(semisquare-x3)
A la izquierda, el principal ejecutivo de First Bancrop. Aurelio Alemán, quien estuvo presente durante la presentación del informe de GUIA. Lo acompaña el presidente de GUIA, Ricardo M. García. (Especial GFR Media / Enid M. Salgado )

La industria automotriz en Puerto Rico celebró ayer que la demanda de autos en 2018 fue la más alta en 12 años y la primera en seis años que supera las 100,000 unidades vendidas.

Sin embargo, el Grupo Unido de Importadores de Automóviles (GUIA) proyecta que en 2019 se venderán unas 90,000 unidades, lo que constituirá una baja de 16.6% respecto a las 107,941 que se vendieron en 2018.

La demanda de autos del año pasado constituye un incremento de 28.4% en comparación con las 84,080 unidades vendidas en 2017, informó ayer Ricardo M. García, presidente de GUIA, durante un evento en Isla Verde, en Carolina. También representa un alza de 25.4% respecto a 2016, cuando la demanda llegó a las 86,053 unidades.

La cifra de 2018 marca la primera vez que se supera el récord de 100,000 unidades vendidas desde 2013, año en que la demanda ascendió a 100,559 vehículos. También es la más alta desde 2007, cuando se vendieron 102,580 autos en Puerto Rico, resaltó García.

El presidente de GUIA apuntó a que el efecto del paso del huracán María en 2017 está entre las causas para ese buen desempeño de la industria automotriz el año pasado. “Una de las razones principales es que las aseguradoras comenzaron a pagar los daños que tuvieron los vehículos durante el huracán. Sobre 10,000 unidades, mucho más que eso, se habían afectado y las aseguradoras pagaron, se recibió ese dinero y por eso es el crecimiento de la industria”, explicó García.

“Otra de las razones es el dinero del gobierno federal que llegó en 2018 para poder sostener la infraestructura de Puerto Rico en cuanto a la reconstrucción”, planteó. “Es interesante notar que luego del huracán muchas compañías empezaron a alquilar vehículos, pickups y SUV para (trabajar en) la recuperación del país”.

Cambios en el consumo

En cuanto a las tendencias de consumo de autos, el presidente de GUIA -entidad cuyos miembros representan 23 marcas de vehículos de motor en la isla- apuntó a que las personas están comprando más SUV (vehículos utilitarios deportivos) y menos sedanes.

En 2016, un 51.8% de los autos vendidos ese año fueron sedanes, cifra que bajó a 47.5% en 2017 y a 41.7% en 2018. Durante ese mismo periodo, la porción de vehículos vendidos que fueron sedanes pasó de 37.6% en 2016 a 39.8% en 2017 y ascendió a 43.7% en 2018. En el caso de los vehículos comerciales, segmento que incluye a las pickups, mini vanes y vanes, esas cifras fueron de 10.6% en 2016, 12.7% en 2017 y 14.6% en 2018.

Al comparar las cifras del año pasado con 2017, la participación de los sedanes en el mercado de autos nuevos bajó 12.2%, mientras que la de SUV aumentó 9.8% y la de vehículos comerciales subió 15%. “Eso nos dice también que hay un impacto en la reconstrucción del país y se están vendiendo muchas más pickups de las que se vendían antes”, abundó García.

Aunque las secuelas del huracán tuvieronalgo que ver, añadió que hay otras razones que han influido en las preferencias de los consumidores locales. “Si sumamos lo que son las SUV y pickups, estamos en alrededor de un 60% del mercado, cuando hace dos años no llegábamos ni al 50%. O sea, que es una tendencia clara del consumidor a cambiar de los sedanes a las SUV, muy similar a lo que está pasando en Estados Unidos”.

“Es un resultado de que el petróleo está más económico y también (cambian) a vehículos más eficientes en (consumo de) gasolina”, dijo.

Informó que de las unidades vendidas el año pasado, un 88.2% fueron para el mercado al detal, mientras que 11.8% fueron para flotas, mayormente para suplir al mercado de alquiler de vehículos.

A la baja para 2019

Durante el evento de ayer, el economista Gustavo Vélez, presentó un estudio realizado por su firma Inteligencia Económica para GUIA en que proyecta que en 2019 se venderán 90,000 unidades, un 16.6% menos que en 2018.

Según Vélez, esto se debe a que, con los fondos federales que se supone sean enviados a la isla para labores de recuperación y reconstrucción post-María, se estima que el Producto Nacional Bruto crezca un 18% entre 2019 y 2023, según estimados de la Junta de Supervisión Fiscal. Pero, ese dinero no está llegando a Puerto Rico tal y como se había planteado que llegaría.

“Si el dinero no entra, habría un nuevo escenario en el que podríamos estar operando si en efecto no entra la cantidad de dinero que se nos prometió que iba a llegar. Eso conllevaría que los crecimientos que esperábamos no van a ocurrir”, planteó el economista.


💬Ver 0 comentarios