María del Pilar Pinzón, viuda del artista, su hermana Grace Marie Herger, y su sobrina Paola Cofresí exaltaron las virtudes que definieron su vida.

Un féretro blanco cerrado guardaba los restos ayer del animador Alfredo Herger. Sobre este unas rosas blancas y más arriba su vida era repasada en fotos desde su niñez. En la Funeraria Guaynabo Memorial la familia Herger y amigos se dieron cita para celebrar su vida.

Su padre, el productor Alfred D. Herger atendía a los presentes mientras se escuchaba al cantante Sonny interpretar alabanzas.

Antonio Cabán Vale “El Topo” le dedicaba el tema "Verde Luz” coreada por los presentes.

De esta manera inició la despedida del animador.

“Estoy tranquilo porque dentro de mí se encuentra Dios, y Alfredo está bien. Me miro y no me conozco, ya yo había pasado por algo parecido- su hijo Benny, quien también falleció- pero es otro tipo de golpe”, explicó.

Junto al doctor en sicología se encontraba María del Pilar Pinzón, la viuda de Alfredo. Con ella estuvo casado durante ocho años.

“Alfredo fue el amor de mi vida. Amaba todo lo de él desde el momento en que lo conocí porque era auténtico, sin máscaras. Eso fue lo que realmente me enamoró. Lo nuestro fue un amor tan puro, tan claro que nos permitió manejar muchos retos, que tuvimos todo el tiempo durante nuestra relación, vez tras vez. Nos fuimos amando hasta que nuestra conciencia llegó a cambiar y ahora siento amor eterno por Alfredo”.

Reveló que no habían planificado tener hijos.

“El que tengamos un hijo o una casa no hace una relación. Sino la manera en que nos transformamos como personas en este mundo juntos. Nosotros trabajamos mucho con nuestro interior. Realmente aprendimos mucho el uno del otro, él fue mi maestro y jugamos muchos roles en nuestra relación, fue mi padre, fue mi hermano, fue mi amante, fue mi actor, fue mi película, y vivió por siempre el amor”.

Pinzón reveló que el domingo antes de su muerte estaban celebrando el “baby shower” de su sobrino nieto y luego de esa alegría, en tres días se fue.

“Él vivía el día a día y todos los días de mi vida me dijo te amo y eso nunca se debe olvidar”, aseguró emocionada.

Grace Marie Herger, hermana del fenecido, así como la hija de ésta recordaron que él las llamaba todos los días “para darme sus declaraciones de amor. Él siempre me abrazaba bien fuerte y me daba muchos besitos y me decía te quiero mucho, te amo, era bien amoroso”.

En la sala donde descansaba el cuerpo de Alfredo se encontraron otros colegas del mundo artístico como el cantante Chucho Avellanet que contaba que a “ese muchacho al igual que a sus hermanos los vi nacer, criarse y transformarse, yo era parte de la familia”.

También estaba el actor Joffre Pérez, el pintor y cantante Jonathan Dwayne, el comediante Adrián García y el exgobernador de Puerto Rico Alejandro García Padilla.

Posteriormente continuaron llegando otros famosos hasta las 11:00p.m. que cerraron las puertas de la funeraria.

Hasta entonces, Alfred siguió compartiendo, como prometió, una noche dedicada a la despedida de su hijo.


💬Ver 0 comentarios