El Tribunal Supremo adoptó ayer viernes una nueva resolución que permitiría a los notarios intervenir en todo tipo de transacción que les sea requerida, pero la decisión del alto foro judicial está supeditada a la actividad notarial que sea permitida en medio de la emergencia por el coronavirus.

En tanto, organizaciones vinculadas a la banca hipotecaria, comercial y el sector de bienes raíces han escrito a la gobernadora Wanda Vázquez Garced, para que se les autorice a reanude el cierre de hipotecas adoptando algunas medidas de seguridad y distanciamiento para evitar el contagio de COVID-19.

El alto foro instó a quienes ejercen la notaría a que reanuden la práctica -en tanto lo permita el estado de emergencia- empleando las medidas de salud y seguridad recomendadas por las autoridades locales y federales.

De igual forma, la resolución promueve que durante la emergencia, se utilicen mecanismos de comunicación remota, como la videoconferencia, siempre que sea en preparación a la autorización de un instrumento público o declaración jurada.

Desde el pasado 15 de marzo, la actividad notarial -como tantas otras actividades comerciales y económicas- están suspendidas en un intento por frenar la propagación del coronavirus en Puerto Rico. Las restricciones actuales continúan vigentes hasta el próximo 3 de mayo, aunque el secretario de Salud, Lorenzo González Feliciano, ha anticipado que podrían extenderse hasta el mes de junio.

Si bien los notarios pueden suscribir testamentos, poderes y otros instrumentos públicos esenciales, la actividad hipotecaria fue excluida de los servicios financieros disponibles en la emergencia. La decisión del Ejecutivo ha dejado en un limbo a cientos de transacciones hipotecarias, alegan ejecutivos del sector.

La resolución del alto foro surge al tiempo en que el presidente de la Asociación de Banqueros Hipotecarios (MBA, en inglés), Silvio López, y la vicepresidenta ejecutiva de la Asociación de Bancos de Puerto Rico (ABPR), Zoimé Álvarez Rubio, han solicitado a Vázquez Garced que dé su aval a un protocolo de seguridad que permitiría reanudar la actividad hipotecaria en la isla.

“Los cierres hipotecarios son procesos donde no hay aglutinamiento de personas y son realizados de forma individual, estrictamente con los participantes necesarios. Sin duda alguna, la particularidad del proceso permite poder tomar las medidas de aislamiento sugeridas para evitar potenciales contagios”, reza la carta de López y Álvarez.

Según la propuesta, elaborada por la MBA, la ABPR, junto a la Mortgage Loan Officers Association “MLOAN” y la Asociación de Realtors, las instituciones y profesionales vinculados con la actividad de bienes raíces diseñarían planes para asegurar que pueden completarse las transacciones con el menor contacto físico y proteger a los empleados.

La propuesta contempla que la mayor parte de los empleados continúen trabajando en remoto, mientras aquellos que deban presentarse físicamente trabajen en horarios escalonados o días alternos mientras se continúan las prácticas de limpieza e higiene en oficinas fuera de horas laborables.

También se plantea el uso de mascarillas y protectores faciales y el requisito de lavado de manos y no se permitiría la presencia de menores de edad o acompañantes.

La propuesta también contempla que las instituciones adopten planes para asegurar la notificación de personas o familiares con síntomas de la enfermedad para que estos reciban los cuidados requeridos.

De acuerdo con la propuesta, las entidades hipotecarias solo podrían tramitar una transacción a la vez. Los documentos relacionados a la transacción se adelantarán por la vía electrónica para que estos puedan ser discutidos por la vía telefónica o videoconferencia.

Entre otras cosas, dice la propuesta, se instalarán barreras de acrílico en los lugares donde se completaría la transacción y las partes suscribirían la transacción accediendo a las instalaciones por separado e individualmente.

Además, el personal de bienes raíces que actúa como intermediario, dice la propuesta, llegaría a la institución hipotecaria solo para entregar en una bolsa plástica, llaves, “beepers”, tarjetas u otros aditamentos). Los pagos por la transacción solo se efectuarían mediante la vía electrónica a la cuenta bancaria que identifique el corredor de bienes raíces.

La institución tramitaría de antemano los cheques para evitar tiempo de espera, en caso de que no se provea información para hacer el desembolso vía electrónica.

“Solicitamos su consideración al plan sometido y que se permita al sector hipotecario la continuidad de los cierres hipotecarios pendientes, con la integración de las medidas de higiene y seguridad pertinentes”, reza la carta de los ejecutivos el pasado 21 de abril.


💬Ver 0 comentarios