Por más de 23 años, Arturet se ha dedicado a la industria hotelera en la isla, y encontró en la pandemia del coronavirus la oportunidad de reinventarse y brindar un objeto de paz y tranquilidad a sus clientes. (Suministrada)

Desde antes que la pandemia del coronavirus no dejara otra opción que permanecer en los hogares para evitar contagios, por la mente de Jomarie Arturet rondaba la idea de crear un producto que fusionara todas sus pasiones y que, a su vez, ayudara a proteger el planeta.