Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Hailee Steinfeld en "Dikinson". (AP)
Hailee Steinfeld en "Dikinson". (AP)

De la misma forma que Netflix ha invadido el territorio de los estudios de cine estrenando sus largometrajes originales en la pantalla grande, este noviembre marca la primera vez que su plataforma digital va a enfrentar competencia directa.

Y es que el mercado de los servicios de “streaming” oficialmente se expande hoy con el estreno de Apple Plus. La plataforma, que tiene una subscripción mensual con un costo de cinco dólares, inicia con una programación original de nueve títulos que se aferra a la noción de que una inversión millonaria como esta se tiene que construir alrededor de propiedades prevendidas. En otras palabras, Apple TV Plus cuenta en el atractivo convencional de estrellas famosas para ganar subscriptores y robarle moméntum a la programación original de Netflix.

The Morning Show

El tiempo dirá si el primer junte de Jennifer Aniston y Reese Witherspon después de Friends justificará los $300 millones que Apple TV Plus ha invertido en las primeras dos temporadas de “The Morning Show”. Los primeros tres episodios que estrenan hoy dejan bien claro que las actrices son el gancho principal. “The Morning Show” presenta como un retrato verídico del panorama de los programas mañaneros noticiosos, pero para su segundo episodio, ya está recurriendo a virajes e historias secundarias que socavan su veracidad y estarían más a tono en un programa como “Dinasty” o “Dallas”.

El detonante de la trama está directamente ligado al movimiento #metoo. El ancla del show titular interpretado por Steve Carell ha sido despedido por haber tenido relaciones sexuales con empleadas de la producción. Esto deja a su coancla Alex Levy (Aniston) completamente sola para enfrentar unas negociaciones de su contrato en un programa con un futuro incierto.

La búsqueda de una nueva encarnación del noticiario titular es lo que trae a Bradley Jackson (Witherspoon) a complicar la trama. La reportera de una cadena conservadora es invitada por el nuevo jefe de la división de entretenimiento (Billy Crudup) queda impresionado con un momento viral de Jackson que se da mientras esta pierde sus estribos cubriendo una protesta.

Los primeros tres episodios se toman su tiempo en determinar cómo exactamente será la relación entre las dos protagonistas del show. Aun así, le sería de gran beneficio a los guionistas buscar otra fuente de tensión para la trama que no sea una relación profesional antagónica entre Bradley y Alex.

Aniston y Witherspoon están más que bien en sus roles, pero el show sería infinitamente más interesante si las actrices hubieran intercambiado personajes. El gran tropiezo de “The Morning Show” es usar la narrativa de hostigamiento sexual profesional de una forma superficial y darle una voz desigual y accidentada al personaje interpretado por Carell.

Durante los episodios iniciales, su personaje insiste en su inocencia, pero los guiones no brindan ningún tipo de contexto para que el espectador pueda tener una reacción tangible esta parte de la historia.

See

“See” es otra de las series que inician hoy en Apple TV Plus y este drama postapocalíptico apuesta su propuesta de alto presupuesto sobre los hombros de Jason Momoa. A diferencia de “The Morning Show”, esta serie tiene mucho más posibilidades de convertirse en una adicción para todo tipo de público porque los guiones no desarrollan su concepto central como si fuera un vehículo para exaltar el carisma natural de Momoa. Desde el primer encuadre, la ambición artística de este show es tangible y la escala de la historia irresistible.

En “See”, Momoa interpreta al líder de un clan en un planeta Tierra donde después de un evento catastrófico ha dejado a la humanidad completa sin su sentido principal: la vista.

Con mucha inventiva, los primeros episodios de esta serie establecen como la sociedad se ha estructurado con esta limitación y como las mismas luchas de poder se siguen manifestando en un contexto diferente. La mezcla de ciencia ficción con acción es mas que efectiva y el inicio de la serie muestra como la jerarquía de esta sociedad se destruye cuando surge la posibilidad de que hayan humanos que tengan la habilidad de poder ver. Además de Jason Momoa, la serie cuenta con la participación de Alfre Woodward y Sylvia Hoeks en roles destacados.

Dickinson

Si “The Morning Show” y “See” claramente van en búsqueda de una audiencia masiva, el programa “Dickinson” parece haber sido creado para un público más segmentado.

El show se posiciona como el antídoto moderno de lo que es una biografía tradicional. Su figura central es la poeta Emily Dickinson que en este programa es interpretada como una adolescente con una sensibilidad del siglo 21 por Hailee Steinfeld (“Bumblebee”, “The Edge of 17”).

El choque de la sensibilidad de la protagonista resulta en mucha comedia sagaz e ilustra todas las formas en que el personaje titular era una mujer viviendo en la época equivocada. Sin embargo, los primeros episodios de esta temporada inicial demuestran que el formato de media hora convierte todo lo que es atractivo de esta serie en algo repetitivo y tedioso.

Por el momento, estos shows de Apple TV Plus demuestran tener mucho potencial, pero ninguna se perfila como un “Orange is the New Black” o “House of Cards”, las series exitosas que dispararon la programación original de Netflix.