Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Poseedor de una voz irrepetible, una presencia escénica subyugante y proclamado el mejor cantante de rock de la historia, fanáticos alrededor del mundo lo recuerdan a 70 años de su natalicio. (Archivo)

Atlanta, Georgia - Cuando el principal vocalista del legendario grupo británico Queen, Freddie Mercury, falleció en noviembre de 1991 -por complicaciones relacionadas al VIH- quien fuera su asistente personal y mejor amigo, Peter Richard Leslie Freestone, pensó que “su trabajo con Mercury”, había terminado en ese momento. Sin embargo, se equivocó.

Han transcurrido 25 años desde la súbita muerte de la leyenda del rock, y Peter Freestone -como es conocido- siente que no ha podido desprenderse de “su trabajo con Freddie”, según expresó en una entrevista exclusiva con El Nuevo Día desde el evento “Breakthru”, la convención anual  oficial de Queen en Norteamérica. Este año, se llevó a cabo del 22 al 24 de julio en Atlanta, Georgia.

Freestone confiesa que, en un principio, cuando el cantante de Zanzíbar (isla de Tanzania) murió, a él se le hizo sumamente difícil entender que la fanaticada de Queen –que no se reponía de su pérdida- necesitara hablar y compartir con él por la cercanía que él tenía con el artista. Le tomó algún tiempo internalizar que “era una terapia necesaria”, no solo para los fanáticos de Mercury, sino para él también.

Peter nació en Londres, en Inglaterra. Fue a la escuela en India, y la terminó en Reino Unido, al igual que Mercury.

“Esa fue mi primera similitud con él”, destacó el entrevistado, quien actualmente se dedica a ofrecer charlas sobre la prevención de VIH en las escuelas de la República Checa, donde reside desde el 2001. 

Freestone, según narró, conoció a Mercury en el 1979 mientras trabajaba en el Royal Opera House en Londres a cargo el departamento de vestuario. 

Resulta fácil percibir que Freestone ha contado su historia con Mercury en innumerables ocasiones, pues sus relatos se dan de manera automática. Sin embargo no por eso carecen de emoción, de admiración o de nostalgia.

“En una ocasión, (Freddie) fue invitado por el Royal Opera House para que formara parte de una gala benéfica. Esa noche cantó el entonces sencillo de Queen, Crazy Little Thing Called Love, y Bohemian Rhapsody. En la fiesta que hubo después de la función, le comenté lo maravillosa que se escuchó su voz. Él me dio las gracias y me preguntó qué era exactamente lo que yo hacía en el Royal Opera House, (porque me había visto en par de ocasiones trabajando durante los ensayos). Le expliqué, y diez días después, alguien de la oficina de manejo de Queen me llamó y me preguntó si yo estaba disponible para encargarme del vestuario de la banda durante una gira de seis semanas. Así empezó todo”, relató Freestone, quien hasta la fecha ha escrito tres libros sobre la estrella del rock: “Freddie Mercury: An Intimate Memoir By The Man Who Knew Him Best”; “Freddie Mercury: The Afterlife”, y “Freddie Mercury’s Royal Recipes”.

El enorme deseo que sentía el escritor de que el mundo conociera cómo era verdaderamente la fenecida estrella musical, y lo que pasó luego de su muerte,fue lo que lo inspiró a escribirlos.

Antes de que Peter llegara a la vida de Freddie, el cantante de Queen nunca había tenido un asistente personal. Así que, se trataba de algo nuevo para el compositor de “We Are The Champions” y para Freestone también.

Peter pasó, de ser el vestuarista de Queen por 18 meses, a ser la mano derecha de Mercury hasta el momento de su muerte en Garden Lodge, (la mansión que tenía el astro en Kensington, al oeste de Londres). Tras el fallecimiento del vocalista, Freestone trabajó en el departamento de neurología del Guy’s Hospital en Londres, y compró un pequeño hotel en el condado de Devon, en Inglaterra. 

“Cuando recibí la oferta para trabajar con Queen, nunca imaginé que sería asociado con un hombre a quien considero ser uno de los mejores compositores de finales del siglo 20”, manifestó el entrevistado, quien actualmente tiene 61 años.

¿En qué consistían sus labores como asistente personal de Freddie Mercury?

En doce años junto a Freddie, yo nunca firmé un contrato. Yo no tenía una descripción de trabajo porque él nunca había tenido un asistente personal, así que, se trataba de un trabajo que evolucionaba día tras día. Básicamente me encargaba de hacerle la vida lo más fácil posible. Contestar sus llamadas, abrir la puerta, coordinar sus viajes, hacerle su compra, cocinarle. Fui su secretario, su guardaespaldas (cuando era necesario), y hasta su enfermero en momentos de agonía... Todo ese tipo de cosa era la que yo hacía, de manera que él pudiera concentrarse en la música. Mi trabajo era hacerle la vida más fácil a Freddie Mercury. 

¿La primera vez que usted vio a Freddie fue en el Royal Opera House, en Londres?

No. Lo había visto seis años antes, en The Rainbow Room en la tienda Big Biba, en Londres. Yo estaba con mi novia tomando el té, y Freddie entró con quien fuera su novia en ese entonces, Mary Austin. Él no pasó desapercibido con su cabello largo y jacket de cuero. Mercury no necesitaba hacer entradas llamativas en los lugares para llamar la atención. Él no era tan alto, así que se trataba más de su carisma y de su personalidad.

¿Cómo ha sido su experiencia con los fanáticos del cantante luego de su muerte?

Cuando Freddie murió, me escapé por algunos años. No quería estar relacionado a nada que tuviese que ver con él. Normalmente, cuando las personas terminan un trabajo, cierran ese capítulo y comienzan otro nuevo. Yo no he podido hacer eso. No me mal entiendas, no me siento infeliz por eso. Me tomó mucho, mucho tiempo, entender que los fanáticos y seguidores de Freddie, querían hablar conmigo.

Y, ¿cómo se siente ahora?

Yo soy yo. Freddie siempre ha sido, y será la estrella. Es por eso, que a veces me resulta incómodo estar en la palestra pública. Cuando Freddie vivía, yo siempre me mantuve detrás. Ahora, 25 años mástarde, esa enorme imagen de Freddie Mercury continúa viva, y yo sigo estando detrás. A veces la gente me extiende su mano, solo porque yo llegué a tocarlo.  Pero, me he lavado la mano desde entonces, ¿sabes? Me tomó mucho tiempo entender que la gente necesitaba eso.

¿Cómo describe el espíritu de los fanáticos de Queen?

Son una familia. Los fanáticos de Queen alrededor del mundo te hacen sentir como en familia, quizá por su gran admiración y respeto hacia la banda. En cualquier parte del mundo que viajo, puedo sentir su amor y entrega.

¿Cree que ese fervor se deba más por la figura de Mercury?

Bueno, creo por la banda completa. Para algunos, Queen es John Deacon (bajo), y para otros es Brian May (guitarra) o Robert Taylor (batería). Freddie odiaba que hicieran referencia a Queen ‘como su banda’, porque no lo era. Freddie era solo 25 por ciento de Queen, ni más, ni menos.

En una ocasión, Mercury mencionó que cuando él  falleciera quería ser recordado como “un músico de cierta sustancia y valía”. ¿Cómo describiría el legado y la contribución de Mercury a la música popular?

Creo que a Freddie se le cumplió su deseo. Él tenía a dos personas en el pedestal: Elvis Presley y John Lennon. Esas eran las dos personas que él entendía que significaban algo para la música y él nunca soñó que sería colocado en el mismo pedestal de ellos dos. Él sabía que era bueno, pero no era el tipo de persona que se pasaba diciendo: ‘Yo soy lo más grande’ y, jamás, pensó que sería puesto al nivel de esas dos figuras. 

O sea que, nunca hizo alarde de su talento…

Al momento de su muerte, Freddie era consciente de que había escrito música maravillosa. También sabía que había escrito música, quizá, no tan maravillosa. Pero siempre hizo lo que pensaba era mejor para él. Queen nunca siguió una moda. Simplemente creaban música como la sentían. Todos los discos de la banda son diferentes y aun los temas que no fueron tan conocidos, son excelentes números.

Este año, Mercury hubiese cumplido 70 años de vida (mañana) el 5 de septiembre. ¿Qué eventos se han planificado a nivel mundial alrededor de esa fecha? Twitter, incluso, ya diseñó un logotipo del cantante con ese propósito.

Sí, así es. La fiesta oficial de la celebración del cumpleaños de Freddie será en el Casino de Montreux, en Suiza, y se llevará a cabo (hoy) el domingo, 4 de septiembre. Ese evento es patrocinado por The Mercury Phoenix Trust. Es una organización que se fundó en su honor para recaudar fondos a beneficio de pacientes de VIH y para llevar un mensaje de alerta en contra de esa enfermedad que fue la que le causó la muerte. Así que, a la medianoche, los invitados podrán brindar y decir: ‘¡Feliz cumpleaños!’. 

Este año también se conmemora 25 años de su deceso, el 24 de noviembre. ¿Se realizará algo especial en alguna parte del mundo?

El 24 de noviembre debe ser una fecha decelebración de su vida y de su legado, y no una fecha para llorar porque ya él no está entre nosotros. El 24 de noviembre yo voy a estar en Holanda, porque el fan club holandés siempre hace una cena en su honor. Es una celebración de su vida, de lo que él le dio a los demás, porque Freddie no se llevó nada de nadie cuando murió. Solamente cortó los lazos y le dejó todo lo que tenía a los demás.

Hablando de Montreux, ¿por qué Mercury quiso vivir los últimos años de su vida allí antes de entrar en una etapa terminal a causa del VIH?

La primera vez que fui con Freddie a Suiza fue en 1980 y él lo detestó porque se aburría mucho allí. No había absolutamente nada qué hacer. En los últimos años de su vida (cuando ya estaba bien enfermo), fue precisamente por esa razón que se enamoró tanto del lugar; porque era un ambiente pacífico, la gente lo dejaba tranquilo, y no era asediado por la prensa. 

¿Es por esa razón que la estatua de bronce que diseñó la escultora checa Irena Sedlecká de Mercury está en Montreux?

En parte sí, pero en realidad, Inglaterra no estaba preparada para hacerle algo así a Freddie.

¿Qué solía hacer Mercury antes de subir a un escenario? ¿Tenía alguna rutina particular?

Freddie no solicitaba nada en específico. Lo único que pedía era un poquito de paz y silencio. Eso sí, no se le permitía a nadie estar en los camerinos media hora antes de un show. Él lo único que pedía era su limonada caliente con miel.

¿Cómo era la relación que tenía Mercury con el resto de los integrantes de Queen?

Como todo en la vida, las relaciones personales cambian a medida que pasa el tiempo. Antes de que yo comenzara a trabajar con Freddie, él solía ser bien protector de John Deacon (bajista), porque no quería que los excesos de la industria lo afectaran. Así que, lo albergó bajó sus alas. Pero cuando John se casó con Verónica, eso cambió, porque Deacon ya tenía su propio equipo de seguridad. Freddie era bien apegado a Roger Taylor (baterista), porque pasaban mucho tiempo juntos. Sin embargo, con Brian May (guitarrista) era con quien más creaba música en el estudio.

Desde su punto de vista, ¿qué distingue a Freddie Mercury y a Queen del resto de los cantantes y bandas sobresalientes de rock de la década del 70 y 80?

Esa es una pregunta difícil. Quizá que se mantenían, constantemente escribiendo buena música. La música de Queen siempre le dice algo a todo el mundo, aun en estos tiempos. Es música que le resulta relevante al público de ahora, de la misma forma que fue relevante cuando se escribió. Solamente basta pensar en la cantidad de veces que una canción como “We Are The Champions” (escrita por Freddie), suena a la semana en distintos eventos deportivos a nivel mundial. La canción tiene 40 años y sigue igual de vigente. 

Llamaba la atención que en los conciertos de Queen, Mercury siempre tenía varios vasos plásticos con cerveza Heineken encima de su piano. ¿Cuántas cervezas se bebía durante un espectáculo?

(Ríe). No muchas. Lo que se deba eran sorbos. Podía parecer que eran muchas, pero no. Los vasos nunca estaban llenos. Freddie nunca bebía alcohol en exceso o usaba drogas antes de subir a un escenario. Creo que en dos ocasiones bebió más de la cuenta, y el público se dio cuenta inmediatamente. Él pensaba que si no lo consumías solo, por tu cuenta (el alcohol y las drogas), no tenías por qué hacerlo en el escenario.

Usted era el jefe de cocina en Garden Lodge. ¿Qué prefería Freddie a la hora de comer?

Cuando él estaba bien de salud, antes de que se enfermara, le fascinaba la comida picante, particularmente un plato de la India que contiene pollo y vegetales sazonados con distintas especias. Cuando se enfermó, en sus últimos dos, tres años de vida, su sentido del gusto se vio afectado y no toleraba sabores fuertes. Así que, a partir de ese momento, la comida que yo le preparaba tenía menos sazón y la textura era más blandita.

Mercury siempre fue muy celoso con su vida personal. ¿Cree que hubiese estado de acuerdo con la reproducción de todos los reportajes y libros que se han publicado sobre él luego de su muerte?

Él siempre decía que si iban a escribir algo sobre él, que si la gente quería saber cómo él era de verdad, tenían que incluir lo bueno y lo malo de su vida.  Mientras estuvo vivo, él nunca utilizó a la prensa para su beneficio. Ellos (la prensa) lo respetaban, y básicamente lo dejaban tranquilo, pero eso cambió en los últimos años de su vida cuando comenzó a lucir bien diferente, desmejorado (a causa del sida). En ese momento, empezaron a seguirlo.  Cuando Freddie estaba vivo, se veía a sí mismo como un músico creando música, y en lo que a él respectaba, su vida sexual no tenía nada que ver con la creación de música. 

¿Cuáles eran sus pasamientos favoritos? 

Tener sexo, e irse de compras, y cuando veía televisión, le gustaba poner un programa que se llamaba Countdown. También le fascinaba jugar Scrabble.

¿Qué películas le gustaban?

Particularmente tres: “Hot”, “Imitation of Life” y “The Women”. Aunque “Imitation of Life” no era una comedia, a él le encantaban las comedias. Le fascinaba reírse, le encantaba reírse. Se lo disfrutaba. Incluso, durante los recesos en las entrevistas, siempre se estaba riendo.

¿Cómo era Freddie Mercury el hombre, no el artista, cuando el micrófono se apagaba? 

A veces podía estar riéndose, y a veces podía estar callado largas horas, pensativo, en el jardín de Garden Lodge. Era  sumamente tímido fuera del escenario. No entraba a un sitio repleto de gente que no conociera, a no ser que estuviera acompañado de sus amistades cercanas, y entonces, se convertía enel alma de la fiesta.

Él desarrollaba una conexión especial con la audiencia. Era carismático y dominaba el escenario y al público. Resulta difícil imaginar que era tímido…

En el escenario Freddie se convertía en un actor. Él tenía esta habilidad - no importase la cantidad de personas que hubiera en el público- de hacerle sentir a cada una que le estaba cantando especialmente a ella. Él sentía que ese era su trabajo, mantener al público cautivo porque el resto de los integrantes, por más buenos que fueran en lo suyo, tenían que estar pendiente a lo que tocaban con sus instrumentos. 

Usted hace referencia a Mercury como su mejor amigo. ¿Cómo era él en ese aspecto?

El amigo más bondadoso, generoso y leal que cualquier persona hubiese deseado tener. 

A él le encantaban los gatos, tanto que, al momento de su muerte, tenía siete de ellos, y hasta le compuso un tema a su gatita favorita, Delilah. ¿Por qué encontraba a esas criaturas tan fascinantes?

Porque los gatos son independientes. Los perros dependen mucho más de sus guardianes.

¿Es cierto que Delilah se encontraba con él al momento de su fallecimiento?

Ella (Delilah), y el resto de sus gatos sabían, presentían, y podías darte cuenta por su comportamiento. El día que Freddie estaba agonizando, ninguno de los gatos quería entrar a la habitación de él. Se quedaban parados en la puerta. A los animales no les gusta la muerte. 

¿Por qué Delilah era su favorita?

Ay, ¡porque era una ‘perra’! (Ríe). Ella hacía lo que le daba la soberana gana, y a él le fascinaba eso. Vamos a ponerlo de esta forma: Garden Lodge era la casa de Delilah, y no la de Freddie Mercury. 

O sea que, ¿la gata era la verdadera reina y no Freddie?

Sí. (Ríe otra vez).

Además de sus logros artísticos, la orientación sexual de Mercury siempre fue un tópico que llamó mucho la atención de la prensa europea. ¿Él se consideraba gay o bisexual? Porque, tengo entendido, que se relacionó con personas de ambos sexos.

Bueno, y también (tuvo relaciones) con sus gatos, pero, ¿y eso qué tiene que ver con su música?... (Pausa y toma un respiro). Freddie tuvo intimidad con quien fuera su novia Mary Austin, y con hombres. Pero básicamente, luego del 1975, él realmente solo se acostó con hombres.  En dos ocasiones, durante unas entrevistas que le hicieron en la década del 70, le preguntaron si él era gay, y él respondió: ‘Sí, soy tan gay como un narciso, querido’. En otra entrevista dijo: ‘Sí. Me he acostado con hombres, con mujeres y con mis gatos. Pero, ¿qué tiene que ver eso con mi música?’…. Porque cuando él concedía una entrevista, lo hacía para hablar de su música, no de vida privada.

El último amante de Mercury fue el estilista irlandés Jim Hutton. Él describe a Freddie en su libro “Mercury y yo”  como un hombre celoso. ¿Lo era realmente?

Sí, pero, ¿quién no ha celado su pareja?

De Mercury estar vivo en estos tiempos, ¿cree que él se hubiera sentido completamente libre como hombre gay?

Freddie hubiese destatado que lo encasillaran en una caja, que lo encasillaran en la caja de los gays. Las personas son personas. Cada persona es un individuo aparte. Entonces, ¿por qué encasillar a una persona por su orientación sexual? ¿Es eso lo más importante?

¿Quién vive actualmente en la que fuera la residencia de Mercury en Londres, Garden Lodge?

Su ex novia y mayor beneficiaria de su herencia, Mary Austin, según tengo entendido. No he escuchado nada diferente.

¿Alguna vez se ha considerado transformar Garden Lodge en una especie de museo que los fanáticos de Queen puedan visitar, como en el caso de Graceland de Elvis Presley, en Tenesí?

No, porque él dejó establecido en su testamento que cuando se cumplieran 50 años de su muerte, Garden Lodge y todos sus inmuebles debían ser puestos a la venta y que la ganancia fuera repartida entre dos entidades benéficas: una de pacientes con cáncer y otra de niños.

A nivel musical, Freddie Mercury y Queen hicieron una movida muy arriesgada cuando decidieron promocionar en la radio una canción tan larga y tan compleja como lo es “Bohemian Rhapsody”, que presenta elementos de pop, ópera y rock. Sin embargo, funcionó. ¿Está de acuerdo en  que esa canción  es el himno de Queen o el tema que ha inmortalizado a Mercury a través de los años?

Claro, por supuesto. Es la canción con la que más se identifica la generación adulta que sigue a Queen, pero no necesariamente es el tema con el que más se identifica el público más joven que tiene el grupo. Pero, sin duda alguna, cuando hablas o piensas en Queen, piensas en Bohemian Rhapsody. Además, la canción ha estado número uno tres veces en la historia: en el 1975 cuando salió, en el 1991, cuando murió Freddie, y en el 1992, cuando salió la película “Wayne’s World”. Pienso que “Another One Bites The Dust”, fue otra canción muy importante en el catálogo de Queen. Ese fue el tema que los colocó número uno en América (Estados Unidos).

Hay un párrafo de “Bohemian Rhapsody” en el que Mercury parecía anticipar que moriría joven. ¿Qué piensa usted?

Yo no lo pondría de esa manera. Sí te puedo asegurar que Freddie no quería llegar a ser un anciano, pero tampoco creo que anticipara que moriría tan joven. De hecho, cuando él supo que moriría en una etapa temprana de su vida (a causa del sida), eso ni lo destruyó, ni lo desanimó, y tampoco lo deprimió. 

¿Por qué usted considera que “Another One Bites The Dust” fue el éxito más importante de Queen en Estados Unidos?

Porque era el sonido del momento, y funcionó.

Sin embargo, cuando Queen lanzó el vídeo de “I Want To Break Free” –donde los miembros salen vestidos de mujer- la popularidad del grupo mermó en América. ¿Por qué?

Hay dos versiones. El guitarrista Brian May mencionó en una entrevista que se debió a que el  representante del grupo no estaba aprobando entrevistas a la banda en ese momento. Por otro lado, tienes que recordar que en América, la mentalidad no era tan liberal, en ese momento. Su perspectiva era mucho más conservadora.

Queen siempre se distinguió por ofrecer un espectáculo variado mediante el cual combinaba su música rock con elementos de ópera, ballet y un vestuario muy extravagante, particularmente, a través de la figura de Freddie. ¿Cree que esto abonó al éxito que cosechó la banda en los 70 y 80?

Freddie siempre quería ofrecerle al público un gran espectáculo. Él no quería que fueran solamente cuatro músicos sobre un escenario. Siempre quiso que hubiera más y mejores luces, mejor sonido, vestuarios extravagantes y llamativos. Siempre buscaba hacer un show distinto. Es por razón que nunca lo veías haciendo lo mismo que la noche anterior.  

Recientemente, el guitarrista de Queen, Brian May y el resto de los integrantes del grupo, expresaron su repudio al uso de “We Are The Champions” como tema principal para la campaña presidencial republicana de Donald Trump en Estados Unidos. ¿Cree que Mercury hubiera estado de acuerdo también?

Eso ya tiene que ver con política y Freddie jamás se hubiese relacionado con algo que tuviera que ver con política, porque él sentía que la política era para los individuos no para la gente. Él detestaba, cuando, por ejemplo, Bono instaba a su fanaticada a votar por quién él votaba. 

La mayoría de los éxitos de Queen, fueron compuestos por Freddie. ¿Cuál era el favorito de él?

Recuerdo que en una entrevista, Freddie dijo que Brian May había escrito la mayor parte de la música de Queen, pero que él había escrito la mayoría de los éxitos del grupo. Su canción favorita era “Somebody to Love”. Pero, casi nunca lo mencionaba, porque él no quería  que la prensa dijera que a él solo le gustaba la que él escribía. 

¿De dónde Mercury sacó la idea de llamarle Queen a la banda?

Él estaba buscando un nombre corto, que fuera fácil de recordar, y que a la vez fuera llamativo. 

¿Por qué él se cambió su nombre de pila a Freddie Mercury?

Porque nadie le hubiese prestado atención al nombre Farrokh Bulsara. El nombre de Freddie surgió porque sus amigos en la escuela lo llamaban así. Se puso como apellido Mercury porque en la mitología romana, Mercurio era el mensajero de los dioses. 

Cuando Freddie decidió experimentar como solista en abril de 1985 con el lanzamiento del disco “Mr. Bad Guy”, ¿él estaba preparado para abandonar a Queen si le iba bien?

No. Pongámoslo de esta forma. Con ese disco, Freddie tuvo la oportunidad de hacer otro tipo de música que él quería hacer, yque sabía que no podría hacer con Queen. Por eso lo hizo. 

A nivel musical, Mercury nunca temió arriesgarse y experimentar con nuevas fusiones, estilos y sonidos. Lo demostró con Bohemian Rhapsdoy, y también cuando grabó un disco con la diva de la ópera, Montserrat Caballé. 

Él adoraba su capacidad vocal y las técnicas que ella empleaba. Admiraba enormemente el control que ella tenía de su voz, cómo a veces podía subir hasta lo más alto, y luego bajar con sutileza. Él la adoraba. Juntos grabaron “Barcelona”, que fue el tema oficial de las olimpiadas de 1992 y que se incluye precisamente en ese disco. 

Freddie tenía talento para el diseño y dibujaba. De hecho, lo estudió a nivel universitario en Londres. Él fue quien diseñó el logotipo de Queen y llegó a confeccionar piezas de ropa. ¿Alguna vez él consideró abrirse más brecha en ese campo?

No. Él vivía para la música.

Varias publicaciones especializadas han destacado a Freddie Mercury como una de las voces más importantes en la historia del rock. ¿Coincide con esa premisa?

Diría que es una de las voces más sobresalientes, porque hubo otras como la de Elvis Presley, y otros más. Te diría que entre los diez más destacados, Freddie es uno de ellos.

La participación de Queen en el evento “Live Aid” en el 1985 en el estadio Wembley en Londres, es considerada ser la presentación de rock en vivo más memorable en la historia de la televisión internacional. ¿Queen tenía idea que se robaría el show ese día?

Ellos no tenían planificado robarse el show. Simplemente ensayaron para su participación como lo hubiesen hecho para un concierto de dos horas. Ellos ensayaron, y por eso, fueron los mejores ese día.

Actualmente, Queen continúa de gira con Adam Lambert como vocalista principal. Recientemente usted escribió en las redes sociales que estaba seguro de que lo iban a acribillar porque encontró que ellos, a grandes rasgos, están presentando un buen espectáculo. ¿Por qué dijo eso?

Porque solo tienes que fijarte en la cantidad de comentarios de las personas que opinan que Queen no existe o que no es nada, si no está Freddie Mercury, y honestamente, Adam Lambert, lo que está haciendo ahora mismo, es dándole vida a Queen. A mí en lo personal, no me encanta su estilo, pero está haciendo que la música de Queen continúe sonando.

En un momento dado, se mencionó que el actor británico Sacha Baron Cohen interpretaría a Freddie en una película biográfica, pero parece que ello no va ocurrir por desacuerdos con Brian May y Roger Taylor. ¿Qué fue lo qué pasó? ¿Quién va a encarnar a Freddie finalmente en el largometraje?

No lo sé, a mí no me incluyen en ese tipo de conversaciones. Sí sé que Sacha Baron Cohen no lo va a hacer. ¿Si finalmente se va rodar la película?.... Quién sabe. 

¿Cómo fue el sonado encuentro entre Freddie Mercury y Michael Jackson cuando grabaron juntos temas como “There Must Be More To Life Than This”?

Fue una buena experiencia. Se trataba de dos músicos talentosos que se habían juntado para trabajar. Grabaron juntos por aproximadamente nueve horas ininterrumpidas en el estudio. Sí, recuerdo que cuando veníamos de regreso, Freddie mencionó que nunca había conocido a una persona con tan mal gusto para la decoración (Ríe).

Muchos consideran que Mercury fue muy valiente cuando decidió aparecer en el vídeo de “These Are The Days Of Our Lives”, en el 1991, momento en que ya lucía sumamente desmejorado a causa del VIH. ¿Cree usted que esa fue una buena decisión?

En un principio, no, pero luego él me explicó por qué lo hizo y lo entendí.  En el vídeo que Queen filmó antes de “These Are The Days Of Our Lives”, los integrantes de la banda fueron presentados en dibujos animados y él no quería que el mundo lo recordara como un cartoon.  Además, participar en ese vídeo, le iba a dar una última oportunidad de decir ‘adiós’. 

¿Freddie le tenía miedo a la muerte?

No, porque él no le encontraba ningún sentido el tenerle temor a algo que es inevitable, que va a pasar irremediablemente, y en eso, concuerdo con él.

¿Qué pensaba Mercury que experimentaría después de la muerte?

Él nunca habló sobre eso. 

¿Cuándo y dónde se piensa que Mercury contrajo VIH?

Bueno, la única forma de calcularlo es contando los años hacia atrás. Él supo que era VIH positivo en el 1987. El virus puede vivir en el cuerpo sin uno saberlo por seis o siete años antes de que se manifieste. Así que entendemos que pudo haberlo contraído entre 1979 y 1980. En esos años, Freddie vivía en Nueva York y era sumamente promiscuo. Así que presumimos que fue en algún momento en Nueva York durante ese tiempo.

¿Por qué Mercury no practicaba sexo seguro si sabía que el VIH era mortal en la década del 80?

Bueno, él empezó a practicar sexo seguro a partir del 1987 pero igual, si hubiese comenzado a hacerlo digamos, desde el 1983 -por decir un año temprano en la década del 80- aún existía la posibilidad de que se hubiese contagiado par de años antes. Como todo el mundo, Freddie era un ser humano, y pensaba que eso (contraer VIH) le pasaría a otras personas, pero no a él. 

¿Por qué el cantante le pidió a Mary Austin que mantuviera en secreto el lugar donde descansan sus cenizas?

Porque él vio lo que le pasó a Charlie Chaplin, que fue sepultado en el jardín de su villa, y su cadáver fue robado por unos ladrones para pedir un rescate por el mismo.

¿Usted tiene alguna idea de dónde pueden estar conservadas, enterradas o esparcidas las cenizas de Freddie?

No, en lo absoluto.

¿Cómo y cuándo Freddie le reveló que tenía VIH?

En el 1987, durante la primavera, en la cocina de Garden Lodge.

Tengo entendido que Mercury mantuvo en silencio el dolor físico que sentía al final de su vida para no alterar a sus padres Jer y Bomi Bulsara y a su hermana Kashmira...

 Sí, es cierto, pero nosotros sí nos dábamos cuenta cuando él tenía mucho dolor, y le dábamos sus analgésicos. 

¿Qué recuerda del día que Freddie Mercury murió?

Yo estaba durmiendo, cuando se me llamó a las 5:00 de la mañana (del 24 de noviembre de 1991) y se me solicitó que fuera a la habitación de Freddie porque él había entrado en estado de coma. Tenía los ojos bien abiertos, aunque no movía la cabeza. Todavía estaba respirando, pero no respondía a ningún estímulo. Así que llamamos a su médico Gordon Atkinson, y él nos certificó que Freddie se encontraba en estado comatoso. 

¿Qué pasó después?

Le preguntamos al médico qué podíamos hacer y él nos dijo: ‘Nada. Él puede estar así horas o semanas’. Así que nos quedamos con él en el cuarto. Nunca estuvo solo. Mary Austin llegó más tarde. En Garden Lodge estaban el doctor de Freddie, su chofer y guardaespaldas Terry Giddings, su compañero Jim Hutton, y Joe Fanelli, quien también formaba parte de nuestro equipo. En un momento dado, en la tarde, Freddie pidió ir al baño y pensamos: ‘Esto es maravilloso, está reaccionando’. Jim y yo subimos de inmediato al cuarto para ayudarlo a ir al baño, pero cuando llegamos ya había ido (‘al baño’). Estaba acostado, con los ojos cerrados, pero continuaba respirando. Jim y yo decidimos cambiarlo para ponerle ropa limpia. Primero le pusimos ropa interior y unos cortos, y luego una camiseta. Fue en ese momento, mientras le poníamos la camiseta, que nos percatamos que su pecho dejó de moverse. Eran las 6:48 de la tarde. En ese momento Joe Fanelli comenzó a llamar al médico para pedirle que regresara, porque el doctor había salido a comerse algo. Cuando Atkinson regresó, certificó su fallecimiento. Freddie había muerto. 

El último compañero sentimental de Mercury, Jim Hutton, relata en su libro “Mercury y yo” que cuando el cantante murió, lucía resplandeciente, como si nunca hubiera estado enfermo. ¿Es verdad?

Generalmente, eso le pasa a todo el mundo cuando fallece porque en un principio, los músculos se relajan y el aspecto cambia, pero no por mucho tiempo.

¿Qué pasó luego de que el médico certificara la muerte de Mercury en Garden Lodge?

Esa es la cosa, que el trabajo no había terminado ahí. Había que coordinar su traslado, aunque esa parte ya la había adelantado un poco. Es decir, sabíamos que iba a fallecer. Así que ya había adelantado algo de esa parte con su papá. Freddie fue removido de Garden Lodge cinco horas después de su fallecimiento.

¿Sus padres tuvieron la oportunidad de verlo antes de que él fuera trasladado a la funeraria?

Sí, lo vieron luego de fallecido. Yo quería que llegaran antes, pero el doctor nos dijo que no era bueno que ellos lo vieran en esas condiciones, porque hubiera sido lo peor del mundo para ellos verlo como él estaba, en un estado donde no se movía, donde no respondía a nada.

¿Cuándo fue que Mercury decidió emitir un comunicado de prensa para anunciar que tenía VIH?

El comunicado se emitió cuarenta y siete horas antes de su muerte, pero se imprimió un día antes de que él falleciera, a las 8:00 de la noche. Se hizo así porque el manejador de Queen, Jim Beach, quería evitar  la prensa sensacionalista de días de semana, y que el comunicado publicara mejor en las ediciones dominicales. 

¿Mercury solicitó algo específico para sus exequias?

Él nunca habló de lo que quería después de que falleciera, porque no le importaba, porque él no iba a estar ahí, porque las exequias se hacen para el beneficio de los que están en duelo. Lo que decidimos fue sonar la canción “You’ve Got A Friend” de Aretha Franklin para la entrada del féretro en la capilla (en Londres), y yo decidí poner su pieza favorita “D’amor sull’ali rosee” de la ópera “Il Trovatore” -en la voz de Montserrat Caballé- para el momento que en que se llevaran la caja. Fue un funeral familiar para una persona que le pertenecía al mundo. El mundo lo tuvo por 25 años. Sentí que lo correcto era que su familia lo tuviera al final porque, sabes, los padres no se suponen que entierren a sus hijos y ese fue el caso. 

¿Qué pasó luego del servicio en la capilla?

Luego Freddie fue cremado. Ambas ceremonias, la que se llevó a cabo a las 10:00 de la mañana del 27 de noviembre de 1991 en la capilla en Londres, y la que se hizo en el crematorio del cementerio Kensal Green, se realizaron bajo el rito zoroastrimo, la religión que practican sus padres.

¿Es cierto que Mercury vivió con suma intensidad?

Totalmente. En lo que a Freddie respectaba, la vida era demasiado corta como para malgastar ni siquiera un minuto de la misma. Y él no lo decía porque se estaba muriendo, lo decía porque, esa era su filosofía de vida.

¿Él sintió algún arrepentimiento antes de morir?

Ninguno, y eso fue una de las cosas que aprendí de él, que en la vida, uno no debe arrepentirse de lo que ha hecho, porque eso sería perder más tiempo. O sea, gastar energía en algo que ya no puedes revertir o cambiar, y que ya pasó. 

¿Cómo manejó Mercury los últimos años de su vida? 

Descansaba mucho, de manera que pudiera recobrar energía para compartir con las personas que lo iban a visitar en Garden Lodge. Pero él nunca habló sobre eso con nadie, porque él no quería que le cogieran pena.

Muchos de los tratamientos efectivos para tratar el VIH surgieron poco después de la muerte de Mercury. ¿Cree que si su vida se hubiese alargadoun poco más estaría entre nosotros ahora?

No, porque probablemente hubiese durado digamos unos seis meses más, y él hubiese detestado vivir bajo esas condiciones más tiempo. Caminar con un bastón, sin energía, y depender de medicamentos todo el tiempo. 

¿Extraña a Freddie?

Claro.

¿Qué le diría ahora mismo?

Las últimas palabras que él me dijo a mí: ‘Gracias, gracias por todo”. 

¿Cómo le gustaría a usted que el mundo lo recordase siempre?

Básicamente como lo están haciendo: apreciando su música. Eso es lo que a  él le hubiese gustado.


💬Ver 0 comentarios