Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Además de las formas tradicionales de ahorro, una manera de guardar dinero puede ser adelantando el saldo de algunas deudas, y luego destinando el mismo monto de dinero a una cuenta de ahorros. (Shutterstock)
Además de las formas tradicionales de ahorro, una manera de guardar dinero puede ser adelantando el saldo de algunas deudas, y luego destinando el mismo monto de dinero a una cuenta de ahorros. (Shutterstock)

A la hora de hacer las resoluciones de año nuevo, ahorrar más dinero es una de las que más personas incluyen en sus listas, aunque no todas logran cumplir con lo que se propusieron.

Para ahorrar se necesita tener un plan y seguirlo. Aquí respondemos algunas preguntas y recopilamos varias recomendaciones para elaborar un plan de ahorro para el 2020.

1.¿Cuánto dinero debo ahorrar cada mes?

Eso dependerá de a cuánto ascienden tus ingresos y gastos. Por eso, se recomienda elaborar un presupuesto. Eugenio Alonso, presidente de la entidad sin fines de lucro Consumer Credit Counseling, ha informado anteriormente que para hacer el presupuesto se debe anotar información sobre todos los ingresos netos del mes y restarle todos los gastos mensuales, para así conocer cuánto dinero sobra o si hay un déficit. Esto puede dar una idea de qué gastos se pueden reducir por no ser necesarios y cuánto se puede destinar al ahorro.

La regla de ahorro 50/30/20, que recomiendan varias instituciones como el banco BBVA, consiste en destinar un 50% de tus ingresos a cubrir necesidades básicas (como pago de casa, luz, agua, comida, ropa, transportación y educación de los hijos), 30% para darte gustos o gastos prescindibles (como vacaciones, conciertos y salidas al cine o restaurantes) y 20% para el ahorro.

 En cambio, el Banco Popular dice en su blog que la meta de ahorro debe ser el 10% del ingreso bruto. Por ejemplo, si tu ingreso bruto (antes del descuento de Seguro Social, impuestos y otras partidas) es de $2,000 al mes, deberás destinar $200 mensuales a una cuenta de ahorro. Si tus ingresos y gastos no te permiten separar al menos ese 10%, debes ahorrar la cantidad más cercana posible.

2.¿Cómo lo hago?

La Federación de Consumidores de América, como parte de su iniciativa de educación en finanzas personales America Saves, aconseja establecer una transferencia mensual automática de tu cuenta corriente (la que recibe el depósito directo de lo que te paga tu patrono) a una cuenta de ahorro. Muchos bancos permiten hacerlo si el cliente así lo solicita, lo que ayuda a evitar la tentación de gastar ese dinero. Así, el cliente irá contando con una reserva de dinero para emergencias e imprevistos.

Si tienes ingresos de $2,000 al mes y ahorras el 10% (es decir, $200 mensuales), al cabo de un año contarás con $2,400. Si separas el 20% (o $400 al mes), en 12 meses tendrás $4,800 para imprevistos.

Alonso ha comentado en entrevistas anteriores que en esa reserva, que puede ayudar al consumidor si queda desempleado, antes se recomendaba tener el equivalente al ingreso de tres meses, pero ahora “recomendamos que tengan no menos de un año de su salario ahorrado”.

3.¿Y si no puedo ahorrar ni el 10% de mis ingresos?

Si este es tu caso, Oriental Bank tiene en su blog un plan que te ayudará, basado en que cada año tiene 52 semanas. En la primera semana del año separas $1 para ahorros, en la semana 2 depositas $2, en la semana 3 separas $3, en la semana 4 ahorras $4 y así sucesivamente hasta depositar $52 en la semana 52. Al cabo de un año contarás con $1,378 en tu reserva para emergencias.

4.¿Cómo puedo evitar las tentaciones?

La Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras, que regula la banca en la isla, aconseja depositar los ahorros en una cuenta que no tenga tarjeta de débito para que sea más difícil para el consumidor sacar el dinero para gastos superfluos. En su blog, Popular recomienda depositarlo en una institución financiera que esté lejos de tu hogar o trabajo, para que lo pienses dos veces antes de ir allá a sacar el dinero si no es una emergencia real.

5.¿De qué otra manera puedo ahorrar?

La página web de finanzas personales The Simple Dollar recomienda saldar deudas con intereses altos, como tarjetas de crédito, préstamos personales y préstamos sobre el título de propiedad del auto o “title loans”. “Si tienes una deuda que te cobra un interés del 10% o más, tu principal prioridad debe ser eliminar esa deuda lo más rápido posible”, dice un artículo en The Simple Dollar.

Para lograrlo, aconseja tomar la deuda con el interés más alto y pagar cada mes el doble del pago mínimo mensual que muestra la factura. Por ejemplo, si el pago mínimo es de $90 mensuales, pague $180 cada mes. Esto ayuda a saldarla más rápido y pagar menos intereses. Una vez salde esa deuda, puede usar ese dinero para acelerar el pago de otra, según ha dicho anteriormente el coach certificado en finanzas personales José Medina, presidente de Finanzas al Máximo.

Así, si en la segunda deuda escogida el pago mínimo es de $60, puede abonar cada mes $60, más los $180 que abonaba a la anterior, para un total de $240. Una vez salde todas las deudas con intereses altos, lo que antes pagaba a esas deudas lo puede destinar a la cuenta de ahorro. En el caso anterior, una vez canceladas las dos deudas, esos $240 mensuales se pueden ahorrar.

Otra estrategia recomendada por Medina es comenzar por las deudas de menor balance, que son las más fáciles de saldar, lo que le permite al consumidor experimentar el éxito y motivarse a seguir adelante con el plan.

Según The Simple Dollar, contar con una reserva para emergencias puede ayudarte en caso de que se te averíe el auto, resultes víctima de robo de identidad o que necesites lidiar con los estragos de un desastre natural.