Miembros de la junta de directores de la Asociación de Ejecutivos de Cooperativas (ASEC). (suministra)

A seis meses de la declaración de emergencia por la pandemia y al iniciar el Mes del Cooperativismo, el sistema de cooperativas de ahorro y crédito celebra varios logros, entre ellos el registrar un crecimiento de 9.5% en sus activos, contar hoy con más de 10,000 nuevos socios y haber retenido a sus casi 3,000 empleados, informó Eddie W. Alicea Sáez, presidente de la Asociación de Ejecutivos de Cooperativas (ASEC).

El conglomerado cooperativo acumuló $850 millones adicionales en depósitos entre los meses de marzo y junio, aumentando sus activos a $9,764 millones, de acuerdo con los datos más recientes de la Corporación Pública para la Supervisión y Seguro de Cooperativas (COSSEC).

Alicea Sáez explicó que este importante incremento ocurrió, en parte, porque la ciudadanía desbancarizada prefirió las cooperativas de ahorro y crédito para depositar la asistencia económica que ofrecieron las autoridades gubernamentales.

“La credibilidad y confiabilidad de nuestras cooperativas logró insertar al sistema financiero a un amplio sector de la población que se había excluido de participar como socios dueños. Ha sido bien atendido y podrá beneficiarse de nuestra solidez como conglomerado”, expresó el portavoz de la ASEC. Agregó que el sistema cooperativo goza de una liquidez altamente saludable, lo que les permitirá emprender nuevas oportunidades de actividad prestataria en favor de 1,058,113 socios y depositantes.

La organización repasó el desempeño del conglomerado cooperativo en el periodo de emergencia provocado por el COVID-19. El 90% de las cooperativas está laborando en horario regular y brindando todos los servicios financieros que tiene disponibles.

El trabajo remoto, la adaptación de horarios, revisión de funciones y otorgación de incentivos temporeros, permitió la continuidad operacional del sistema, asegurando el bienestar de sus empleados y socios.

Asimismo, Alicea Sáez destacó la gran capacidad de adaptación de las instituciones financieras a las exigencias de protección que impuso la pandemia para continuar ofreciendo el servicio esencial, tanto de manera presencial como virtual.

“Reconocemos la labor, el esfuerzo, el esmero y la diligencia de nuestra fuerza laboral. Han dado el máximo para brindarle a nuestro pueblo un servicio de excelencia; siguiendo en todo momento los protocolos de seguridad establecidos para garantizar la salud de todos nuestros socios y clientes. Para cada una de las instituciones es fundamental protegerlos a todos. Nuestros logros son el reflejo de los principios y valores que rigen el Movimiento Cooperativo del país”, señaló, por su parte, Aurelio Arroyo, miembro de la junta de directores de ASEC.

Arroyo señaló que el sistema cooperativo demostró una gran capacidad al autorizar el diferimiento en los pagos de socios y clientes en el periodo de emergencia, precisamente gracias a su solidez financiera. “Primero, demostramos nuestra empatía con las necesidades económicas de los socios en un momento en que han enfrentado múltiples dificultades económica”, declaró Arroyo.

Ambos ejecutivos indicaron que el liderato cooperativo financiero está atento y preparado para continuar haciendo los ajustes para atender con igual agilidad los retos económicos y de salubridad que se avecinen.