El secretario del Departamento de Asuntos del Consumidor, Edan Rivera Rodríguez, sostuvo que las quejas más comunes que recibe su agencia, por parte de los consumidores, son en relación a las políticas de devolución de muebles, electrodomésticos y enseres para el hogar. (Suministrada)

Ante las múltiples quejas de los consumidores, el Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO) visitó a 111 establecimientos dedicados a la venta de muebles, electrodomésticos y enseres, para revisar si cumplen con la obligación de informar al consumidor todo lo relevante a su política de devolución.

“En lo que va de este mes han sido reiteradas las confidencias y reclamos de los consumidores por incumplimiento con normas básicas sobre política de devolución”, indicó el secretario Edan Rivera Rodríguez, al explicar el objetivo del operativo.

Rivera Rodríguez dijo que las quejas más comunes en cuanto a la política de devolución son en relación a muebles, electrodomésticos y enseres para el hogar.

Muchos consumidores se han quejado de que, no es hasta cuando intentan devolver un producto, que se enteran que el comercio no acepta cambios o devoluciones. También nos han alertado en cuanto a que algunos establecimientos imponen criterios para la devolución que resultan onerosos o inaceptables, como por ejemplo, descontar una suma del monto pagado aun cuando el producto adquirido no cumple con el fin para el cual se le adquirió. Por eso tuvimos que salir a la calle, a cerciorarnos de lo que estaba pasando”.

Producto de dicho operativo, llevado a cabo ayer miércoles, el DACO emitió 30 avisos de infracción. De esos, 22 fueron por no tener un letrero que aclare la política de devolución, o incumplir con los requisitos de visibilidad de dicha información. Los avisos restantes fueron por incumplimiento con disposiciones en torno a alternativas de pago.

“El operativo se trabajó con un enfoque mayormente de orientación; y, cuando las infracciones fueron leves, se dio al comercio la oportunidad de corregir el error. Nuestros inspectores se tomaron el tiempo de asesorar sobre las faltas detectadas, a fin de que corrigieran inmediatamente los incumplimientos. En definitiva, eso es lo que nos permite proteger a los consumidores y asegurarnos de que éstos puedan tomar decisiones de compra debidamente informadas”, enfatizó Rivera Rodríguez.

El Secretario aclaró que, aun cuando los comercios no están obligados a regirse por una política de devolución en particular, la reglamentación del DACO establece que un comerciante no podrá negarse a devolver el precio pagado por el consumidor cuando el bien vendido adolezca de algún defecto, no cumpla con las representaciones que fueron divulgadas y que motivaron a adquirir la mercancía; o si el producto no sirve para el propósito para el cual fue adquirido.

“Los comercios tienen la libertad de establecer su propia política de devolución. No obstante, están obligados a informar, en forma clara y adecuada, cuál es esa política. Esta información debe divulgarse mediante un letrero que se exhiba en un lugar visible, y que el consumidor pueda tener acceso a la misma antes de realizar la compra”, manifestó Rivera Rodríguez.

💬Ver comentarios