Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Al ritmo que avanzan las telecomunicaciones y la competencia local se intensifica -en medio de consolidaciones y tarifas a precio de quemazón-, podría llegarse a la conclusión de que en Puerto Rico todo el mundo tiene un celular.

Más aún si se considera que en un territorio tan pequeño como el nuestro, conviven cinco proveedoras de servicio celular, AT&T, Claro, Sprint, T-Mobile y Open Mobile, que en su afán de aumentar clientela cada día se libra una batalla mediática con ofrecimientos a granel.

Pese a esto, lo cierto es que en Puerto Rico sólo un 69% de la población tiene un celular.

Ese 69% está muy por debajo de los niveles de países desarrollados como Estados Unidos donde la penetración celular supera el 90% o Suecia donde la penetración celular sobrepasa el 100%.

Son los países europeos, especialmente los nórdicos, los que llevan la delantera en esta carrera. Pero incluso en América Latina, hay países como Argentina y Chile cuya penetración en telefonía inalámbrica está por encima del 80%, esto según el informe más reciente (2009) de Unión Internacional de Telecomunicaciones.

En ese sentido y a juicio de los líderes de la industria a nivel local entrevistados por Negocios todavía hay mucho espacio para crecer.

“Una penetración celular tan baja como la que tiene Puerto Rico representa una oportunidad de mercado muy grande para la competencia y los clientes”, sostuvo Enrique Ortiz de Montellanos, presidente de Claro y Puerto Rico Telephone.

Según la Junta Reglamentadora de Telecomunicaciones (JRT) en Puerto Rico, hasta junio de este año, habían sobre 2.7 millones de líneas de celulares activas. Esto es un poco más de la mitad de la cantidad de habitantes totales de la Isla.

A juicio del director de mercado de Open Mobile, Josué González, las comparaciones entre mercados en lo que respecta a penetración no siempre hacen justicia, al menos en el caso de Puerto Rico.

“Hay muchos casos donde la penetración llega a un 100%, pero tiene un promedio de gasto por unidad o (ARPU, por sus siglas en inglés) de entre un $11 o $12, cuando el ARPU en Puerto Rico está sobre los $44 a $45, y en eso hay una gran diferencia”, destacó González, a modo de destacar la rentabilidad del mercado local.

Así las cosas, las ganancias por clientes para las empresas de servicio celular en Puerto Rico es mucho mayor que en una gran mayoría de esos países donde la penetración sobrepasa el 100%.

Sin embargo, debido a las condiciones del mercado, en estos momentos no se espera un crecimiento abrumador en penetración durante los próximos años. Más bien se prevé un crecimiento sostenido y moderado en cuánto a número de clientes de refiere, coincidieron los entrevistados.

Jorge Martel, vicepresidente de mercadeo de T-Mobile, explicó que es muy probable que la industria experimente un crecimiento de penetración de aproximadamente un 2% por trimestre.

Crecimiento colosal en data

Donde sí se denota un crecimiento acelerado es en la utilización de data. Es decir, todo lo que tiene que ver con acceso a internet, y envío de correos a través del móvil.

Cada vez más, los clientes se van sofisticando y exigiendo planes más robustos que les permitan saciar su sed de manejar más información desde su celular.

Patricia Eaves, gerente de Sprint en Puerto Rico, aseguró que la utilización de data desde el celular por parte de los puertorriqueños casi duplica el consumo de los norteamericanos en ese mismo renglón. Mientras el uso de data en Puerto Rico está en los 2.7 mega por segundo, en Estados Unidos ese número se queda en los 1.4 mega.

“Esto demuestra que Puerto Rico nunca le ha tenido miedo a la tecnología, el puertorriqueño se adapta extremadamente rápido a la tecnología y por eso es que tenemos un por ciento tan alto de uso de data”, expresó Eaves.

Para la portavoz de Sprint la tendencia que se está viendo es que el cliente de voz está enfocado en un producto mayormente de prepago, pero el de data se inclina más hacia los contratos.

Según Martel, de TMobile, ese crecimiento por el uso de data que se experimenta a nivel de industria podría manifestarse en números a través de un 10% por trimestre.

“El uso de data ya no es una tendencia reducida a un nicho exclusivo ya sea de clase ejecutiva o de los conocedores de tecnología. Cada vez más estamos viendo cómo la clase media y media baja optan por teléfonos inteligentes con capacidad de data”, sostuvo Martel.

Las redes sociales

El experto opinó que la influencia en el uso de las redes sociales han jugado un papel muy importante en el incremento del uso de data

“Son muchas las personas que están entrando al mundo de la telefonía de data atraídos por el uso de las redes sociales”, dijo.

Ortiz de Montellanos, presidente de Claro, consideró que el aumento de esta tendencia tiene mucho que ver con el esfuerzo que tanto proveedoras de servicio como los manufactureros de equipo celular, están haciendo para llenar las expectativas de los consumidores.

“El consumidor se está transformando. Lo que antes se resolvía con una llamada que se quedaba en saber el estatus de las cosas, ahora es más transaccional. Ahora a través del celular puedes consultar información, acceder a aplicaciones y navegar en las redes sociales y hasta realizar transacciones bancarias. En vez de ir a un banco; tener que buscar parking y esperar en una fila, los usuarios prefieren utilizar su celular”, explicó el presidente de Claro.

El ejecutivo indicó, además, que el hecho de que los “smartphones” o teléfonos inteligentes estén cada vez más accesibles, incluso de forma gratuita al acogerse a un contrato, contribuye grandemente al crecimiento en el uso de datos a través del móvil.

Según González, de Open Mobile, el 35% ó 40% de las compras diarias o “upgrades” de celulares en sus tiendas corresponden a “smartphones”.

En general, los expertos concurrieron que el avance masivo que se preve ocurra con el uso de datos e internet a través del celular traiga como consecuencia un impacto positivo en la pequeña y mediana empresa, al traer mayores eficiencias al negocio.

A través del desarrollo y uso de aplicaciones específicas las empresas e individuos pueden lograr mayor productividad y agilidad en el negocio.

Específicamente, en el área de distribución, banca o seguros, las iniciativas ya florecen para que tanto empleados como clientes puedan acceder a información y servicios desde sus celulares.

Android gana terreno

La plataforma de tecnología abierta desarrollada por Google y conocida como Android, así como el mismo Apple, a través del popular iPhone, han tenido mucho que ver con este progreso.

Ambas tecnologías han permitido que las empresas puedan desarrollar sus propias aplicaciones, y que desarrolladores independientes también puedan hacer lo propio, haciéndolas disponibles a los usuarios en general.

Y es precisamente por ahí que se asoma el futuro de las capacidades móviles que tendrán los usuarios a través de sus celulares.

“No hay duda que la filosofía de plataforma abierta de Google, a través de Android ha permitido que marcas como HTC y Motorola, utilicen estas tecnologías en sus teléfonos”, señaló Martel, de T Mobile, empresa que le ha apostando a la plataforma Android de Google.

El ejecutivo explicó que actualmente la participación de Android ya va por el 25%, posicionándose por el número uno en popularidad, seguido por Blackberry y Apple.

“La expectativa de Google, originalmente, era llegar a esa participación para el 2014”, añadió.

Actualmente T-Mobile cuenta con el porfolio más amplio de teléfonos Android con 10 modelos.

“Ya Android está permitiendo a través de sus aplicaciones realizar facturas y hasta hacer pagos a través del celular”, comentó el portavoz de T-Mobile.

Según Eaves, la gerente de Sprint, esto responde en parte a que los consumidores están buscando aplicaciones que le ayuden en su vida diaria y que se ajusten a sus necesidades específicas.

Mientras, Ortiz de Montellanos explicó que ya existen países donde los usuarios pueden ir a tiendas y pagar con su cuenta de celular, incluso en máquinas expendedoras de artículos o “vending machines”.

A medida los equipos en general, como pueden ser los electrodomésticos, vayan aumentado sus capacidades tecnológicas e integren el uso de tarjetas de memoria o microchip, las personas podrán hacer más con sus celulares, opinó Eaves.

Inyección en infraestructura

Pero para que Puerto Rico llegue a este nivel, las proveedoras de servicio celular a nivel local necesitan continuar invirtiendo agresivamente y ofreciendo productos y servicios accesible a los diferentes públicos.

En este sentido la competencia activa que hay en la Isla entre proveedoras es saludable y beneficiosa para los clientes.

Durante el 2009, la industria de telecomunicaciones en la Isla invirtió sobre $390 millones en infraestructura, según un informes de la industria. En promedio cada proveedora invierte anualmente entre $15 a $10 millones en el mantenimiento de sus redes y servicios.

Sandra Torres, presidenta de la Junta Reglamentadora de Telecomunicaciones (JRT), detalló que esta industria opera en un mercado de cambio constante. Según Torres, esto es importante y beneficioso para Puerto Rico, ya que continuamente los jugadores cambian y para poder innovar se requiere grandes sumas de inversión.

“En este sentido la Junta está siempre vigilante al ofrecimiento de estos servicios para que el consumidor puertorriqueño pueda tener las ventajas en precios de esas competencias que hay de todas esas compañías”, destacó Torrres.

La fusión

La reciente fusión entre AT&T y Centennial, que hizo que esta última desapareciera del mercado, ha avivado nuevamente el ambiente de competencia entre la industria, haciendo que las otras proveedoras traten de seducir a los clientes de Centennial que no quieran estar con AT&T, con tarifas y ofertas extremadamente competitivas.

Sin embargo, a juicio la presidenta de la JRT las proveedoras no podrán mantener tarifas a precio de quemazón por mucho tiempo, ya que a largo plazo esa estrategia podría minar la solidez financiera de la compañías. “Al igual que nosotros velamos por el servicio y beneficios de los consumidores, es nuestra responsabilidad también velar por la salud financiera de las empresas de telecomunicaciones, y estas ofertas desde el punto de vista económico no creo tengan un buen balance”.

Por su parte, Martel, de T Mobile, quien le restó importancia a este tema, aseguró que ya se está comenzando a ver la llegada de clientes de Centennial quienes no han querido hacer la transición obligatoria a AT&T y han optado por buscar otras opciones.

“Yo creo que el “Junte” (como le ha llamado AT&T a la fusión) les va a tomar bastante tiempo porque es muy difícil replicar lo mejor de dos compañías, en un mismo mercado. Por lo general es una compañía externa que absorbe a una local”, sostuvo el ejecutivo, quien recordó que es la primera vez que ocurre una fusión entre dos empresas que ya tenían presencia en el mercado.

“Estoy seguro que cuando empiecen a llegar las facturas nuevas y se acaben los contratos, es ahí que se van a ver los intercambio entre clientes”, añadió Martel.

Eaves, de Sprint, opinó que se trata de una fusión interesante porque son “dos culturas de trabajo bien diferentes las que se están fusionando, por un lado Centennial trabajaba más como una pequeña empresa de forma más ágil, AT&T no”.

Torres reconoció que la fusión traerá tarifas más “costoefectivas” para los consumidores con paquetes más atractivos ya que AT&T procurará mantenerse vigente para todos los clientes que sumó a su matrícula tras la fusión.

“Esta situación a su vez provocará que las compañías restantes que se mantengan en el mercado con un por ciento de participación menor, se vean obligadas a cambiar sus precios para poder competir con ese “monstruo” que surgió tras la fusión entre AT&T y Centennial”, explicó la también licenciada.

Tras la fusión AT&T se posicionó como la proveedora con mayor participación de mercado en Puerto Rico con más de un 40%.

La funcionaria aseguró que los clientes que migraron a AT&T tras la fusión, podrán sentirse tranquilos en el sentido de que se le van a honrar los contratos existentes y, sobre todo, la junta estará muy pendiente a esta situación.

“Independientemente ambas empresas se hayan unido a nivel de negocios, existe una protección al consumidor sobre las garantías que ya se habían otorgado bajo contratos existentes a los consumidores”, añadió.

“La proveedora tiene que honrar y reconocer esos contratos actuales y si hubiese algún tipo de cambio se tiene que hacer con previa consulta y notificación al cliente”, aclaró.

En peligro los empleos

Hasta ahora el único aspecto no tan positivo que podría traer esta unión según Torres, es en la duplicidad de tareas en algunos empleados de AT&T y Centennial. “Es muy probable que se vea reducción de personal pero eso, que yo sepa, hasta el momento no ha sucedido”, expresó la funcionaria.

José Juan Dávila, gerente general de AT&T en Puerto Rico, en repetidas ocasiones ha asegurado que la proveedora no contempla en este momento eliminar puestos de trabajo tras la fusión.

El ejecutivo de AT&T explicó que ahora más que nunca la proveedora continuará haciendo inversiones de capital bien agresivas para garantizar que los clientes tanto de consumo como de empresas tengan lo último en tecnología.

“Vamos a procurar complacer a los consumidores, brindándoles las conveniencias que necesitan para ganar eficiencias y ser mas rentables”, dijo.

En lo que va de año, AT&T ha invertido $30 millones en la actualización de su red 3G con el fin de aumentar la cobertura, rapidez y capacidad de su red, y asegurarse de que tanto sus clientes como los clientes de Centennial estén bien servidos.

Ya para fin de este año la proveedora espera haber culminado la expansión de su red 7.2 HSDPA que provee capacidad para velocidades más cercanas a lo que es 4G.

Las inversiones que está haciendo AT&T en Puerto Rico aseguran el interés que tiene la compañía a nivel global por Puerto Rico.

“Para AT&T Puerto Rico es tan importante como todo, si tú miras el desarrollo de las tecnologías a nivel local demuestran que estamos a la vanguardia de muchos otros mercados, incluso dentro de Estados Unidos”, comentó Dávila.

Y aseguró que de los 27 mercados que tiene AT&T en el continente americano, en nivel de importancia Puerto Rico cae entre los primeros cinco.

En fin, todas las proveedoras admiten que el mercado boricua es de suma importante, precisamente por el potencial de crecimiento y valor económico que representa.

Sin embargo, independientemente de la proveedora que el consumidor escoja, a juicio de la gerente de Sprint, su evaluación primordial debería partir del siguiente razonamiento: “La compra de hoy tiene que estar pensada en la capacidad de lo que quieras hacer en un futuro”.