Tanto la banca como las autoridades policíacas han puesto ojo avizor al uso de dispositivos llamados “skimmers”, los cuales copian la información de la banda magnética de una tarjeta y pueden instalarse en cajeros automáticos. (GFR Media)

La banca combina estrategias como tarjetas con chip, alertas móviles, educación al cliente y monitoreo constante para atajar el alza en la clonación de tarjetas de débito y crédito para cometer fraude, afirmó Zoimé Álvarez, vicepresidenta ejecutiva de la Asociación de Bancos.

“Todo el tiempo estamos haciendo cambios para detectar el fraude. Recordemos que al consumidor siempre se le protege y que todos los pagos sin autorización del consumidor representan pérdidas para la banca, no para el cliente”, abundó Álvarez. Por ello, tienen motivación adicional para adelantarse a “nuevas modalidades” que surgen cuando las autoridades desarticulan operaciones y los delincuentes cambian de estrategia.

Con ello coincidió Gloria Martínez, vicepresidenta de manejo de fraude de FirstBank, al señalar que “la clonación de tarjetas es un delito cada día más común y mucho más sofisticado que en los pasados años. Según evoluciona la tecnología, también los timadores buscan formas más fáciles de poder obtener esta información”.

Ante ese reto, Martínez indicó que están emitiendo tarjetas con chip, porque “esta tecnología ofrece mayor seguridad, ya que el chip genera un código de un solo uso que valida la transacción y protege contra el uso no autorizado”. Esto lo combinan con monitoreo constante y proactivo.

Por su parte, Rafael Cruz, jefe de riesgo y cumplimiento de Oriental, indicó que este banco ha hecho inversiones en tecnología como cambiar los cajeros por unos con “luz verde que evita copiar las tarjetas”.

También sustituyeron las tarjetas de crédito para que tengan chip y “con las de débito estamos en el proceso”. A su vez, destacó la aplicación SecurLock, que permite monitoreo en tiempo real de transacciones y recibir alertas.

Entretanto, Banco Popular indica en su blog corporativo que emite una tarjeta con número nuevo “tan pronto nos enteramos de un posible fraude o de un caso de tarjeta con número nuevo”. Este banco mantiene una campaña de anuncios digitales, mediante la cual su boletín sobre clonación de tarjetas aparece al tope de los resultados en Google.

Por el lado educativo, Álvarez mencionó que un componente al que la banca le está dando más peso ha sido a promover que los comerciantes adopten mejores prácticas de prevención. Indicó que en abril comenzaron a exhortar a los comercios a incluir en sus procesos diarios una revisión física de cada equipo de punto de venta, para detectar si algún tercero ha colocado un dispositivo no autorizado: “Hablamos de ese dispositivo de máscara (‘skimmer’), que le ponen a las máquinas donde deslizamos la tarjeta y entramos el número secreto”. Estos dispositivos copian la información de la banda magnéticay también los dígitos de seguridad.

Ojo a ganga de Florida

Aunque la clonación de tarjetas y el robo de identidad son delitos que han existido por años, en abril pasado la División de Robos a Bancos del Negociado de la Policía denunció que integrantes de una ganga del estado de Florida habían extendido sus tentáculos a Puerto Rico, con una modalidad que incluye usar dispositivos que transmiten la información robada de forma inalámbrica a otra computadora. Con eso generan las tarjetas clonadas, que luego se usan para hacer compras y pagar cuentas en ese estado y en Nueva York.

Mientras, medios de prensa en Florida han reportado la existencia de esta ganga en Miami, que ha sobrevivido múltiples arrestos y cuya operación se ha expandido a otros estados donde los residentes están menos pendientes a detectar si los cajeros automáticos o las bombas de gasolina tienen instalados “skimmers”. Estos equipos para cometer fraude pueden instalarse en unos 20 segundos, según ha alertado la Policía del condado de Miami-Dade.


💬Ver 0 comentarios