La joven considera que está viviendo en este momento es mágico.
La joven considera que está viviendo en este momento es mágico. (WANDA LIZ VEGA)

El sueño de la modelo puertorriqueña Mía Blakeman es convertirse en una actriz famosa y va pisando fuerte para lograrlo, pues esta semana se acaba de estrenar la primera serie boricua para Disney Plus, “Gina Yei”, en la que interpreta el personaje de “Amy”.

Para la joven de 26 años, se trata de un importante paso para lograr esa meta que ha tenido desde niña y para la que se ha preparado.

“De niña veía Disney y pensaba que sería chévere estar ahí, pero lo veía difícil porque había que mudarse de Puerto Rico para lograrlo. Por eso, que mi primer trabajo profesional grande sea para Disney Plus, que se haya grabado en Puerto Rico y que yo fuera parte de ese primer elenco de talento puertorriqueño en participar de este proyecto, es una bendición increíble. Con esta serie, como puertorriqueños, pudimos exponer a nuestro país y que todo el mundo pudiera ver lo que somos capaces de hacer”, comenta.

El proceso para formar parte de esta serie, que cuenta con 12 episodios, se dio de manera casual cuando el director de elenco, Gary Homs, le sugirió audicionar para un nuevo proyecto.

Mía decidió hacerlo sin imaginar que detrás de todo estaba Disney Plus, una de las plataformas de “streaming” más importante del momento.

Para la joven actriz, haber sido seleccionada como parte del elenco de la primera serie que Disney Plus graba en Puerto Rico, ha sido motivo de orgullo y alegría.
Para la joven actriz, haber sido seleccionada como parte del elenco de la primera serie que Disney Plus graba en Puerto Rico, ha sido motivo de orgullo y alegría. (WANDA LIZ VEGA)

“El guion que me enviaron es de una serie que grabaron hace como 10 años. No sabía para qué estaba audicionando porque era ‘top secret’. Fueron dos ‘castings’ presenciales y logré el personaje de ‘Amy’, una chica que está en el Instituto Musical del Caribe, donde se desarrolla la historia. Cada personaje tiene una personalidad bien distinta y ‘Amy’ es la más inocente y más cómica”, destaca.

La serie se estuvo grabando durante casi ocho meses, tiempo en el que Mía asegura que aprendió mucho y que le hizo ganar confianza en ella como actriz.

Sus comienzos

Actualmente, Mía es una de las modelos más solicitadas en Puerto Rico. Ha través de la agencia Element, a la que pertenece desde hace algunos años, ha llegado a las pasarelas de diseñadores locales, editoriales y campañas publicitarias de clientes como la diseñadora Paola Baella, Herbal Essences, Gatsby, Leonardo’s Fifth Avenue, Ruedo Vintage y Valija Gitana.

Pero su experiencia frente a las cámaras -ya sean las fotográficas o las de televisión- viene desde muy niña cuando perteneció a la escuela de refinamiento y modelaje de Nairda Hernández.

Empecé con ganas de actuar, inicialmente a los 4 o 5 años. Hice varios anuncios y luego, comencé en una agencia que daban refinamiento y modelaje. Pasó un tiempo, me enfoqué más en los deportes y cuando tenía 12 años, a través de la agencia de Nairda Hernández, me llamaron para audicionar en una película. Llegué bien cerca, así que decidí entrar a la agencia de modelaje, pero con ganas de actuar. A los 14 años entré a Element y me enamoré del modelaje, pero siempre con esa espinita de la actuación. A través de la agencia hacía todos los ‘castings’ de anuncios porque esa era la forma que tenía para estar frente a la cámara”, recuerda.

Un sueño hecho realidad

A la vez que solidificaba una carrera como modelo, Mía fue a la universidad y obtuvo un bachillerato en contabilidad, que se vio interrumpido cuando la llamaron para audicionar en la bioserie del cantante Luis Miguel. Aunque fue un papel pequeño, esta oportunidad la llevó a mudarse a México y vivir experiencias que la hicieron madurar en lo profesional y en lo personal.

Mía recibío entrenamiento en el Centro de Educación Artística  (CEA) de Televisa, en México.
Mía recibío entrenamiento en el Centro de Educación Artística (CEA) de Televisa, en México. (WANDA LIZ VEGA)

“Recuerdo que al final de la grabación, Diego Boneta y el director fueron donde mí y me preguntaron sobre mis planes. Les dije que estaba radicada en Puerto Rico y estudiando contabilidad. No pasó nada más, pero ese día fue un ‘turning point’ en mi vida. Llamé a mi mamá y le dije que terminaría de estudiar contabilidad, pero que luego seguiría con la actuación, y me apoyó. Tener personas que te apoyen ayuda mucho a desarrollar esa confianza en una misma que se necesita para seguir adelante en una carrera como esta”, asegura.

Mientras estudiaba su bachillerato, tomaba clases de actuación y una vez se graduó, solicitó en el Centro de Educación Artística (CEA) de Televisa, en México, y luego de audicionar fue seleccionada.

“Lo vi como otra confirmación de que iba por el camino correcto. Pero ese fue el año del COVID, así que fue virtual. Eso me demostró la disciplina que conlleva la actuación. Es divertido, pero requiere una disciplina mental y emocional. A mí me encantan los retos y me encantó la experiencia porque estás con compañeros que son todos talentosos y eso te sube el nivel”, menciona.

Mía recalca que, aunque fue un entrenamiento virtual, fue bien fuerte, pues estudiaba de 10 de la mañana a ocho de la noche, y después tenía que hacer las asignaciones, que eran grabaciones.

“Durante el día hacíamos actuación, baile, conducción. Después de un día de estudios, había que prepararse para grabar esas asignaciones que requerían maquillaje, peinado y vestuario”, añade.

Un futuro prometedor

Luego del entrenamiento del CEA, surgió la oportunidad de participar en “Gina Yei”. Ahora, Mía espera regresar a México a buscar otras experiencias.

“Me encantaría seguir en todo, no me cierro las puertas. Nunca he hecho una película para el cine, y me encantaría. Pienso que sería muy interesante participar en una serie con muchas temporadas porque es una experiencia que te permite crecer con un personaje. Además, llevo tomando clases de canto porque me gustaría hacer teatro musical y teatro en general. Hay algo especial de hacer una escena en vivo, y el teatro tiene esa magia”, expresa con ilusión.

Mía Blakeman sueña con triunfar como actriz sin dejar a un lado su faceta como modelo.
Mía Blakeman sueña con triunfar como actriz sin dejar a un lado su faceta como modelo. (WANDA LIZ VEGA)

No obstante, aunque la actuación la ilusiona y apasiona, Mía asegura que el modelaje también ocupa un lugar importante en su vida.

No creo que pare de modelar nunca. Me encanta demasiado, me lo vivo. El proceso creativo que va detrás de una sesión de fotos me encanta y también me gusta la pasarela. Quizás mi mayor enfoque es la actuación, pero no voy a dejar el modelaje”, confiesa.

La joven opina que ambas carreras se complementan y hasta encuentra similitudes en ellas. Para el modelaje siempre se ha preparado para entrar en el personaje que quiere proyectar, sentirse cómoda en la ropa y accesorios que utiliza para poder vender una imagen. Y eso le ha dado un poco de experiencia al momento de actuar. “Pienso que son dos mundos distintos, pero que están muy alineados”, opina.

Asimismo, considera que lo que está viviendo en este momento es mágico y los ojos le brillan de ilusión cuando piensa en el futuro, lleno de aventuras, que le espera.

Qué mejor manera de comenzar un año con el estreno de una serie que llevas esperando con ansias. Luego de un año de mucho trabajo, veo el fruto y lo que logré. Por eso estoy demasiado agradecida, me siento demasiado bendecida, muy segura de todas las decisiones que he tomado”, concluye.

💬Ver comentarios