La cantante Olga Tañón durante la ceremonia de los Latin Grammy del 2017. La artista ganó Mejor álbum de fusión tropical. (Archivo)

Cuando se habla de premios en la industria de la música el gramófono dorado es el equivalente al Oscar en el séptimo arte. Se trata de la distinción más relevante y prestigiosa que se concede en la industria musical por expertos y especialistas del quehacer melódico. 

“El Grammy es el equivalente del Oscar en el cine. Todos los músicos y cantantes aspiran validar su carrera con la distinción más importante en la música. Indudablemente, la carrera de un artista o cualquier productor que trabaje en la industria cambia al recibir el premio, porque no es que se trata de un reconocimiento de la Academia, sino que viene de los miembros de profesionales de la música que validan las producciones. Es la visibilidad del trabajo en un premio internacional”, aseguró Rafael “Chichi” Cruz, productor independiente con 35 años de experiencia en la industria discográfica. 

Desde el 1957, la Academia Nacional de Artes y Ciencias de la Grabación (NARAS), se dio a la tarea de reconocer la calidad y proyectos de intérpretes, compositores, productores, ingenieros de sonido y músicos que han edificado a través de los años a uno de los pilares más productivos y lucrativos en el mundo del entretenimiento: la industria de la música. 

No fue hasta el 1997, que la Academia de la Grabación crea la primera organización internacional la Academia Latina de Artes y Ciencias de la Grabación (LARAS), para celebrar y reconocer la creatividad de la música latina, que apenas tenía espacio en la ceremonia anglosajona. 

Es por ello, que para Cruz es más que comprensible el malestar que han provocado entre los exponentes urbanos las nominaciones de este año de los Latin Grammy, cuya ceremonia será el 14 de noviembre en Las Vegas, Nevada. Los reguetoneros Daddy Yankee, J Balvin, Karol G, Wisin y otros, alzaron sus voces para exigirle respeto a la Academia en relación al género urbano. Parte del reclamo va  dirigido a que si no cuentan con una exposición mayor en las menciones, tampoco deben ser parte de las presentaciones artísticas de la gala.

“Creo que ha sido un poco injusto el trato que recibe el género urbano porque me consta que los cantantes urbanos están haciendo su trabajo y estoy seguro que postularon trabajos. Creo que debe existir un balance porque la realidad es que muchos artistas que no son del género urbano graban con los reguetoneros y muchos de ellos son los que gozan de la nominación. Si a la ceremonia de los Latin Grammy le quitas la participación de los artistas puertorriqueños te queda menos de un 50% de artistas que generen interés en el show”, precisó Cruz, quien afirmó que si el género urbano quiere tener mayor exposicióntiene que tener miembros activos en la Academia de la Grabación. 

En ese sentido, el periodista Javier Santiago, quien hace 20 años es miembro activo de la Academia Nacional de Artes y Ciencias de la Grabación, así como de la Academia Latina de Artes y Ciencias de la Grabación, destacó que el artista que recibe la nominación debe sentirse ganador , ya que  representa un gran logro que marca la carrera musical. 

"Siempre que algún artista recibe una nominación, le digo que aproveche la exposición como si se hubiese ganado desde ya el premio más importante de la historia de la música. Hay respeto, y credibilidad de parte de los miembros de la Academia a ese trabajo que se reconoce. Son cientos y miles de títulos los que compiten. sin duda la carrera del artista cambia con una nominación", mencionó Santiago. 


💬Ver 0 comentarios