Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Fue fundada por los empresarios Nicolás y Anabella Kogan, bajo el asesoramiento de varios apasionados y experimentados educadores. (Luis Alcalá del Olmo)

Hace apenas un mes, abrió un Puerto Rico un nuevo centro de educación preescolar. Se trata de Lovely Little Einsteins Preschool (LLEP), una escuela bilingüe, localizada en la calle Hoare, en Miramar.

Fue fundada por los empresarios  Nicolás y Anabella Kogan, bajo el asesoramiento de varios apasionados y experimentados educadores entre los que se encuentran:  Ari Tester, Roberto Porrata-Doria, Ileana Shub, Lauren Borschow y Silvia López.

“Esta es una escuela secular, está abierta a todo el mundo. Estamos en las instalaciones de Jewish Community Center of Puerto Rico (JCC of Puerto Rico), les alquilamos una parte de la estructura nueva. Quedamos al lado del Conservatorio de Música”, explicó Anabella Kogan, directora del centro que cuenta con guardia de seguridad en la entrada y un amplio estacionamiento.

Por su parte, el empresario argentino Nicolás Kogan, quien lleva más de 10 años radicado en Puerto Rico, indicó que él y su esposa Anabella, quien es escritora, actriz y productora venezolana, decidieron abrir este nuevo centro como una aportación a la educación en la Isla.

“Vivimos en Puerto Rico y sentimos que teníamos una responsabilidad social hacia la Isla. Pensamos que en tiempos de crisis, es importante aportar a la sociedad. Crisis significa momento de cambio”, subrayó Nicolás Kogan.

(Luis Alcalá del Olmo)

Pese a que el  empresario no reveló el monto de la inversión, dejó ver que el proyecto conllevó una inyección de capital de seis dígitos. Kogan subrayó que la nueva escuela es una organización sin fines de lucro, ya que se trata de una aportación que ellos querían  hacer a la educación de Puerto Rico. Con la apertura, han creado casi una decena de nuevos empleos.

Contó Anabella que, previo a su apertura,  en el local había una escuela que iban a cerrar. “Las instalaciones son muy grandes y muy buenas y decidimos que debían abrirse a todo el mundo”, dijo.

El área de salones tiene unos 10,000 pies cuadrados y está toda en aire acondicionado. Además, hay un área de juego bajo techo, de unos 5,000 pies cuadrados y hay otra área de patio rodeada de árboles y mucha vegetación, donde los niños pueden jugar al aire libre, sembrar y disfrutar de la naturaleza.

La escuela recién abrió a mediados de agosto, y ya tiene unos 30 estudiantes matriculados, que van desde los 18 meses hasta los 5 años. Tiene cabida para unos 80 estudiantes.

En LLEP hay una gran diversidad de niños. Hay de Puerto Rico, de los Estados Unidos, Vietnam, Ucrania, Venezuela, Argentina y Colombia, entre otros. “Eso es lo que queremos, esa diversidad de personas. Que nuestros hijos sientan y creen la conciencia de que viven en un mundo global”, apuntó Anabella.

Según la directora, ellos quieren cautivar a los extranjeros que se mudan a San Juan; especialmente a las familias que se han trasladado  a Puerto Rico atraídos por las leyes 20 y 22. “Estas son personas que vienen a Puerto Rico a invertir en el país y que tienen una alta expectativa educativa para sus hijos”, recalcó.

Filosofía educativa.  Señaló Anabella Kogan que lo particular de este centro, aparte del gran espacio físico con el que cuenta, es el programa innovador que allí se ofrece.

(Luis Alcalá del Olmo)

“Este es un lugar creado para dar la oportunidad a los niños de crecer, desarrollando todo su potencial de una manera divertida. Aspiramos a la excelencia académica a través del juego”, subrayó.

Explicó la directora que LLEP tiene un modelo único.

Tomaron lo mejor de diferentes modelos y filosofías educativas, entre estos las de Piaget,  Montessori, Delors, Martin Buber, Reggio Emilia y, especialmente, la del proyecto Zero de Harvard.

Para capacitar y entrenar a todo el personal de LLEP trajeron en verano a Silia López, directora de Babidibu, un preescolar muy exitoso en Bogotá que es parte del proyecto de Harvard.

 “La filosofía se basa en rutinas de pensamiento, que la maestra trabaja con los niños en el aula de clase. Estas dinámicas promueven que el niño se cuestione y cree sus propias ideas y conclusiones. Es desarrollar en ellos el pensamiento crítico”, sostuvo Anabelle Kogan.

La educación de este centro ubicado en Miramar, está basada en tres pilares. El  primero es que todas las actividades están diseñadas para enseñarse a través de herramientas artísticas como teatro, artes plásticas, baile y canto, entre otras.

Otro de los pilares es la exploración de la naturaleza. Las ciencias y la naturaleza se enseñan en exteriores. Entre estas está el trabajar en un huerto casero y realizar experimentos al aire libre.

El tercer pilar es la participación activa en la comunidad, la apreciación de las diferentes culturas y el poder de una fuerte conciencia global.

“Aquí entran actividades relacionadas a cuidar su salón, su escuela y su comunidad y a conocer las culturas y geografías de otros países. Y que aprendan cómo lo que cada uno de ellos aporta a su comunidad, tiene un impacto en el Planeta”, recalcó Anabelle Kogan.

“Aquí los niños sí van a aprender los números y las letras, lo distinto es el cómo lo van a hacer”, recalcó Kogan.

(Luis Alcalá del Olmo)

Horarios y actividades

El centro tiene un horario de 8:00 de la mañana a las 2:00 de la tarde, en donde celebran las actividades regulares educativas. Los temas varían por mes y las clases son en español y en inglés. Los niños se dividen en diferentes grupos, según la edad:

Los Einsteins Descubridores, son los más pequeños y tienen entre  18 meses a 2 años. Los Einsteins Exploradores, son niños de 2 a 3 años  y los Einsteins Creadores, son los más grandecitos, y están entre los 3 a 5 años.

Todos los días, los niños en sus diferentes salones se reúnen en un círculo para compartir experiencias y conversar sobre lo que van a hacer ese día.  Luego, pasan a las actividades académicas, utilizando las Bellas Artes -teatro, arte, música, otras- como herramientas educativas. Tiene su periodo para las ciencias, para ir al patio y ejercitarse.

Las meriendas y el almuerzo están incluidos.  “Tenemos el programa de alimentación Healthy and Yummy Meals, diseñado por una nutricionista. Es balanceado, sabroso y divertido para que los niños se motiven a comer saludablemente”, señaló la directora.

Programa extendido.  También tienen el “After School Adventure”, un servicio de horario extendido hasta las 6:00 de la tarde. En este horario hay más actividades lúdicas. Son  recreativas y de  baile y de canto.

Además, tiene otras clases en las que los padres pueden matricular a sus hijos y que se ofrecen en la misma escuela. Entre estas están  tenis, ballet, fútbol, mandarín, gimnasio, yoga y flamenco, entre otras.

“La ventaja es que los padres no tienen que llevarlos luego a esas clases. En un solo lugar lo tienen todo y saben que van a estar muy bien cuidados y con mucho amor”, manifestó.

Su visión es educar a los niños de hoy de una manera amorosa y creativa para convertirse en los líderes mundiales del mañana, con habilidades excepcionales y fuertes valores.

“De ahí nuestro nombre. Lovely, porque son niños que les damos mucho amor, para que puedan desarrollar al máximo su inteligencia emocional. Y Einstein, porque nos inspiramos en el pensamiento crítico de él, que promovió la observación de la naturaleza, la contemplación y siempre promovió las ciencias con profundo humanismo”, dijo Anabelle.

Organización sin fines de lucro.  LLEP es una organización sin fines de lucro y cuenta con una Junta de Directores, compuesta por personas muy destacadas por su trayectoria educativa. Entre estas se encuentran: Roberto Porrata-Doria, Ari Tester, Ileana Shub, Lauren Borcshow. Como miembros de la Junta también están Nicolás y Anabelle Kogan, quien es la presidenta.  “Como organización sin fines de lucro estamos  otorgando becas totales o parciales a niños, abriéndoles la posibilidad de que tengan una educación de excelencia. Algunos de los padres de estos niños becados les inculcamos que sean parte activa de este nuevo proyecto. Hay una madre va dar clases de canto y hay un padre que va a dar karate”, explicó. 

Anabelle Kogan invitó a aquellos empresarios que quieran donar becas a niños pueden comunicarse a [email protected]


💬Ver 0 comentarios