El distanciamiento entre las cantantes se dio en 2012 debido a que Perry contrató un grupo de bailarines que trabajaban con Swift. (Instagram/@mytaylife)

Luego de varios años alimentando su enemistad, Katy Perry y Taylor Swift por fin pusieron punto final a una de las mayores disputas en el mundo de la música pop. Tal y como lo dio a conocer la intérprete de "Never Really Over" en su cuenta de Instagram al compartir una fotografía de un plato lleno de galletas con la leyenda "peace at last" ("por fin la paz").

La foto, que lleva hasta el momento poco más de 1,200,000 "me encanta”, cuenta con la descripción: “feels good” ("se siente bien”), además de la frase "Let's be friends" ("seamos amigas"), haciendo que los millones de seguidores de ambas cantantes celebren a través de comentarios llenos de felicidad en Twitter la buena noticia, pues esto abre la posibilidad de que sus intérpretes favoritas unan sus talentos en una colaboración.

"Ay ya son amigas", "Yo no supero la noticia", “Lloro de felicidad", "Ojalá canten juntas muy pronto", "Ya vamos a poder seguir la carrera de ambas sin sentir que las traicionamos", fueron algunos de los comentarios que hicieron los usuarios de la red social tras enterarse de la buena nueva y retuitear la publicación de Perry.

Aunque Taylor no compartió la noticia en sus redes sociales, sus seguidores en Instagram dejaron comentarios como: "Sí, por fin paz", "Qué felicidad, ya son amigas otra vez", "Wow ya se perdonaron", "Bonito", "Las quiero ver juntas", entre otros.

El conflicto entre Katy y Taylor empezó en 2012, siendo el motivo de la discordia tres bailarines, según contó TMZ, pues el pleito se originó cuando estos miembros del elenco de Swift la abandonaron para unirse a la gira de su rival, Perry.

Como era de esperarse, la intérprete de "Shake it Off" se sintió traicionada porque es muy cercana a su staff, a quienes considera como de su familia, pero la polémica no se quedó ahí. 

Los tres bailarines eran originalmente del equipo de Katy Perry, pero cuando la gira de ésta terminó, evidentemente ellos necesitaban trabajo, por lo que decidieron irse a trabajar con Taylor.

Sin embargo, éstos no querían firmar un contrato para el tour completo de la cantante, debido a que esperaban una nueva convocatoria por parte de Perry, de esta forma, cuando la intérpretede “Firework” regresó a los escenarios, los bailarines le avisaron a Swift que sólo se quedarían con ella 30 días más, pero ella se enojó tanto que los despidió y desde entonces acusó a su colega de ladrona.

Aunque esta historia ya llevaba tiempo atrás, Swift todavía le guardaba rencor a Katy, de hecho por ella compuso "Bad Blood" y en respuesta Perry la llamó "Regina George con piel de cordero".

Ahora, todo eso parece haber quedado en el olvido y ambas famosas se han perdonado todo lo dicho y sucedido en el pasado, alegrando con esto a sus millones de fanáticos, quienes desde hace tiempo ya esperaban esta reconciliación.


💬Ver 0 comentarios