. (EFE)

Es la canadiense con más discos vendidos en todo el mundo. Tiene cinco premios Grammy e innumerables reconocimientos. Se la considera una de las divas del siglo XX, y, dada su fama, también del XXI. Y es que Celine Dion sigue dando que hablar. No en vano, nació para brillar.

A Celine Dion, la música le corre por las venas, como una herencia genética más. Cosas de familia: sus padres eran músicos y ella, la menor de 14 hermanos, nació destinada a ser toda una estrella de la canción. De hecho, sus padres Adhémar Dion y Thérèse Tanguay, le pusieron ese nombre por la canción “Celine”, del francés Hugues Aufray.

Nació en el humilde pueblo de Charlemagne, en Quebec (Canadá), el 30 de marzo de 1968. Y su familia, modesta pero luchadora, tenía entre varios trabajos el de tocar en el piano bar “Le Vieux Baril”. Así, con solo cinco años, Celine ya cantaba. Y cuando todavía estudiaba en educación primaria ya supo que la escuela no era lo suyo, sino la música.

Con doce años, ya tuvo claro que quería ser cantante y, ayudada por su familia, grabó una primera canción que uno de sus hermanos enviaría al manager René Angélil. Las historias populares cuentan que él, tras emocionarse al oír la voz de la pequeña Celine, hipotecó su propia casa para financiar su carrera musical y convertirla en estrella.

Con semejante sacrificio, no es de extrañar que, muchos años más tarde, René se convirtiera en algo más que su representante: su marido, y el único amor oficial en la vida del artista, con quien tuvo tres hijos. Se casaron en 1994, cuando ella ya tenía más que consolidada su carrera, y su matrimonio llegó a su fin cuando René falleció en 2016.

Pero antes de eso, Celine, tras destacar cantando en lengua francesa y convertirse en la primera artista canadiense en lograr el disco de oro en Francia, tuvo que aprender inglés: era el paso que le faltaba para brillar en el firmamento anglosajón y, de ahí, en todo el mundo.

Carrera laureada

Lo que aconteció después, ya es historia: cinco Grammy, siete American Music Awards, el mismo número de premios Billboard, varios premios MTV, el Oscar a Mejor Banda Sonora que ganó “My Heart Will Go On” (el tema de “Titanic” interpretado por ella), ganadora en Eurovisión… Estos son sólo algunos de los muchos laureles que decoran la meritoria corona de Céline Dion.

Entre sus álbumes más famosos, podemos encontrar “Falling into You” (1996) o “Let’s Talk about Love” (1997). También es de sobra conocida su interpretación del tema principal del filme de Disney “The Beauty and the Beast” (1992). Sin embargo, hay que recordar que estamos ante una artista con más de veinte álbumes de estudio, una docena de recopilatorios, y más un centenar de singles.

Y, los que creían que la muerte de René, dos días antes que la de uno de sus hermanos, supondrían el fin de su carrera, se equivocaban.

Cierto es que Dion ha hecho alguna vez un alto en el camino como cuando tuvo a sus hijos, pero sus pausas nunca han supuesto un hasta nunca, pues tras tanto luchar por su sueño, nada puede parar a Celine.

Así, la cantante ha regresado al pico de la ola por todo lo alto, al anunciarse que en 2020 está prevista la película “The Power of Love”, un film de corte biográfico, cuya protagonista se inspira en la figura de la diva.

Lo prepara el estudio francés Gaumont con la dirección y el protagonismo de la francesa Valérie Lemercier, según el medio especializado Variety.

"Descubrí la fuerza de su historia de amor y su gran humor", apuntó Lemercier, quien añadió que “llegué a comprender cómo la química de tres ambiciones individuales hizo posible que una pequeña niña se convirtiera en la estrella más grande del planeta".

También está confirmado que la canadiense ha dado su aprobación para que en este largometraje se puedan emplear éxitos de su carrera musical como "All by Myself", "My Heart Will Go On" o "I'm Alive".

Además, Celine, que durante toda su carrera ha colaborado en causas benéficas y sociales, lanzó recientemente una colección de ropa infantil de género neutro y unisex, sin las tradicionales identificaciones de “niño” o “niña”.

“La moda tiene el poder para moldear la mente de las personas”, explicó en su Instagram, “‘Nununu’ inspira a los hijos para que sean libres encuentren su propia individualidad a través de la ropa”, añadía en esa red social.

Amistad muy especial

Esta no es la única razón por la que se habla de la cantante. Sus últimas apariciones han preocupado a parte de sus fans, debido a su delgadez. No obstante, ella respondió con contundencia: “Todo lo que hago es pensando en mí y en mis necesidades”, afirmaba en el tabloide británico The Sun.

“Me gusta sentirme fuerte, bella, femenina y sexy. Me gusta, y no tengo por qué dar más explicaciones sobre ello” añadía la artista, para recalcar en el mismo medio: “no tienen por qué ofenderse y sacar fotos. Si les gusta, estaré ahí… Y si no, déjenme tranquila”.

Y aprovechó también para hablar de su relación con el bailarín español Pepe Muñoz: “Sí, hay otro hombre en mi vida, no es el único… Pero no es el hombre de mi vida”, resaltó, en una posible alusión a René.

Sobre el bailarín añadió: “conectamos de inmediato, como amigos. Nos lo pasamos muy bien juntos. Y es algo que ha ido creciendo. Pero entonces la gente empezó a tomarnos fotos y a hacer preguntas sobre quién es o qué pasa con René… Por favor, no mezclemos las cosas”, pidió.

“Somos amigos, mejores amigos” insistió Celine. “Claro que nos abrazamos, nos cogemos de la mano, salimos juntos y me ofrece su brazo… Y eso es lo que se ve: él es un caballero, por supuesto” insistió, además de recalcar que está soltera: “no me importan los rumores, porque es guapo y mi mejor amigo… Pero cuando digo que estoy soltera, por favor, déjenme en paz”.

Y es que el amor puede venir en forma de muchas compañías y, a veces, lo hace en la de una amistad muy especial. Sea como sea, ni el amor ni la música parecen tener fin en la carrera de Celine Dion, tan grande como la pantalla en la que veremos próximamente su historia.


💬Ver 0 comentarios