(semisquare-x3)
(Suministrada)

Banesco USA llegó a un acuerdo definitivo para adquirir los activos de Brickell Bank de manos de la entidad sucesora de la fallida institución portuguesa Banco Espirito Santo Liquidación.

En una declaración escrita, el presidente y director ejecutivo de Banesco USA, Jorge Salas, sostuvo que la adquisición de Brickell Bank servirá para afianzar la huella del banco venezolano en la Florida y ampliar su gama de productos en ese mercado.

"Creemos que Brickell Bank representa un complemento excepcionalmente estratégico en múltiples niveles,” sostuvo en declaraciones escritas Salas. “Geográficamente, representa una entrada a la zona de Brickell que sigue siendo el epicentro de las finanzas aquí y para la región".

Según la institución, el modelo de negocios de Brickell Bank "refuerza" la estrategia de Banesco a nivel continental, pues le permitirá incursionar en hipotecas residenciales y financiamiento comercial.

Banesco no ofreció detalles acerca de la cuantía de la transacción, pero indicó que el pacto depende del aval de los reguladores.

"Estamos entusiasmados con el potencial de ser parte de Banesco USA y lo que significa para nuestros clientes. Los recursos, la escala, la huella geográfica y el conjunto completo de productos y servicios bancarios de Banesco USA resultarán en servicios expandidos para nuestros clientes y tendrán un mayor alcance," indicó por su parte, G. Frederick Reinhardt, presidente y principal oficial ejecutivo de Brickell Bank.

Según medios especializados, antes del acuerdo con Banesco, otra entidad de capital venezolano había pactado para adquirir los activos de Brickell, pero el acuerdo expiró sin consumarse.

La compra de Brickell Bank podría suponer el fin de los escollos para el banco, propiedad del portugués Spirito Santo, que colapsó hace unos cinco años y que entre otras cosas, resultó en acusaciones y señalamientos de blanqueo de capitales. Como parte de ese proceso, los reguladores establecieron que los activos de la institución serían vendidos y debían quedar fuera del control de alguna entidad relacionada a la extinta entidad.

Según Reinhardt, este año, los reguladores habrían acordado levantar las órdenes de consentimiento por lavado de dinero y secretividad bancaria y que se habrían emitido hace unos cuatro años.

En octubre del año pasado, durante su más reciente visita a la isla, El Nuevo Día entrevistó a Juan Carlos Escotet, líder del principal banco venezolano y durante la plática, el banquero reveló que contemplaban acrecer su huella en Estados Unidos. En ese momento, la operación de Banesco en Estados Unidos -a la que se adscribe la operación de Puerto Rico- marcaba la cifra de $1,100 millones. Entonces, Escotet también indicó que examinaban la posibilidad de crecer en Puerto Rico, mediante adquisiciones o de manera orgánica.

Banesco opera en 16 países en el hemisferio Occidental y en España y gestiona sobre $63,000 millones en activos.

Tan pronto los reguladores aprueban el pacto, Brickell Bank llevará la marca Banesco, se informó. En tanto, se indicó que para finiquitar el acuerdo, las firmas Ávila Rodríguez Hernandez Mena & Ferri fungieron como asesores legales de Banesco USA, mientras Shutts & Bowen hizo lo propio para Brickell Bank.


💬Ver 0 comentarios