La OCIF prohibió a Athena operar sus cajeros automáticos para la compra de bitcoin en Puerto Rico por no tener licencia. En la foto, una de las máquinas de la empresa en una estación de gasolina en Naranjito.
La OCIF prohibió a Athena operar sus cajeros automáticos para la compra de bitcoin en Puerto Rico por no tener licencia. En la foto, una de las máquinas de la empresa en una estación de gasolina en Naranjito. (Captura)

La Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (“OCIF”) emitió una orden de cese y desista contra Athena Bitcoin, Inc. por violaciones la Ley para Regular los Negocios de Servicios Monetarios (Ley 136-2010).

En su determinación, la OCIF reitera denegó un pedido de Athena para obtener una licencia en la isla pues, no sometió la información y los documentos requeridos, entre estos, cumplir con requisitos de capital y activos y no presentar fianza o estados financieros auditados.

La determinación del regulador tiene el efecto de prohibir cualquier operación o transacción efectuada por la firma en Puerto Rico.

A pedidos de El Nuevo Día, la procesadora de transacciones en criptodivisas indicó que “Puerto Rico es un importante negocio para Athena Bitcoin Global”.

“Estamos obligados a proveer el mejor servicio a nuestros clientes mientras estamos comprometidos con el cumplimiento pleno como entidad de negocios. Estamos cooperando con los procedimientos (cuasi administrativos) que todavía están pendientes”, reza la declación de la firma a este diario.

El año pasado, a raíz de la fiebre del bitcoin, un activo o moneda digital, Athena y Bitstop comenzaron a instalar cajeros automáticos (cripto-ATMs) para que personas en Puerto Rico compraran la criptodivisa.

Los registros de la OCIF indican que otras plataformas de intercambio de criptodivisas -Bitstamp USA y PowerCoin (dueña de Bitstop), por ejemplo- tienen licencias para operar en la isla.

Según la página de internet de Athena Bitcoin, la empresa tiene en Puerto Rico unos veinte cajeros para comprar criptodivisas, principalmente en estaciones de gasolina y tiendas de conveniencia en zonas turísticas y en el área metropolitana, pero también tiene cajeros en Ciales, Hatillo, Mayagüez, Naranjito, Ponce y Vega Alta.

Athena Bitcoin opera en unos 25 estados de Estados Unidos y el año pasado, ganó titulares cuando informó que instalaría unas 1,500 cripto-ATMs en El Salvador, país que reconoce el bitcoin como moneda oficial.

Empero, a pesar de ser un negocio de servicios monetarios o MSB, en inglés, Athena no posee licencias estatales en el continente.

Hace unos tres años, el regulador financiero de Nevada también señaló a Athena Bitcoin por no tener licencia para operar en ese estado.

“Sin justificación legal alguna, Athena ha fallado en su obligación de someter la totalidad de la información y/o documentos necesarios para finiquitar el proceso de licenciamiento del negocio de transferencias monetarias”, reza la decisión regulatoria suscrita por la comisionada Natalia Zequeira Díaz.

“Athena ha continuado sus operaciones comerciales en Puerto Rico a sabiendas de que no posee una licencia válidamente expedida por la OCIF, según requerido por ley”, indica el documento.

El 22 de abril de 2021, la OCIF emitió una determinación en la que estableció que los negocios de servicios monetarios están obligados a gestionar licencias con ese regulador para hacer negocios en la isla, lo que incluye los quioscos o Bitcoin Teller Machines (“BTM”, por sus siglas en inglés) o ATMs de monedas virtuales convertibles y/o criptomonedas.

La determinación de la OCIF es cónsona con las guías de la Red para la Detección de Delitos Financieros (FINCen), adscrita al Tesoro de Estados Unidos. La dependencia federal establece que quienes operen estos quioscos de monedas virtuales, deben cumplir con la normativa aplicable a los negocios de servicios monetarios. Los llamados MSB, en inglés, son empresas dedicadas a la transferencia de fondos como Western Union o aquellos dedicados al cambio de cheques o la emisión de giros y cheques de viajero, entre otros. A los ojos de los reguladores financieros federales, los MSB pueden ser un mecanismo fácil para actividades de lavado de dinero.

“La OCIF no va a permitir ni tolerar que ninguna entidad financiera—sea esta un banco, una entidad financiera internacional o un negocio de servicios monetarios—que opere dentro del sistema financiero de Puerto Rico lo haga al margen de la ley e ignore los mandatos claros de los estatutos y reglamentos aplicables”, reiteró Zequeira en una declaración escrita.

Athena, si así lo solicita, tiene derecho a una vista administrativa a celebrarse el próximo 20 de septiembre.

💬Ver comentarios