El prototipo de La Guancha, en Ponce,  que captura con gran belleza y realismo los detalles de la estructura icónica.
El prototipo de La Guancha, en Ponce, que captura con gran belleza y realismo los detalles de la estructura icónica. (Suministrada)

Cuando se juntan la pasión, el conocimiento y el deseo no hay límites ni distancias que impidan que los sueños se cumplan. De lo anterior está más que convencido Daniel Rivera Aponte, un joven ponceño de 23 años a quien su fascinación por los bloques de construcción de la compañía Lego System A/S y la nostalgia por estar lejos de casa, le despertaron el interés de diseñar una colección que incluye cinco sitios icónicos de la “Ciudad Señorial”.

Suministrada
(Suministrada)

Diseño & Construcción contactó al estudiante de Diseño de Escenografía y Dirección de Arte, que desde Savannah College of Art and Design en Georgia se conectó vía Zoom para, más allá de dar a conocer su proyecto, manifestar su preocupación por las más de 150 estructuras del municipio sureño que requieren intervención tras los terremotos que iniciaron el 7 de enero de 2020, cuando uno de magnitud 6.4 inició una serie de temblores que afectaron hogares, comercios y edificios históricos de esa zona.

“Yo estaba en Puerto Rico cuando pasó el huracán María, pero no para cuando pasaron los temblores. Todavía estaba en Savannah y me acuerdo del día que ocurrió. Estaba preparándome para ir a clases y terminé no yendo porque me llenó de ansiedad el hecho de que hubo un terremoto y mi familia estaba por allá. Esa fue una de las peores cosas que me ha ocurrido estando por acá, por Savannah. Cuando pasan sucesos como ese, yo me asusto. No solamente por mi familia, sino por todo lo que viene después. Usualmente las cosas no se arreglan, se quedan deterioradas y eso es superlamentable para el pueblo”, expuso Rivera Aponte.

El también músico contó que su encanto por los bloques de construcción Lego viene desde pequeño. De hecho, todavía recuerda un balde enorme que tenían sus hermanos y él repleto de estas piezas, que les permitía echar a volar su imaginación. También era su pasatiempo favorito cuando sus amigos lo visitaban. El cubo lo heredaron sus primos, pero las ideas se quedaron en su mente.

Parque de Bombas en Ponce
Parque de Bombas en Ponce (Suministrada)

Rivera Aponte, quien se considera un “ponceño de corazón”, confesó que antes no valoraba la ciudad de la costa sur de Puerto Rico. Sin embargo, cuando llegó a la universidad y se percató que la gran mayoría de sus compañeros desconocían sobre el municipio autónomo, comprendió su importancia y lo rico que es en cultura e historia.

El tema de la añoranza, ligado a la pandemia del COVID-19, condujeron a este creativo empedernido a sentarse frente a su computadora para diseñar un producto que lo hiciera sentir cerca de su tierra, que le trajera a la memoria las salidas con sus amigos y le recordara el camino a casa. Fue así como surgieron cinco modelos boricuas, ideales para Lego Architecture, la exquisita gama de prototipos de construcción que capturan con gran belleza y realismo los detalles de las estructuras más icónicas de todo el mundo.

“Estando por acá, por Savannah, al principio se me hizo bien difícil adaptarme a estar en un país distinto. Recuerdo esos primeros meses, extrañaba cosas simples como ir a Plaza del Caribe con mis amigos, o salir al cine, o comer helado de King’s Cream con mis panas. Cuando pasó lo del COVID como tal, que estuve un tiempo sin ir a Puerto Rico, pues esas cosas como que me daban más fuerte todavía. El hecho de estar encerrado en un apartamento, cuando yo lo que quería era estar en mi casa. Y el proyecto nace de eso, de la nostalgia de no estar allí y de querer tener un pedazo de ese lugar”, detalló el estudiante a quien le restan dos trimestres para completar su grado.

En esa línea, Rivera Aponte demandó que vivir fuera de la isla también lo ha hecho darse cuenta de que el mercado ofrece muy pocas opciones de productos alusivos a Puerto Rico. Incluso, mencionó que lo más cercano que tiene de la “Isla del Encanto” es una bandera. Lego Architecture, por ejemplo, incluye monumentos como la Torre Eiffel en París y la Estatua de la Libertad de Nueva York.

“Todo eso está bien, pero me gustaría ver algo de mi país, de donde yo vengo porque para mí eso es una de las cosas más importantes”, subrayó el creador de hasta ahora cinco diseños entre los que figuran el Parque de Bombas, las casas de la calle 25 de enero, La Guancha, las letras de Ponce y la Cruz del Vigía.

Por el momento, los prototipos de Rivera Aponte son en formato digital. El próximo paso será someterlos a Lego Ideas porque el joven anhela que se convierta en un producto oficial. Ahora, con esta presencia en los medios, el ponceño planea darle muchísima más atención al proyecto.

“No los hago físicos porque no he contado con el tiempo y, aunque puedo ordenar las piezas, puede ser un poco costoso y quiero sentarme con calma y dedicarle el tiempo que se merece al proyecto”, agregó sobre los diseños.

El trabajo más sencillo, contó fue La Guancha, que le tomó de tres a cuatro horas. Por su parte, el más complicado fue las letras de Ponce por la complejidad de representar las curvas de las letras “P” y “C”. Este modelo le tomó nueve horas en completarse.

Sobre si es posible o no que en un futuro no muy lejano se puedan apreciar los Lego boricuas en el mostrador de alguna tienda, Rivera Aponte informó que “es superposible, es bastante posible. El proceso consiste en someter el concepto de forma digital, como lo tengo hecho ya, y reunir alrededor de 10 mil firmas para que ellos analicen si es viable hacerlo o no”.

A largo plazo, el diseñador pretende expandir la colección con la representación de lugares importantes de otros municipios. Rivera Aponte adelantó que cuenta con más de 15 conceptos en mente de sitios emblemáticos y artistas puertorriqueños.

💬Ver comentarios