Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Andrea Jung, CEO de Grameen America, aseguró que para el banco es importante la disciplina, pero sobretodo, el sentido de comunidad.
Andrea Jung, CEO de Grameen America, aseguró que para el banco es importante la disciplina, pero sobretodo, el sentido de comunidad. ([email protected])

Andrea Jung, quien fuera la presidenta de la junta de directores y principal oficial ejecutiva (CEO) de la multinacional Avon está de visita nuevamente en Puerto Rico, pero esta vez en su nueva faceta como presidenta y CEO de Grameen America.

Grameen America es una organización sin fines de lucro dedicada a ofrecer micropréstamos a las mujeres de bajos ingresos para que inicien o expandan su propio negocio. Es la entidad hermana de Grameen Bank, institución fundada por el Premio Nobel de la Paz Muhammad Yunus en Bangladesh en la década de 1980. En el 2008 Yunus replicó su concepto en la capital financiera del mundo, Nueva York, en medio de la crisis financiera global, y probó que los pilares en los que se fundamenta Grameen son capaces de transformar la vida de las mujeres en desventaja económica.

En entrevista con El Nuevo Día, Jung—quien es reconocida como una de las ejecutivas más poderosas en el mundo de los negocios y ha formado parte de la junta de directores de compañías como Apple, General Electric y Daimler AG—dijo que ha estado varias veces en la isla, y ahora regresa con la intención de levantar un fondo de $3 millones para apoyar los trabajos de la sucursal de Grameen en Puerto Rico.

Tras más de 12 años como CEO de Avon, la ejecutiva se unió a Grameen America en el 2014. Hoy la entidad microfinanciera tiene 20 sucursales en 14 ciudades de los Estados Unidos—incluyendo Miami y San Juan—y en otoño abrirá la número 21 en Houston, Texas. La sucursal de Puerto Rico abrió en el 2013 y está en Santurce. Hasta la fecha, la institución local ha desembolsado $9.44 millones en micropréstamos a más de 2,800 empresarias de bajos ingresos de la zona metropolitana, incluyendo: La Perla, Barrio Obrero, Barrio Caimito, Lloréns Torres, Campo Alegre, Barrio Palmas, y Cantera.

“El empresarismo es la manera más rápida de levantar la economía y de combatir la pobreza”, dijo Jung, al tiempo que señaló que distinto a la banca tradicional, Grameen le presta dinero a las mujeres que no tienen crédito ni dinero, y no les requiere un plan de negocios. La entidad busca crear en ellas la disciplina del ahorro, todas las semanas tienen que repagar una parte del préstamo y asistir a una reunión de seguimiento con otras empresarias. “La disciplina es importante para Grameen y también para operar un negocio, así como el sentido de comunidad”, sostuvo la presidenta.

El préstamo promedio de Grameen en la isla es de $1,200, hay que repagarlo en 26 semanas, y el 99% de las clientes están en cumplimiento. Con el nuevo fondo que la entidad se propone levantar podrá otorgar 7,700 micro préstamos y ayudar a 2,500 clientes en los próximos cinco años.

“Hay grandes oportunidades para que Grameen crezca en Puerto Rico”, expresó Jung, quien no descarta abrir tres o cuatro sucursales más alrededor de la isla.