Revive el emocionante tributo a Puerto Rico durante el medio tiempo del evento de la NFL.

Toda la expectativa que generó el espectáculo de medio tiempo en la más reciente edición del Super Bowl se quedó corta. La actuación de Jennifer López y Shakira no ha cesado de provocar reacciones, análisis y elogios por parte de la prensa internacional y, por supuesto, los seguidores de ambas artistas. Definitivamente, las latinas dejaron una impresión que marcará la historia de este popular evento durante mucho tiempo.

Medios del mundo han dedicado espacio a desenredar el poderoso mensaje político que envió JLo al incluir en su parte de la función a un coro de niños, encabezado por su hija Emme Maribel Muñiz, de 11 años. La niña comenzó a cantar un fragmento de "Let's Get Loud" mientras salía de una estructura que simulaba una jaula. Otros menores de edad, vestidos de blanco permanecían sentados adentro de otras jaulas. Este montaje fue interpretado por varios medios como una alusión a la situación de las miles de familias inmigrantes que han sufrido por la detención de sus hijos en la frontera de Estados Unidos.

Para los puertorriqueños alrededor del mundo, también fue significativo y muy simbólico que luego madre e hija se unieran para cantar el coro del tema “Born in the USA”, de Bruce Springsteen.

"Let's get loud. Latinos", gritó JLo, con su esbelta figura cubierta por una gran bandera de Estados Unidos hecha de plumas que al reverso tenía la monoestrellada boricua. Por unos segundos, la bandera de Puerto Rico quedó desplegada sobre el escenario del espectáculo que observaban millones de personas alrededor del planeta.

"Un guiño no tan sutil al manejo del gobierno de (Donald) Trump de la ayuda para la isla, después de que fue devastada por dos huracanes en 2017", dijo Mark Savage, corresponsal de música de la BBC, al interpretar el uso de la bandera.

"La bandera puertorriqueña brilló al sonar la icónica canción de Springsteen, como para recordar a los televidentes que los puertorriqueños son ciudadanos estadounidenses", dijo, por su parte, Vanderhoof en Vanity Fair.

En la misma línea, el crítico de música de The New York Times Jon Pareles destacó que, más allá de la celebración y energía del show, el momento en que JLo y Emme aparecieron juntas en tarima fue un reconocimiento "tanto para Puerto Rico, como para los ' dreamers', hijos de inmigrantes indocumentados nacidos en Puerto Rico".

"El espectáculo de medio tiempo también fue una afirmación intencionada del orgullo latino y la diversidad cultural en un clima político donde los inmigrantes y los latinos estadounidenses han sido ampliamente demonizados", escribió Pareles.

López destacó este momento en su cuenta de Instagram con un mensaje: Puerto Rico y Colombia muy en alto hoy.

En la serie de imágenes, la artista de padres puertorriqueños nacida en el Bronx apareció posando frente a la bandera de la isla junto a Bad Bunny, quien con el colombiano JBalvin también tuvo una participación especial en el medio tiempo.

Las expresiones de la artista previo a su presentación dejan claro que todas sus intenciones estaban puestas en demostrar la capacidad y el empuje de la comunidad latina.

"Estar en el Super Bowl es muy simbólico, y creo que tenemos una gran responsabilidad con los latinos de todo el mundo", dijo a Reuters en noviembre. "Hay mucho que celebrar sobre nuestra cultura latina, y es una gran oportunidad estar en este escenario tan importante", añadió.

Además, poco antes de pisar el escenario la "Diva del Bronx" publicó una imagen en la que aparece abrazando a la colombiana Shakira. Junto a la fotografía escribió: "Mostremos al mundo lo que dos pequeñas chicas latinas pueden hacer".


💬Ver 0 comentarios