Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Buscar otro escenario para el Puerto Rico Heineken Jazz Fest (PRHJF) aniquilaría la magia del festival que se realiza este fin de semana en el Anfiteatro Tito Puente del Parque Luis Muñoz Marín, en San Juan.

Y es que el lugar, pese a que es un escenario condicionado a las inclemencias del clima, resulta perfecto para el género de jazz. Cada nota musical se combina con el cantar único de nuestro coquí. El pequeño anfibio se convierte en acompañante idóneo, como si se tratara de otro instrumento necesario para transmitir esas vibraciones únicas que responde al sentimiento de cada músico. Y ni hablar del olor a grama mojada que se respira en el trecho que va de la entrada al anfiteatro.

La 22da edición del PRHJF inició anoche puntual, a las 8:00 p.m,, con el grupo de José Heredia & IQ. Los amantes del jazz, que se dieron cita al festival de cuatro jornadas diarias, la mayoría con silla en mano, no temieron a la lluvia que ayer arropó la Cordillera Central y el área metro de Puerto Rico. Con suerte el cielo, se despejó y la primera parte de la velada transcurrió agradable.

Movidos por Laboriel

Y aunque la pertinaz lluvia que arropa al País hace unas dos semanas apareció hora y media después del comienzo de la velada, el público disfrutaba igual de la música.

Los primeros asistentes en llegar optaron por detenerse en la tiendita del JazzFest para adquirir alguno de los recordatorios de la edición que este año se le dedica al reconocido bajista Abraham Laboriel, que se presentará en la jornada de mañana a las 9:30 pm.

De hecho, la presentación del bajista mexicano fue la principal motivación para que el joven Abismael Estrella decidiera asistir al evento. Sin embargo, por error pensó que Laboriel tocaba anoche.

“Bueno él no va a estar, pero Michel Camino y Giovanni Hidalgo es una banquete”, confesó el joven bajista al enterarse de su equivocación.

El mano a mano de Camilo e Hidalgo inició pasadas las 9:30 p.m. Los virtuosos del piano y las congas fueron el plato fuerte de la noche.

Por ellos fue que Benny Rivera, residente de San Juan, asistió al evento.

Como es costumbre, muchos de los asistentes repetían cita con el festival. Ese fue el caso de Alex Manuel Pérez Collazo, que asiste al JazzFest desde pequeño, cuando asistía en compañía de su abuelo “Tongo”.

Ahora como joven adulto sigue asistiendo “por la combinación de la música, gente y estrellas”.

A eso de las 10:20 p.m. la lluvia arreció.


💬Ver 0 comentarios