Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

La música no sólo divierte. Conecta, despoja, conmueve, incluso entre los acelerados vaivenes cotidianos de un mundo globalizado y altamente tecnológico. No escapamos de la canción. Está por doquier y, cuando no hay bocinas, podemos improvisar con nuestra voz.

💬Ver comentarios