Lori Loughlin y Felicity Huffman (semisquare-x3)
Ninguna de las dos celebridades ha abordado públicamente las acusaciones en su contra. (AP)

Alrededor del mediodía de este miércoles, la actriz Felicity Huffman, conocida por su papel en "Desperate Housewives", llegó a un juzgado federal en Boston para enfrentar las acusaciones por fraude.

A ella se le atribuye haber pagado $15,000 a un asesor de admisiones de la universidad donde estudió su hija para manipular el puntaje.

Un par de horas más tarde, la actriz Lori Loughlin se presentó ante el tribunal, y previamente lo hizo su esposo, el diseñador de modas Mossimo Giannulli, quien también se encuentra entre los acusados, según revela AP.

A esta pareja se le acusa de pagar $500,000 para que sus dos hijas fueran integradas al equipo de remo de la Universidad del Sur de California, aunque jamás habían competido.

Según revelan medios como TMZ, varios equipos de camarógrafos colmaron el tribunal antes de la llegada de las estrellas, así como de otros padres acusados por este caso.

Aunque ninguna de las dos celebridades ha abordado públicamente las acusaciones en su contra, sus nombres forman parte del escándalo que surgió hace unos días, al revelarse lo que podría ser una de las mayores estafas de admisión universitaria en la historia estadounidense, según los fiscales.

Por su parte, CNN se ha comunicado con representantes de Huffman, Loughlin y Giannulli, pero hasta el momento no ha recibido respuesta.

El autor intelectual de la estafa, el consultor de admisiones de California Rick Singer, se declaró culpable de supervisar un esquema de extorsión en el que los padres pagaron por alterar pruebas de admisión, y sobornar a entrenadores para presentarlos como candidatos de élite en deportes, aún si no tenían experiencia.

Singer, así como Rudy Meredith, el entrenador de fútbol femenino de la Universidad de Yale, y Mark Riddell, quien hizo trampa para los estudiantes en los exámenes, son testigos cooperantes de la Fiscalía.

Los tres acordaron declararse culpables y testificar a cambio de sentencias menores.

Varias de las universidades involucradas en este escándalo, entre las que se encuentran Stanford, Georgetown y la Universidad del Sur de California, señalaron que revocarían las ofertas de admisión a los estudiantes que hayan ingresado de manera fraudulenta pero que aún no estuvieran inscritos, y que evaluarían expulsar a los estudiantes cuyos padres participaron.


💬Ver 0 comentarios