Bad Bunny atrajo la atención con su "look" andrógino en la Met Gala en Nueva York. (Photo by Evan Agostini/Invision/AP)
Bad Bunny atrajo la atención con su "look" andrógino en la Met Gala en Nueva York. (Photo by Evan Agostini/Invision/AP) (Evan Agostini)

La Met Gala, uno de los eventos de moda más esperados del año a nivel mundial, convocado por el Instituto de la Moda del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, escogió como tema para su edición de 2022, celebrada la noche del lunes, la llamada “Gilded Age” o “Edad Dorada” de la historia de los Estados Unidos.

Ya sea por ironía o por decisión deliberada de darle la espalda a las múltiples lecturas que puede tener un periodo histórico, cabe cuestionar hasta qué punto este era un tema apropiado para propiciar una fiesta.

Y es que la “Gilded Age”, témino acuñado por Marc Twain y C. D Warner, para titular su novela de 1873 para satirizar la avaricia y corrupción política después de la Guerra Civil estadounidense, se define precisamente como el periodo de 1870 al 1898 caracterizado por la expansión industrial y económica y la influencia de la clase más adinerada en la política de los Estados Unidos. Pero fue también un periodo de marcada desigualdad social y económica en el país.

Es quizás por eso que las celebridades que se dieron cita a la Met Gala dieron en el clavo al momento de retratar la “Gilded Age”, desde cada extremo del espectro.

Por un lado, la actriz Blake Lively deslumbró con su vestido de Versace inspirado en los rascacielos neoyorquinos y la pátina verdosa del cobre de la Estatua de la Libertad. Por otro lado, su colega Gabrielle Union, lució un vestido plateado, también de Versace, con una llamativa flor roja en la cintura. Este color se repetía en un tocado de cristales que sujetaban el moño que recogía su cabello. Union explicó a la prensa presente que el rojo en su ajuar representaba la sangre derramada por los negros y otras minorías para levantar la riqueza del país.

Amplia presencia latina

Más allá de este contraste, la Met Gala de 2022 llamó la atención también por la amplia presencia de figuras latinas de la música y la actuación.

Bad Bunny, la estrella puertorriqueña de la música urbana, sabe lo que es llamar la atención con su apariencia y en esa línea no desperdició su debut en este evento. Ataviado con una creación de Riccardo Tisci para Burberry, en el color beige que distingue esta casa de moda, Benito Antonio Martínez Ocasio, recurrió a su ya conocido gusto por lo andrógino con un conjunto inspirado en los “boilersuit”, vestimenta usada por los obreros para protegerse del clima y del sucio, con hombreras anchas pero rematado en una falda larga y acompañado por calzado estilo derby en combinación. Siempre, provocador, el intérprete de “Yo perreo sola”, expresó a la revista Bazaar a su arribo al evento, que él solía sentirse más cómodo vistiendo falda que pantalones.

El laureado actor y dramaturgo puertorriqueño Lin-Manuel Miranda debutó en la Met Gala como coanfitrión junto a Blake Lively y Ryan Reynolds.

Miranda recurrió a la clásica elegancia del frac pero con un “twist”. puesto que el mismo fue creado por Paul Tazewell, diseñador del vestuario de su exitoso musical “Hamilton”, quien acentuó las solapas de la camisa. Mientras, su esposa lució muy elegante en un vestido largo fuschia complementado con una cartera sobre amarilla y zapatos verde esmeralda.

Otras estrellas de raíces boricuas que deslumbraron fueron las actrices Ariana de Bose y MJ Rodríguez. La primera, en un vestido negro y dorado de inspiración barroca, la segunda, en un vestido largo en cristales dorados con capucha a juego, ambos creaciones de Jeremy Scott para Moschino, de hecho la casa de moda que más aciertos tuvo en el evento, de acuerdo con los conocedores de la moda.

Otras figuras latinas que deslumbraron fueron la cantante estadounidense de origen dominicano Cardi B y la de origen cubano Camila Cabello, la actriz mexicana Eiza González, la estrella urbana española Rosalía y la brasileña Anitta.

💬Ver comentarios