Un experto explica la diferencia. (comuniQue END)

Tras el anuncio hecho ayer por la gobernadora Wanda Vázquez sobre la posibilidad de que los bancos otorguen moratorias o suspensiones temporeras al pago de préstamos de sus clientes, el corredor de bienes raíces y originador de hipotecas, Alfredo Rivera Pizarro, explicó la diferencia entre una moratoria y una extensión de pago en una deuda financiera.

Rivera Pizarro reconoce que, aunque el asunto es uno prioritario en aras de mitigar la falta de ingresos de muchos puertorriqueños ante el toque de queda y cierre de la actividad comercial en la isla -como medidas para frenar el COVID-19-, es también meritorio que los tenedores de préstamos entiendan las implicaciones de estas medidas.

Es importante que los ciudadanos conozcan la diferencia entre moratoria y extensiones de pago para que no vuelvan a suceder las mismas confusiones que hubo tras el paso de los huracanes Irma y María en el 2017. Esta situación lamentablemente creó la pérdida de sus hogares para miles de familias puertorriqueñas”, indicó.

En esa ocasión, luego de culminado el periodo de gracia, algunos bancos exigieron a sus clientes el pago total de la deuda acumulada durante ese tiempo. La situación imposibilitó que algunas personas pudieran cumplir con el mismo, por lo que terminaron perdiendo sus propiedades. En otras instancias, los bancos acordaron extender el término de los préstamos. De esta manera, el cliente continuó pagando su préstamo igual que antes, pero por un periodo de tiempo más prolongado.

Rivera Pizarro explicó que el recurso de la moratoria implica que el deudor de cualquier producto financiero va a tener un tiempo de gracia sin realizar los pagos de ciertos meses según lo pueda acordar con su banco. Al vencimiento de ese término tendrá que pagar el balance pendiente y continuar con el pago de la deuda.

“Con el recurso de extensión de pago, la cantidad no pagada por el tiempo acordado con el banco será pagada al final del préstamo. Esa deuda puede alargar la vida del préstamo por los meses que estuvo de gracia o se puede pagar una cantidad residual al finalizar el préstamo”, explicó el originador de préstamos.

En sus expresiones ayer, la gobernadora indicó que se trata de una moratoria que deberá ser solicitada por el cliente en un acuerdo con el banco, no es automática. Los bancos por su parte han dicho que trabajarán cada caso individual y los términos de la moratoria se harán acorde con las necesidades del consumidor.

Loimportante en la situación en que vivimos es que los ciudadanos se orienten bien con su acreedor financiero y conozcan bien de antemano el compromiso de mitigación que van a realizar. Esto puede aplicar a préstamos hipotecarios, préstamos personales, de autos, estudiantiles, entre otros productos financieros, especialmente en bancos y cooperativas”, señaló.


💬Ver 0 comentarios