Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (semisquare-x3)
Freddie Hernández, presidente del comité de la Radiografía del Consumidor 2018. (Vanessa Serra Díaz)

Siete de cada 10 consumidores le dieron una nota de ‘F’ a la industria de alimentos al evaluar su desempeño durante la emergencia del huracán María.

Así salió a relucir durante la presentación del más reciente estudio de Radiografía del Consumidor, dada a conocer hoy en el inicio de la convención anual de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA).

“Los supermercados que visitaba, yo sentí que me fallaban”, expresó uno de los consumidores que participó en los grupos focales que organizaron los investigadores del estudio para conocer el sentir de los clientes con relación a la industria.

Freddie Hernández, presidente del Comité de Radiografía del Consumidor 2018, reconoció que los consumidores están descontentos con los supermercados. “Es un dato real, no podemos tapar el cielo con la mano”, manifestó, pero indicó que en muchas ocasiones, el consumidor desconoce cómo opera la cadena de suministros, y que la falta de productos en gondola no es culpa únicamente del supermercado.

Por su parte, Luis Defendini, director de Ventas de Vaquería Tres Monjitas, explicó que la razón principal para el disgusto de los clientes son los faltantes en el supermercado, cifra que llegó a 47% en el mes de octubre pasado y aún hoy el 20%. “Veían que había gondolas vacías y lo atribuyeron a la industria. Si yo hubiera participado en la encuesta, hubiera dicho lo mismo”, expresó Defendini.

Los representantes del sector de alimentos dijeron que esa nota de ‘F’ les sirve para evaluar qué áreas deben corregir y cómo pueden ofrecer un mejor servicio.

De otro lado, los resultados de Radiografía mostraron que el consumidor ha cambiado sus hábitos.

“Radiografía nos muestra este año a un consumidor que ha cambiado sus prioridades y frecuencia de compra. Ha aumentado sus visitas a canales alternos al supermercado, ha cambiado los factores que lo motiva a elegir un establecimiento y que está mejor preparado ante una nueva temporada de huracanes”, señaló Manuel Reyes Alfonso, vicepresidente ejecutivo de MIDA.

Según se desprende del estudio, durante la emergencia el consumidor incrementó significativamente la frecuencia de sus visitas a todos los canales para adquirir alimentos. Específicamente, el consumidor afirmó visitar el supermercado un promedio de 11 veces al mes, seguido de 6.5 veces a las panaderías, 4.4 veces a las estaciones de gasolina y 2.2 veces a la farmacia.  En el caso de los supermercados esto es más del doble de lo normal, y se debió a diversos factores como la falta de energía para poder almacenar productos refrigerados y por la falta de mercancía en los establecimientos.

Luego de la emergencia, el consumidor parece haber sostenido algunos de esos nuevos hábitos.  Comparado con años anteriores, se observa un incremento considerable en la frecuencia de visitas a establecimientos alternos al supermercado para la compra de alimentos, como lo son las farmacias y las estaciones de gasolina.

Y es que las estaciones de gasolina se convirtieron en un lugar primordial para cubrir las necesidades principales de combustible que entonces se complementó con alimentos durante la emergencia.

“Visitar las gasolineras se convirtió en una necesidad. La falta de electricidad obligó a la mayoría de los puertorriqueños a depender totalmente de generadores eléctricos, ya sea de gasolina o diésel como fuente de energía” afirmó el presidente del Comité de Radiografía del Consumidor. Agregó que luego del huracán María, se duplicó de un 21% a un 41% la cantidad de consumidores con generadores eléctricos en sus hogares, según el estudio.


💬Ver 0 comentarios