Algunos de los topes de puertas que Cristina Gandía y su esposo, el ingeniero Guillermo Álvarez crean a partir del concreto. (ELNUEVODIA.COM)

En tiempos en que se promueve el contacto con la naturaleza, el campo y los espacios abiertos, parece contradictorio pensar en el concreto como un medio para promover el bienestar físico y mental. Pero el ingeniero civil Guillermo Álvarez Cartañá, apuesta por el uso terapéutico de este material, uno de los más empleados en la industria de la construcción hoy día.