El cantante encendió la primera de las noches de su concierto "Desde el alma" en San Juan.

No hay duda de que Chayanne es uno de los querendones del pueblo de Puerto Rico. Su humilde personalidad, su sonrisa, acompañado de su talento como bailarín y cantante, lo hacen uno de los consentidos del público.

Así quedó demostrado este viernes en la primera de dos funciones de su nuevo concierto “Desde el alma”, que se llevó a cabo en el Coliseo de Puerto Rico. Luego de cuatro años sin pisar escenario boricua, el artista finalmente llegó a su casa para deleitar a su fanaticada con un recorrido musical por su trayectoria, donde no faltaron esos éxitos de siempre.

Chayanne apareció en el escenario a eso de las 9:20 de la noche, luego de que cayera un telón que dejó al descubierto una vistosa tarima, la cual contó con cinco pantallas y una elevada plataforma, desde donde cantó y se movió a su antojo, provocando el delirio de su fanaticada -en su mayoría mujeres-, que llenó el recinto.

“Torero” fue el tema de apertura de la velada, lo que encendió de inmediato a la audiencia que no dudó en tararear cada una de las más de 20 canciones que conformaron el repertorio. Con su amplia sonrisa y lanzando besos a la audiencia, Chayanne arrancó gritos de emoción al mostrar su característica coquetería, ya fuera quitándose su chaqueta, regalando abrazos y mostrando un poquito de su tonificada figura.

Con “Humanos a Marte”, así como en otros temas del concierto, Chayanne demostró que a sus 50 años sigue siendo un excelente bailarín, con una energía y movimientos envidiables.

“¡Buenas noches, Puerto Ricoooo!”, fueron sus primeras palabras. “Qué emoción, ¡estoy en casa!”, compartió con los presentes a quienes les dejó saber, como en otras ocasiones, que “ustedes mandan y yo obedezco”. “Mi gente, aquí nací”, dijo en otro momento para luego señalar que era hermoso estar en la tierra en la que dio sus primeros pasos y con el viaja en su corazón a donde quiera que vaya.

El concierto comenzó con temas movidos, pero luego llegaron las baladas de siempre, como “Dejaría todo” y “Centro de mi corazón”, las que cantó sin la asistencia de pistas, como ocurrió en uno que otro tema, como fue en “Qué me has hecho”.

Uno de los momentos más enérgicos de la noche llegó con la canción “Madre Tierra”, en la que acompañado de un cuerpo de ocho bailarines y de una banda de seis músicos y dos coristas, puso de pie a los presentes. “Aquí estamos para ustedes”, precisó para seguir moviéndose en tarima, mientras el público coreaba, “Oye, abre tus ojos, mira pa’ arriba, disfruta las cosas buenas que tiene la vida”.

Chayanne logró una vez más meterse al público al bolsillo con el balance de esas canciones románticas, como “Un siglo sin ti” -una de sus mejores interpretaciones- , seguido de las pegajosas “Fiesta en América” y “Palo Bonito”, con las que una vez más puso al público a bailar y para las que se bajó del escenario para compartir de cerca con los suyos.  “Cuando estoy en muchos países hablo de Puerto Rico porque soy orgulloso de ser de aquí y les hablo del ritmo que hay en esta isla”, dijo.

“Tiempo de vals” -para el que se cambió de vestuario- fue el tema que le siguió a este festejo. Para este éxito, como ha hecho en otras ocasiones, subió a dos fanáticas al escenario. Chayanne no dudó en abrazarlas y besarlas en la mejilla. Una de ellas aprovechó el momento para tomarse un selfie con el vocalista. Pero el teléfono no le respondía, lo que provocó la risa del intérprete, quien esperó con calma hasta que finalmente la mujer pudo lograr su ansiada captura.

Chayanne confesó que presentarse en la Isla siempre es un reto porque aquí han “visto todo”. Basta recordar sus llegadas en helicóptero al estadio Hiram Bithorn para sus conciertos, para saber que lo ha tratado todo en este país. “Uno no sabe qué hacer porque ustedes han visto todo. Me vieron nacer, crecimos juntos, han visto mi desarrollo, han visto cómo la carrera ha ido creciendo poco a poco y siempre he sentido ese apoyo del corazón de mi pueblo puertorriqueño. Se lo digo humildemente”, sostuvo para agregar con picardía que no sabía ni qué ropa ponerse.

“Pensamos en pantalones cortos, pero no pude porque hay menores de edad”, dijo entre risas, recordando aquellos tiempos cuando se quedaba en el escenario con diminutos pantaloncitos.

Un set de canciones en versión acústica, entre las que incluyó “Sentada aquí en mi alma”, “Tu pirata soy yo’, “Fuiste un trozo de hielo” y “Yo te amo”, así como nuevas versiones de las bailables “Baila baila” y “Este ritmo”, no se quedaron fuera de este concierto que concluyó a las 11:00 de la noche.

“No saben la emoción tan grande y los nervios tan enormes de venir a hacer un show a Puerto Rico”, admitió Elmer Figueroa -nombre de pila del artista- en otro momento, para luego agradecer a todo su equipo de trabajo, así como a todos los que le han ayudado en su carrera.

“Y tú te vas”, “Caprichosa”, “Choka Choka” y “Salomé”, que fue la falsa despedida, tampoco se quedaron fuera de esta velada que terminó con la balada “Di que sientes tú” y el pegajoso “Provócame”. 

Antes de concluir el concierto, Chayanne hizo un llamado a la gente para que de vez en cuando suelte los celulares y vuelva a tener esas conversaciones frente a frente con los seres queridos. “Siempre digo que hay que tener más tolerancia y seguir teniendo ese gran amor.  Nosotros exportamos gente con corazón, alegría y música, que siga esa alegría bonita en los hogares y que siga habiendo amor. Gracias Puerto Rico por tanto”, concluyó el artista que dejó demostrado que sigue siendo uno de los mimados de este pueblo. 

La segunda función de “Desde el alma”, que cuenta con producción de Tony Mojena Entertainment, se celebrará mañana, sábado. Una vez termine esta gira, el vocalista se dedicará de lleno a lo que será su nueva producción discográfica.


💬Ver 0 comentarios