Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Gastronomistas, ‘foodies’ y familias con vocación de compartir en torno a la buena mesa lo tienen claro. El bíblico séptimo día no se hizo para descansar, sino para sentarse a comer y disfrutar del ‘Brunch’ con calma. Combinando elementos del desayuno con los del almuerzo, esta comida híbrida ha recorrido un largo camino.


💬Ver 0 comentarios