Aquí te damos siete datos de uno de los artículos más vendidos en la Venta del Madrugador.

Son el aparato del momento. Ante las considerables rebajas de precio en algunos establecimientos y la popularidad que han alcanzado en los últimos años, cientos de consumidores acudieron a las Ventas del Madrugador en busca de las freidoras de aire.

¿Son realmente tan beneficiosos como algunos piensan?

Uno de los principales beneficios que se les adjudica a estos electrodomésticos es una reducción considerable en el consumo de grasa, al comparar los alimentos que se preparan en el “air fryer” con los que se fríen en aceite, mediante el método tradicional.

De acuerdo con la nutricionista Charmaine Alfonso Méndez y la chef Rosa M. García, de Criolite, al dejar de sumergir los alimentos en aceite, la grasa de los alimentos preparados en estas freidoras se reduce considerablemente, en algunos casos, hasta en un 80%.

“El valor nutricional del alimento preparado en un ‘air fryer’ per se no se ve afectado, sin embargo, los alimentos quedan casi iguales que cuando se fríen de la manera tradicional”, explicó la doctora Alfonso Méndez.

Según indicaron en entrevistas por separado, la tecnología de la freidora de aire -que, lejos de freír, lo que utiliza es aire extremadamente caliente distribuido por abanicos- aprovecha las mismas grasas naturales de los alimentos para crear el efecto crujiente, que da la sensación de que está frito.

“En realidad, la máquina no fríe. En realidad, cocina con aire caliente, lo que hace que los alimentos aprovechen sus propios líquidos en la cocción. La proteína o el vegetal crea una cubierta crujiente, producto del contacto con el calor, y por dentro sigue estando jugoso. Por eso, pareciera que el resultado final es una fritura, pues mantiene lo crujiente y el color, pero, lógicamente, con mucho menos grasa y menos calorías añadidas”, añadió la nutricionista.

En caso de necesitar aceite adicional, la chef García, quien utiliza una freidora de aire en su cocina personal, recomendó usarlos en forma de “spray”. “El ideal es el de la semilla de uva porque no le cambia el sabor”, comentó. Aunque no lo ha intentado, García dijo que sabe de personas que preparan postres como bizcochos y galletas. No obstante, opinó que cada cocinero tiene sus trucos al usar el electrodoméstico, dependiendo del modelo y el tipo de comida que se prepare.

Lo importante para la nutricionista Alfonso Méndez es que no se cree una falsa sensación de que los alimentos preparados en estos aparatos son saludables. “Es importante enfatizar que, aunque freír con aire es más saludable que freír de forma tradicional, la realidad es que este tipo de alimentos siguen siendo comida frita, y nunca podrían considerarse como una opción alimentaria saludable. Freír con aire disminuye la cantidad de calorías y grasa, pero en términos de salud, lo que realmente importa no es solo reducir calorías y grasa, sino asegurarse de que las calorías y la grasa que consumen sean saludables”, destacó.

La doctora apuntó que cocinar a temperaturas muy altas, como las que usan las freidoras de aire (entre los 300 y 400 grados Farenheit), se produce en algunos alimentos un compuesto químico llamado acrilamida, que es considerado carcinógeno. Este compuesto, que suele producirse en alimentos de origen vegetal, también aparece en alimentos horneados.

“Utilizar una freidora de aire de manera regular podría dar una falsa sensación de estar consumiendo alimentos saludables, por lo que sería algo imprudente utilizarlo con frecuencia”, aclaró.

Para minimizar su producción en el proceso de cocción, la Administración federal de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) recomienda cocinar los alimentos hasta que adquieran un color dorado, evitando que se tuesten demasiado y no colocarlos en la nevera y recalentarlos.


💬Ver 0 comentarios