Imagen de la portada del disco de Kylie Minogue. (AP) (horizontal-x3)
Imagen de la portada del disco de Kylie Minogue. (AP)

Iba a suceder eventualmente, no es necesario hacerse el sorprendido: Kylie Minogue, la reina australiana del pop, entró al mundo del country. Si Justin Timberlake y Steven Tyler pueden hacerlo ¿por qué no la mujer detrás de ‘Locomotion’?

Minogue no ha abandonado completamente sus raíces pop-dance en “Golden”, su décimocuarto álbum de estudio que será lanzado mañana, pero tiene una vibra diferente, sin que sea excesivo o poco. Los aficionados más intensos del country podrían objetar la producción, pero el resto de nosotros estaremos moviendo nuestros brazos al compás de la música mientras bailamos.

“Golden” surgió tras el primer viaje de Minogue a Nashville, Tennessee, el año pasado. El viaje debió tener un gran impacto en ella: El primer sencillo, “Dancing”, es bastante Dolly Parton y en él Minogue canta sobre rodeos, hombres que beben e incluso un auto con un gran motor (un Shelby 68).

Minogue ayudó a componer cada canción y se apoyó con dos autores que comparten su gusto por romper con los límites: Steve McEwan, quien ha escrito para James Arthur y Kenny Chesney, y Amy Wadge, quien ha trabajado con Ed Sheeran y James Blunt.

Las letras van acorde a una mujer que cumple 50 años este año: arrepentimiento, amores que terminan mal, esperanza y anhelos. Minogue espera no volver a cometer los mismos errores en “Stop Me from Falling” y trata de avanzar en “Radio On”, donde dice: “bajaré las ventas y te borraré”. También hay un ligero recuerdo sobre la mortalidad en “Dancing” cuando Minogue, quien sobrevivió al cáncer canta sobre “cuando se baje el telón por última vez” y concluye diciendo: “cuando me vaya, me quiero ir bailando”.

“Sincerely Yours” se parece más a Taylor Swift, mientras que los violines y los banjos llenan “A Lifetime to Repair”, ¿alguna vez pensaron que escucharían esos instrumentos en un álbum de Kylie Minogue?

“Raining Glitter” es lo que ocurre cuando la técnica de “fingerpicking” para tocar la guitarra en el blues y el folk choca con el disco, no hay manera de que esto funcione, pero sucede.

Quizá el único momento en el que debió controlarse fue cuando embelleció la canción que da título al álbum con el tema principal de “El bueno, el malo y el feo”. Lo entendemos Kylie, ahora estás en el country.

Pero no es así todo el álbum. “Live a Little” y “Sincerely Yours” son canciones pop puras que fácilmente pudieron aparecer en los otros discos de Minogue. Y su único dueto, con el cantante británico Jack Savoretti en “Music's Too Sad Without You”, la cual cierra el álbum, es lindo, pero una elección rara. ¿No estaba disponible nadie en Nashville?

A pesar de esto nadie puede negar la capacidad de Minogue, como suele demostrarlo. Ella se ha ganado el derecho de incursionar en cualquier género que desee, y lo hace bastante bien. Simplemente tenemos que encontrar la diamantina en nuestras botas de vaquero.


💬Ver 0 comentarios