Un 33% de quienes respondieron a la Radiografía del Consumidor 2020 dijo que es el esposo el que hace la compra del hogar ahora en tiempos de pandemia. Otros, dijeron que le hacen la compra a sus padres, o suegros, para evitar exponerlos a contagios. (ELNUEVODIA.COM)

Durante esta pandemia del COVID-19 muchos comportamientos habituales han dejado de serlo, como es el caso de que ahora hay más varones yendo al supermercado a hacer la compra para el hogar, mientras antes, generalmente, eran las féminas las que se encargaban de esa tarea.

Ese es uno de los datos que arrojó la primera parte del estudio de Radiografía del Consumidor 2020, presentado ayer por la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA), en la que se dio a conocer cuál es el perfil del comprador en el año 2020 y cómo ha cambiado con la pandemia.

Esta vez Radiografía no hizo entrevistas presenciales en los hogares, sino que las realizó en línea (75%) y por teléfono (25%) a unas 1,360 personas entre el 24 de junio y el 21 de agosto.

Un 33% respondió que es el esposo el que hace la compra en el hogar ahora. En el 31% de los hogares es la esposa quien va y hay 16% que envía a los hijos mayores. El 51% de los encuestados dijo que también está haciéndole la compra a los padres y a los suegros para no exponerlos al virus.

Otro dato interesante que sorprendió a los socios de MIDA es que la mayoría de los encuestados (41%) indicó que el ingreso principal en el hogar lo aporta el padre de familia. En el 36% de los casos la madre de familia aporta también al ingreso familiar.

Pese a que para los meses de marzo y abril -al comienzo del cierre económico por pandemia-, hubo mucha gente que se quedó sin trabajo, en meses recientes parece que un buen número lo recuperó, pues el 56% de los encuestados respondió que trabaja. El 29% lo hace en la empresa privada, el 18% en el gobierno, y un 9% tiene su propio negocio o es autoempleado.

Del restante 44%, un 16% está desempleado, 12% son jubilados, 10% son amas de casa, 5% estudiantes y 1% dijo que alquila propiedades.

Esta vez Radiografía comparó el perfil del beneficiario del Programa de Asistencia Nutricional (PAN) con el que comprador que no tiene ese beneficio y encontró que el 50% de los beneficiarios del PAN está entre las edades de 25 y 44 años.

Sin embargo, los encuestados con 65 años o más representan solo el 3% de los beneficiarios; y los que no tienen la tarjeta, pero sí esa misma edad suman 8%. En cuanto al género en ambos grupos el 53% o más son féminas. En lo que sí varían es en el nivel socioeconómico, pues el 95% de los recipientes del PAN tienen ingresos inferiores a los $40,000 anuales, y de esos más de la mitad vive con $14,000 o menos al año.

No obstante, hay un 11% de los encuestados cuyos ingresos también son de $14,000 o menos, que no tienen la tarjeta del PAN. Y otro 64% dijo que vive con entre $15,000 y $40,000 al año, y tampoco recibe dicho beneficio.

Categorías que ganaron y perdieron

Las baterías resultó ser la categoría de producto que más creció desde marzo hasta agosto, con 95.6%, seguido por el cognac y el brandy con 87.9% y los desodorantes en aerosol con 75.8%. Esto entre los productos que mueven $1 millón o menos en ventas anuales.

Las categorías que más cayeron en ventas en ese mismo period fueron las toallitas húmedas (48.6%) y limpiadores para el baño (48.5%).

En las categorías de $10 millones o más la que más creció fue cosméticos con 43% y las que más perdió fue la de remedios para el catarro con 40.2%

El canal de compras preferido para hacer la compra de alimentos y de otros artículos como detergentes y productos de higiene fue el supermercado, tanto en los primeros meses de la pandemia (marzo), como tan reciente como agosto. De hecho, el supermercado y las tiendas de conveniencia en las gasolineras fueron los únicos dos canales que aumentaron participación de marzo a agosto; mientras farmacias, clubes de membresía y tiendas de descuento disminuyeron.