Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Bad Bunny, izquierda, y J Balvin han cultivado una amistad que los ha llevado a trabajar un disco juntos. (Roger Kisby/Getty Images)
Bad Bunny, izquierda, y J Balvin han cultivado una amistad que los ha llevado a trabajar un disco juntos. (Roger Kisby/Getty Images)

Lo que comenzó como el posible mejor año del género urbano se ha convertido en una lejana ilusión que no acaba de despegar. Con algunos “hits” o colaboraciones interesantes aquí y allá, parecería que artistas como Miky Woodz, Jon Z, Baby Rasta, Cauty y Rauw Alejandro están cargando el reguetón y trap en sus espaldas sin mucha ayuda de sus colegas. Cada vez más escucho a amistades decir que están cansados de escuchar lo mismo. Parecería que anoche la cosa cambió… dos grandes finalmente decidieron soltar lo que tanto prometían.

A la media noche del 28 de junio de 2019, tras 6 meses del último gran album del género “X100PRE”, Bad Bunny y J Balvin hacen el lanzamiento sorpresa de “Oasis”. Esperado por muchos y desconocido por otros, “Oasis” se anunció a mediados de 2018, cuando en una entrevista con una publicación norteamericana Bad Bunny indicó que pronto lanzaría dos discos, uno solo y otro con su gran amigo J Balvin. Cumplió su promesa: “X100PRE” se publicó a finales del 2018 y sirvió para abrir el 2019 con un album que muchos criticaron por alejarse del trabajo que Benito Martínez Ocasio había hecho antes, pero que la mayoría recibió con brazos abiertos y hasta llamaron “el mejor disco del género en mucho tiempo".

El pasado lunes, 24 de junio a las 7:49p.m. Bad Bunny escribió un mensaje en Twitter que consistía de un listado del 1 al 8 con la palabra “Palo” y un emoji de fuego al lado de cada número. Un minuto antes había escrito otro tweet con varios emojis: océano, mundo, Sol, arcoiris y palma. Era obvió de lo que hablaba, “Oasis” estaba por salir. Todos mis “chats” se activaron, recibí el “screenshot” de los tweets sobre 7 veces, por parte de todo mi círculo. Yo también hice lo propio y lo compartí con otras amistades. ¡Qué emoción! Bad Bunny y J Balvin por fin cumplirían su promesa.

Wow, esto se va a dar. Pensé que era un viaje que nunca saldría”, fueron las palabras de una amiga cercana a quien le envié la noticia. Ya todos habíamos perdido la fe, a excepción de “Cambio de Clima” por Miky Woodz y Bryant Myers, “TrapCake” de Rauw Alejandro y “Voodo” de Jon Z con Baby Rasta este año no había salido ningún disco relevante, importante o “game-changing”. En distintas ocasiones compañeros y entusiastas del género me habían comentado: “estoy quita’o del trap”, me apenaba, pero la realidad es que hace tiempo no salía algo emocionante.

Entendamos que en el género, el “tiempo” no pasa igual que como pasa con otros géneros de música. Cuando de reguetón y trap se trata, estamos tan acostumbrados a recibir material nítido y nuevo semanalmente que algo que salió hace un mes ya lo consideramos “viejo”, o sea, basado en ese concepto “X100PRE” ya es viejísimo. Todo lo que salió en el 2018 ya es viejísimo. Material que salió en abril ya lo tuvimos en “repeat” por semanas y no lo queremos seguir consumiendo. Pero ¡por fin!, el “game-changer” llegó.

En un momento histórico para el género, los dos artistas más grandes de la nueva generación, uno boricua y otro colombiano, deciden hacer una colaboración compuesta de ocho temas producidos por Sky y Tainy, quienes produjeron “Vibras” y “X100PRE”, respectivamente. Entre los ocho temas verán colaboraciones con Marciano, cantante de “Enanitos Verdes” y Mr. EAZI. Apuesto que es lo más importante que saldrá este verano en el género urbano.

Aunque no es la primera vez que dos artistas se unen para hacer un disco colaborativo, no olvidemos que Jon Z viene haciendo esto desde comienzos del 2018, definitivamente este es el junte más grande en el género en tiempos recientes. Lo más cercano puede ser la gran gira de conciertos de Daddy Yankee vs Don Omar en el 2015, pero esto está lejos de ser lo mismo. Confieso que me entusiasma pensar que pronto otros artistas harán cosas similares, tanto Bad Bunny como J Balvin se conocen por ser “trendsetters”, cuando hacen algo el resto les sigue, y ahora mismo ese empuje hace falta.

Solo me queda esperar lo próximo. ¿Qué falta en el género? ¿Será que por fin el género se está moviendo a hacer discos “various artists” como lo hacían en los 90 y los 2000? Espero que sí. Los famosos “feauturings” siempre han estado y siempre van a estar, pero a los fanáticos nos hace falta el cariño que se le da a los discos conceptuales. Iban más allá de grabar temas, más allá de fórmulas: “Guatauba”, “Las Gárgolas”, “Fatal Fantasy”, “Más Flow”, “12 Discípulos” eran mucho más que canciones sueltas, eran discos colaborativos con un hilo conector de principio a fin. Ahí el mérito de “Oasis”, que ojalá sirva para hacer honor a su nombre como una esperanza en el desierto.

La autora es moderadora del podcast “Los Analistas del Género”, dedicado a analizar la actualidad de la música urbana