A falta de mascarillas N95, se están utilizando también las mascarillas quirúrgicas. (Prostooleh / Freepik)

Desde su explosión, el coronavirus (COVID-19) ha infectado a casi 4 millones de personas y provocado la muerte de más de 250,000 en todo el mundo. Ante su rápida expansión, varios países han tomado drásticas medidas para frenar la ola de contagios, principalmente la cuarentena, que consiste en el aislamiento total de la población.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó a esta pandemia como “enemigo de la humanidad” y advirtió que las personas con el sistema inmunológico debilitado, insuficiencia renal, diabetes, enfermedades cardiovasculares y respiratorias están más propensas a contraer la enfermedad, por lo que deben tomar medidas de prevención mucho más estrictas que el resto de la gente.

Frente a este panorama, la mayoría de expertos parece estar de acuerdo en que, en un futuro cercano, la humanidad deberá acostumbrarse a utilizar mascarillas para realizar cualquier actividad fuera de casa. Por el momento, se trata de la medida más eficaz para protegerse del COVID-19 que, como sabemos, se contagia de persona a persona a través de la saliva o mucosidades que eliminamos al hablar, estornudar o toser.

¿Cuál es la diferencia entre las mascarillas N95 y KN95?

Mientras se busca una cura o tratamiento eficaz para el nuevo coronavirus, estudios recientes han demostrado que personas asintomáticas con COVID-19 pueden transmitir el virus. Por ello, se recomienda el uso de mascarillas o cubrebocas de tela en lugares públicos donde mantener el distanciamiento es complicado, como en supermercados y farmacias.

Las mascarillas o cubrebocas bloquean la entrada de grandes partículas a tu boca y mientras mejor ajuste el protector, mucho más efectivo será para protegerte de enfermedades que se transmiten por el aire. Eso sí, este cuidado debe ser complementado con otras medidas como lavarse con frecuencia las manos y evitar estar cerca de gente enferma.

En estas circunstancias, las fábricas textiles y las industrias médica y farmacéutica han tenido que producir masivamente todo tipo de mascarillas: de tela, plástico, algodón, entre otras; pero lo cierto es que al menos la OMS recomienda, por sobre todas los demás, un tipo de mascarilla: la N95. A continuación, te explicamos cómo funciona la N95 y la comparamos con la KN95.

Mascarilla N95

La mascarilla N95 o cubrebocas N95 es un tipo de mascarilla filtradora de partículas que cumple con el estándar N95 del Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional de los Estados Unidos (NIOSH por sus siglas en inglés). La designación N significa que no filtra aceites, y el número 95, que filtra hasta el 95% de las partículas aéreas. Es un ejemplo de respirador de filtro mecánico, que proporciona protección contra partículas, pero no ante gases o vapores.

La N95 debe incluir cintas elásticas para ajustarse a la cara del usuario, además de un clip metálico para ajustar a la forma de la nariz. Su elemento filtrante es tela no tejida de polipropileno y poliéster.

La máscarilla/cubrebocas N95 requiere una malla fina de fibras de polímeros sintéticos, también conocida como tela de polipropileno no tejida, que se produce a través de un proceso altamente especializado llamado soplado en fusión que forma la capa de filtración interna que filtra las partículas peligrosas.

Se suelen usar en entornos laborables en que se hallan partículas nocivas y mutagénicas, como la metalurgia, recolección de basura y construcción.

Mascarilla KN95

Las mascarillas KN95 están diseñadas para filtrar las partículas, aerosoles líquidos y patógenos presentes en el medio ambiente, impidiendo que sean inhaladas por el usuario. A diferencia de la N95, está sujeta a la normativa china.

Para algunos expertos, las mascarillas quirúrgicas y las N95, las cuales ofrecen la mayor protección y son inmensamente demandadas, deberían reservarse para los profesionales de la salud que están expuestos regularmente a pacientes infectados.

¿Cuál es la diferencia entre la mascarilla N95 y KN95?

La diferencia radica en la certificación. La N95 responde a la normativa estadounidense los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), mientras que la KN95 responde a la normativa china. En principio, ambas son idénticas, solo que de este lado del mundo se tiene mayor acceso a información sobre la certificación norteamericana.

¿Cuál es la mascarilla más eficaz?

La N95. ¿Por qué? La norma N95 específica que el respirador debe filtrar al menos el 95% de las partículas iguales o superiores a 0.3 micrones de diámetro. En sí, también están los respiradores N100, que filtran al menos un 99.97% de las partículas mencionadas.

¿Cómo protegerte del coronavirus? Recomendaciones de la OMS

Para protegernos del coronavirus, la OMS dio una serie de recomendaciones entre las que destacan: el lavado de manos, cubrirse la nariz cuando estornudan, cocinar bien la carne y huevos, y evitar el contacto cercano con animales silvestres o degranja.

Evitar contacto cercano con personas que padecen de infecciones respiratorias agudas.

Lavarse las manos con frecuencia, especialmente después del contacto directo con personas enfermas o su entorno. Esto debe realizarse con agua y jabón.

Asimismo, utilizar un buen desinfectante para las manos en base a alcohol.

Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca con las manos sin lavar.

Limpiar y desinfectar las superficies y objetos que se toquen con frecuencia.

Quienes presenten infecciones respiratorias agudas deben mantener la distancia con el resto de la gente, cubrirse la boca al toser y estornudar con pañuelos desechables o ropa.

Cocinar bien la carne y los huevos para evitar el contacto a través de los alimentos.

Se recomienda también, evitar el contacto sin protección con animales de granja o salvajes.

¿Qué grado de mortalidad tiene el coronavirus?

Según los últimos datos, el índice de letalidad del nuevo coronavirus entre los contagiados se sitúa en el 4.5%.

Sin embargo, los investigadores consideran que aún es demasiado pronto para calcular con precisión su letalidad, en parte debido a que los casos leves no son diagnosticados y no se registran, además de que, en ocasiones, la enfermedad cursa de manera asintómatica. Esto haría que la cifra se redujera significativamente.


💬Ver 0 comentarios