Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Vista del Banco Popular y Banco Santander en la Milla de Oro. (GFR Media)
Vista del Banco Popular y Banco Santander en la Milla de Oro. (GFR Media)

FirstBank, Oriental, Banco Popular y Santander reanudan sus operaciones este miércoles en sus respectivos horarios, utilizando en muchos casos sus propios sistemas de generación ante la falta de servicio eléctrico.

FirstBank informó que sus sucursales, al igual que Money Express, FirstBank Insurance y los centros hipotecarios FirstMortgage abrirán este miércoles tras constatar que sus operaciones no registraron daños mayores con el sismo de 6.4 grados que estremeció a Puerto Rico en la madrugada de ayer.

De igual forma, Oriental informó que abre sus operaciones este miércoles e instó a que empleados con situaciones particulares a causa de la emergencia lo comuniquen a sus supervisores inmediatos.

“Hemos revisado nuestras instalaciones para conocer en qué estado han quedado luego de los sismos que han afectado a Puerto Rico. Hasta el momento, todas nuestras oficinas centrales y sucursales estarán operando mientras la energía eléctrica lo permita”, indicó por su parte anoche y en declaraciones escritas, el principal oficial ejecutivo de Popular, Ignacio Álvarez. “Estaremos muy pendientes a lo que vaya ocurriendo para salvaguardar la seguridad de nuestros clientes y empleados que es lo principal ahora mismo”.

Santander, por su parte, informó a través de su cuenta de Twitter que tras evaluar sus instalaciones y la red de sucursales también reanudará sus operaciones en horario regular.

Las tres instituciones instaron a sus clientes a utilizar sus servicios de banca en línea y banca telefónica, al igual que sus cajeros automáticos.

Empero, las instituciones bancarias reanudan sus servicios, utilizando en buena parte de sus instalaciones sus propios sistemas de generación eléctrica. Ello, tras la ausencia de servicio por parte de la Autoridad de Energía Eléctrica.

Hace unos dos años, luego de la embestida del huracán María y aunque se tomaron medidas con la Reserva Federal de Nueva York para que no faltara efectivo en la isla, el sistema bancario operó con serias dificultades, una vez se interrumpieron las telecomunicaciones y el servicio eléctrico quedó inoperante por semanas y hasta meses. Particularmente, el sector bancario enfrentó problemas en sus operaciones fuera del área metropolitana, en especial, en la zona geográfica ahora afectada por los sismos esta semana, al punto de que en ciertos municipios, las cooperativas de ahorro y crédito fueron el único lugar de acceso a efectivo para la población.

La situación propició que las instituciones financieras hicieran inversiones millonarias para mejorar sus sistemas de redundancia en telecomunicaciones y en generadores eléctricos al punto de crear inventarios propios de piezas y otros aditamentos al igual que reclutar personal para asegurar el funcionamiento de los generadores eléctricos.