Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

(GFR Media)
(GFR Media)

OFG Bancorp (NYSE:OFG) completó en la Noche Vieja la compra de los activos de Scotiabank en Puerto Rico e Islas Vírgenes al tiempo que llegó a un acuerdo con el banco canadiense para utilizar algunos de sus sistemas hasta consumar la integración operacional y tecnológica de tales activos.

En un informe al mercado acerca de su tercera adquisición de gran escala en menos de 10 años, la matriz de Oriental Bank indicó que la transacción quintuplicará su negocio de servicios a préstamos hipotecarios y aumentará su base de clientes casi al medio millón.

Al comenzar el 2020, el nuevo Oriental tendrá 2,400 empleados, 55 sucursales, 11 cajeros interactivos, una red de 460 cajeros automáticos y acceso libre de cargos para sus clientes en la red de cajeros Allpoint. En los libros del conglomerado, esos recursos se traducirán en unos $7,200 millones en préstamos y alrededor de $7,900 millones en depósitos.

Por todo ello, según se estimó en junio del año pasado (cuando se informó la transacción) Oriental pagaría unos $560 millones en efectivo.

Sin embargo, al cierre de la transacción, el monto de depósitos en la operación de Islas Vírgenes excedería los activos, lo que habría supuesto una especie de pago a la matriz de Oriental Bank por unos $178.3 millones, considerando lo divulgado en el informe ante la Comisión de Bolsas y Valores (SEC, en inglés).

Asimismo, como parte del proceso de cierre de la transacción, Oriental pagó unos $53.5 millones al banco canadiense por la compra de los activos en Puerto Rico.

Como resultado, Oriental habría pagado en el neto, alrededor de $435 millones en efectivo, por la operación que le ha convertido -por el momento- en el segundo banco comercial de Puerto Rico y que a su vez, le brinda la oportunidad de expandir su presencia física fuera de la isla.

En un parte de prensa separado, Scotiabank confirmó el cierre de la transacción.

“Esta transacción respalda la decisión estratégica de Scotiabank de enfocarse en las operaciones de su red global donde puede lograr una mayor escala y ofrecer el mayor valor a los clientes”, indicó la institución financiera canadiense.

Según el banco que hasta ahora habría operado en Puerto Rico por espacio de un siglo, salir de su cartera en la isla e Islas Vírgenes estadounidenses, “mejorará la calidad del crédito”, pues “reduce” el monto bruto y neto de préstamos improductivos y aumenta su razón de capital básico en aproximadamente cinco puntos base.

Los clientes de Oriental y Scotiabank pueden utilizarse los cajeros automáticos de ambas instituciones sin pagar cargos por servicio, mientras deberá continuar realizando transacciones en sus respectivas sucursales hasta que se complete la integración de sistemas.