Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Niños con sobre peso (horizontal-x3)
En el caso de algunos niños, la diabetes se puede controlar inicialmente con dieta y ejercicio. (Shutterstock)

De la obesidad infantil se habla todos los días. Y las noticias no son halagadoras. Por ejemplo, se estima que en Puerto Rico más del 35 % de la población infantil y adolescente está sobrepeso u obesa.

De hecho, se estima que un niño que nació en el año 2000 en Estados Unidos, tiene un 32.8% de posibilidades de ser diabético a lo largo de su vida, ascendiendo al 38.5% en el caso de las niñas. 

Por si fuera poco, los médicos ya están atendiendo a niños y adolescentes con síntomas y afecciones típicas de los adultos debido a la gordura: desde hipertensión, colesterol alto y diabetes tipo 2 hasta enfermedades cardiovasculares.

Precisamente, según la enciclopedia médica MedlinePlus, los niños y los adolescentes están en mayor riesgo de diabetes tipo 2 si tienen sobrepeso u obesidad, tienen antecedentes familiares de diabetes o no hacen ejercicio.

La diabetes tipo 2, que en Puerto Rico ya se considera una epidemia, es un trastorno crónico que impide al cuerpo procesar el exceso de insulina, por lo que la glucosa permanece en la sangre. Si no se controla, con el tiempo puede dañar órganos como los riñones y el corazón, así como la retina.

En el caso de algunos niños, la diabetes se puede controlar inicialmente con dieta y ejercicio, aunque otros también necesitarán tomar medicamentos para controlar el nivel de glucosa en la sangre.

Según información publicada por la Clínica Mayo, el tratamiento eficaz también incluye que el menor esté motivado y participe en el control de la enfermedad. Aunque destaca que cumplir el tratamiento puede ser difícil para los preadolescentes y los adolescentes que no quieren ser diferentes a sus compañeros. “Es importante informar a la escuela de tu hijo sobre el diagnóstico y formular un plan de cuidados durante el horario escolar. También es necesario educar al niño o adolescente sobre las consecuencias para la salud de no controlar el azúcar en la sangre”, recomienda, mientras enfatiza que los cambios en los estilos de vida son vitales para mantener en control la enfermedad. 

Cómo ayudarlos

Para disminuir las probabilidades de que tus hijos desarrollen diabetes, la Clínica Mayo recomienda a los padres lo siguiente:

  • Ayúdalos a mantener un peso saludable. Para lograrlo, debes asegurarte de que hagan ejercicio y se mantengan activos.
  • Debes dar el ejemplo para que ellos entiendan la importancia de mantenerse saludables.
  • Sírveles porciones pequeñas de alimentos saludables y nutritivos. Un nutricionista licenciado puede ayudarte a diseñar un menú balanceado de acuerdo con los gustos del niño.
  • Limita el tiempo que pasan frente al televisor, computadora o videos.
  • Habla con su pediatra para que le realicen un análisis de sangre conocida como hemoglobina glicosilada (HbA1c) para determinar el nivel promedio de glucosa o azúcar en la sangre durante los últimos tres meses.


💬Ver 0 comentarios