René Pérez, mejor conocido como Residente. (Agencia EFE)

San Salvador - En una inusual entrevista ante unos 159,00 espectadores el rapero puertorriqueño Residente puso en aprietos al presidente salvadoreño, Nayib Bukele, con temas sensibles como el aborto y el matrimonio homosexual.

Lo que se esperaba fuera una conversación amena entre la figura internacional de la música urbana y el presidente salvadoreño, casi en tono oficialista, se convirtió en una entrevista de temas políticos.

"Para mí era importante tener esta charla por todo lo que está ocurriendo con la pandemia. Además me pareció interesante la propuesta tuya de un poco romper las reglas o quizá cambiar un poco lo que habitualmente hacen los gobernantes", dijo René Pérez, exmiembro de Calle 13, al comenzar la charla.

Residente instó a sus seguidores en redes sociales a escribir sus preguntas y no hicieron falta los temas complicados para los políticos: aborto, matrimonio homosexual y violencia contra la comunidad LGTBI.

Bukele, quien no ha dado una entrevista a los medios salvadoreños desde que llegó al poder el 1 de junio de 2019, no había sido tan claro en estos temas como lo fue con René.

El matrimonio gay

"No, como concepto no", así respondió el mandatario al ser preguntado si creía -"apoyaba"- el matrimonio entre personas del mismo sexo.

No obstante, antes de dar esta respuesta señaló que no hay una legislación que lo permita y que "eso es lo que debería de haber".

Bukele también se refirió al llamado "lenguaje inclusivo" y señaló que "yo no soy mucho del cambio del lenguaje".

"Sí es machista el español, es cierto, pero eso de estarle poniendo E a las cosas no arregla los problema de verdad", apuntó Bukele.

Residente le respondió que "en una Latinoamérica tan machista" es "cada detalle, una letra, todo suma", porque "cualquier cosa de que nos haga más conscientes de que hemos estado favorecidos históricamente los hombre va a ayudar".

Aborto

El Salvador es uno de los países que prohíbe el aborto en todas sus formas y, según las organizaciones humanitarias en el país, el sistema de justicia "criminaliza" a las mujeres pobres que sufren emergencias obstétricas al acusarlas de abortar y condenarlas por homicidio.

"No estoy a favor del aborto y creo que al final, en el futuro, algún día nos vamos a dar cuenta de que es un gran genocidio el que se está cometiendo con los abortos", zanjó el mandatario.

La conversación giró sobre los embarazos de mujeres violadas: "siempre castigamos a la persona equivocada" y "el bebé no tiene la culpa", fueron algunas frases que soltó el mandatario.

Bukele matizó su postura y rechazó el encarcelamiento de las mujeres que sufren partos extrahospitalarios y son condenadas hasta por 50 años de prisión.

Militares en el Congreso

Bukele estuvo bajo la lupa internacional a inicios de febrero tras entrar a la Asamblea Legislativa acompañado de militares y policías armados con fusiles de asalto.

"Qué fue eso de los militares, ¿por qué metió a los militares al Parlamento? ¿Cuál fue el objetivo de hacer algo así?", cuestionó el rapero.

Tras tratar de bajar la tensión de la pregunta y justificar la acción, Bukele admitió por primera vez públicamente que fue un acto de presión al órgano Legislativo, de mayoría opositora.

"Es una forma de presión", dijo Bukele, luego de que Residente le pidiera resumir en pocas palabras su acción.

La llegada de Bukele a la Asamblea Legislativa, que los diputados catalogaron como "intento de golpe de Estado", se dio en medio de una polémica por la aprobación de un préstamo de 109 millones de dólares para planes de seguridad.


💬Ver 0 comentarios