Leo Fernández III acostumbraba a ayudar en causas benéficas de manera anónima. (suministrada)

Los que conocieron a Leo Fernández III “El Paparazzi” saben que siempre andaba repartiendo sonrisas y regalos.

El hijo del recordado comediante “Pucho” Fernández y nieto del legendario comediante cubano “Tres Patines”, fallecido en la madrugada del domingo por complicaciones de salud, había aprendido de su familia la importancia de devolver de alguna manera el cariño que recibía del público que lo veía por la pantalla chica.

Tras el paso del huracán María su entrega fue mayor. El reportero de “Dando candela” llegó a los pueblos más necesitados repartiendo artículos de primera necesidad a partir del paso del huracán Irma. Entonces explicó que a veces había que hacer pública la ayuda que se daba para que sus donantes sintieran la satisfacción de ver que los donativos llegaban a los afectados.

“A mí me gusta hacer las cosas calladito pero estoy repartiendo algunas cosas que me encargaron figuras como José Juan Barea e Iván Rodríguez, así como la organización de Lucy Villanueva, que son gente que confía en uno y en mis compañeros del programa, quise que vean que lo que aportaron se les está entregando a la gente que lo necesita. Por eso las entregas se están haciendo en cámara, para que conste”, sostuvo Fernández III en esa ocasión.

Aparte de visitar pueblos Leo participó en otras actividades del artista urbano, Tito El Bambino, y con algunas iglesias.

“Es un privilegio para mí, no necesito buscar pauta porque salgo en un programa ‘prime time’ todos los días y me conocen hasta los gatos. Es por la satisfacción de llevar ayuda, de darle un abrazo a alguien y decirle que no está solo o sola y regalarle una lamparita solar de Leo, la sensación durante esta emergencia, y que ahora está en todos lados”.

Leo, quien elogió la labor de su compañera Saudi Rivera, adoptó la causa de una joven con perlesía cerebral que una reportera le refirió.

“Todos, desde los jefes hasta los empleados de la oficina se han unido para dar de lo que tienen. Ha sido bien lindo ver el dolor de cerca. Uno trata de ser fuerte al ver gente pasando necesidad sin agua y sin luz, y cuando sales de ahí le das gracias a Dios que sobrevivimos y tenemos a nuestras familias más o menos bien. Me siento feliz que mi producción me haya dado la asignación y los recursos para ir a estos sitios y tener un canal que te respalde en todo, como grupo en mi caso, a recorrer la Isla para hacer el bien a cientos de personas”.

Lamentablemente las complicaciones de salud no le permitieron a Leo ayudar tras el terremoto del 7 de enero, pero sin duda ese hubiera sido su deseo.


💬Ver 0 comentarios