(semisquare-x3)
Noah Assad participó ayer del Puerto Rico Ad Conference. A la derecha, Rafael Lama, subdirector de El Nuevo Día y moderador del panel “Music and Entertainment Strategies”. (Juan Luis Martínez)

Cuando se trata de los segmentos de mercadeo y publicidad, resulta ventajoso conocer las vivencias de alguien quien, luego de poner su oído en tierra y aprender en la “universidad de la calle”, ha alcanzado el éxito a la vanguardia de la industria musical.

Tal es el caso del emprendedor Noah Assad, quien a sus 28 años es el cofundador y principal ejecutivo de Rimas Music Entertainment, una compañía de estrategia digital que ha servido como plataforma de lanzamiento para algunos de los exponentes de música urbana más destacados del momento, entre ellos el cantante de trap conocido como Bad Bunny.

Ayer, durante la primera edición del Puerto Rico Ad Conference, organizada por la Asociación de Agencias Publicitarias y celebrada en el Centro de Convenciones de Puerto Rico, Assad contó su experiencia dentro de la industria musical, primero como productor de eventos en vivo cuando era un adolescente, hasta el momento, donde se vio en una encrucijada profesional que coincidió con un periodo de transformación significativo en la industria discográfica.

El año era 2008, y la crisis económica que se suscitó tanto en Puerto Rico como en los Estados Unidos afectó el mercado de eventos en vivo, al punto de que Assad terminó con una deuda de $35,000 con tan solo 18 años.

Eventualmente, el empresario le saldó a sus deudores, y su trayectoria lo llevó a Colombia, donde cultivó contactos y contrató artistas urbanos de Puerto Rico para espectáculos en el país sudamericano. “Viví un año allí, en pleno apogeo de reguetón reviviendo”, contó Assad durante el encuentro moderado por Rafael Lama Bonilla, subdirector de El Nuevo Día.

Una vez regresó a Puerto Rico, comenzó a tomar la guagua pública y a caminar desde su hogar hasta un estudio de música donde trabajaba. Durante ese periodo, el empresario se percató de que la industria de la música estaba prácticamente quebrada.

“No entendí cómo es posible que la música era un bien que todo el mundo consumía, pero no se hacía dinero”, relató. “En ese momento todas las disqueras grandes se alejaron del reguetón, porque ya no se vendían discos, lo único que vendía era pop, balada. Yo estaba bien involucrado en lo que era la esencia de esa nueva etapa, cuando se regalaba la música para que te contrataran para tú hacer tus espectáculos en vivo”.

Al tiempo, Assad se convirtió en el manejador de un equipo de productores —cuyos nombres no reveló— quienes, a pesar de ser entre los más destacados en el género, solamente cobraban una vez cada tres meses, por concepto de derechos de autor.

Irónicamente, el advenimiento de plataformas digitales que habían desarticulado la venta de discos en años anteriores ahora prometía un nuevo modelo de negocios. “En la era digital, fuimos evolucionando y nos dimos cuenta de que todo es posible”, aseveró Assad.

La oportunidad surgió a través de un contacto de Google, a quien Assad le contó sobre su visión de capitalizar en la rica cultura de música urbana en la isla. “Puerto Rico es la meca, el caldero verdadero de lo que es la música urbana”, indicó el empresario. “Muchos artistas grandes hoy se inspiraron de Daddy Yankee, Wisín y Yandel y otros artistas de aquí. Mi propuesta era: ¿cómo era posible que no haya una plataforma representando a Puerto Rico?”

Como resultado, Assad obtuvo una plataforma de monetización que empleó con éxito en YouTube, la popular página de vídeos en línea. Al mismo tiempo, una nueva cepa de artistas urbanos se empezaron a dar a conocer en medios digitales independientes tales como Soundcloud. “En ese momento, los artistas independientes tenían el 85% del ‘market share’ en Puerto Rico. Hoy en día es diferente porque las disqueras volvieron”, contó.

Al presente, su compañía, que emplea a 18 personas, cuenta con más de 100 canales en YouTube, sumando unos dos billones de visualizaciones mensualmente. Además, cuenta con estudios de grabación en Medellín y Miami, así como presencia en Argentina y México. En Puerto Rico, tienen tres estudios, y próximamente construirá el cuarto en Mayagüez.


💬Ver 0 comentarios