Tener un hogar propio se le hace difícil a muchos.
Uno de los temores en el contexto del COVID-19 es que, cuando se agoten las ayudas y persista la tasa alta de desempleo, más inquilinos no puedan pagar sus rentas.

¿Cómo la pandemia afecta a distintos segmentos del mercado de bienes raíces hoy y en el futuro cercano? Esa fue una de las preguntas abordadas por Richard Peiser, profesor de la Escuela Graduada de Diseño de la Universidad de Harvard y quien fungió como orador invitado de la convención número 47 de la Asociación de Constructores (ACPR), que se celebró en formato virtual y culminó esta tarde.

“Uno de los temores es que los inquilinos institucionales y grandes reduzcan sus necesidades de espacio. ¿Van a comenzar a subarrendar espacio? ¿Cuál será el efecto de eso?”, planteó Peiser sobre el mercado de alquiler de espacios de oficina.

No obstante, destacó que el alza en comercio por internet impacta favorablemente las propiedades industriales y los almacenes.

En cuanto a la hotelería, indicó que “no se espera una normalización total hasta 2025”. Entonces, la profundidad y extensión del golpe dependerá enormemente de la localización de la propiedad, las restricciones de viaje a ese destino y la procedencia de sus visitantes.

Mencionó que en el Caribe la contracción del turismo se estima en 25%, pero el impacto no será igual en todas las islas porque dependerá de cuánto representa esta industria en cada economía. Por ejemplo, indicó que en Puerto Rico al turismo se le atribuye cerca del 7% del producto interno bruto, mientras que en otras islas la partida de doble dígito es mucho mayor. Y ello ha hecho que algunos destinos caribeños “no hayan tenido otro remedio que reabrir”, observó.

En contraste, Peiser indicó que la vivienda reporta un vigor que incluso genera guerra de ofertas en algunos mercados, pero que esto convive con el temor real de que cuando las ayudas pandémicas se agoten más inquilinos no puedan costear sus rentas.

La convención también contó con el planificador urbano Jeff Speck, quien profundizó en cómo las ciudades caminables y los vecindarios tradicionales, cuando combinan residencias con espacios de recreo, comercio, aprendizaje y otras actividades, son los modelos a seguir para tener poblaciones más saludables, con menor tasa de obesidad, y para reducir la huella ambiental por el uso excesivo de vehículos para la más mínima gestión cotidiana.

En la sesión del martes, el evento contó con la intervención del exsecretario del Departamento federal de la Vivienda (HUD) y actual candidato a la alcaldía de Nueva York, Shaun Donovan, quien exhortó al gobierno entrante de Puerto Rico a abogar ante el próximo presidente Joe Biden para “encontrar soluciones innovadoras” para la reconstrucción de la isla ya que, a su juicio, la administración del saliente Donald Trump ha usado excusas como los casos de corrupción “para no hacer su trabajo”.

A su vez, Donovan recalcó la importancia de que en esta recuperación se aproveche para corregir problemas de fondo y no esperar a futuros desastres. Ese es el caso de las personas que carecen de títulos de propiedad aunque lleven incluso generaciones en un terreno. Recordó que después del huracán Katrina ese fue uno de los mayores retos en New Orleans, pero consiguieron formas alternas, como declaraciones juradas, para demostrar que los damnificados eran los legítimos ocupantes de propiedades impactadas y así conseguir que cualificaran para ayudas de FEMA. En Puerto Rico, hay un programa dotado con fondos CDBG-DR para corregir casos como estos.

“Creo que hay oportunidad todavía para empujar a que FEMA use su flexibilidad para allegar más ayudas a las personas”, aseguró Donovan.

Como parte de la convención, se celebró la premiación anual de la Asociación, que incluyó los siguientes reconocimientos:

  • Constructor del año: Creative Development
  • Asociado del Año: Kevane Gran Thornton, LLP
  • Miembro profesional del año: Able Insurance
  • Banquero del año: Alexis Aguiar, de FirstBank
  • Funcionario del año: Luis Carlos Fernández, secretario de la Vivienda

Los premios de impacto fueron a:

  • Comunidad residencial en el mercado de alquiler: Plaza Aguila INDESOVI
  • Comunidad asequible para la venta: Terrazas del Monte, de VRM
  • Comunidad residencial a precio de mercado: Rotonda en Downtown Guaynabo, por Brito Develpment Group
  • Comunidad residencial en el segmento de lujo: East Beach @ Dorado Beach Ritz Carlton Reserve Residences
  • Impacto comercial: revitalización del San Patricio Plaza Town Center, de Empresas Caparra
  • Proyecto de impacto social: Banco de Alimentos de Puerto Rico, Desarrollos Metropolitanos, LLC.