La secretaria interina del DACO, Carmen Salgado, aseguró que todavía no han visto alzas en el precio que cobran los mayoristas de gasolina locales. (Teresa Canino )

La reducción en la oferta mundial de petróleo que provocó el ataque contra varias instalaciones en Arabia Saudita el pasado fin de semana generó de inmediato un aumento en el precio del crudo, que no necesariamente se reproducirá en alzas sostenidas en la gasolina y en otros derivados localmente.

El presidente de la Asociación de Detallistas de Gasolina, Luis Sepúlveda, adelantó a El Nuevo Día que en lo que respecta al precio de ese combustible, “el impacto en Puerto Rico no debería ser marcado por la sencilla razón de que los precios estaban bajos y no llegaron a bajar a los niveles que debieron bajar”.

En términos similares se expresó el economista José Alameda, quien sostuvo que no espera que “por ahora” pase gran cosa con los precios locales de la gasolina y otros derivados.

Recordó que al presente los mayores productores de petróleo son Arabia, Rusia y Estados Unidos, e indicó que Rusia ya adelantó que aumentará su producción y en Estados Unidos el presidente Donald Trump autorizó utilizar la reserva de petróleo en la nación para suplir al mercado en el caso de una escasez.

También dijo que los restantes países miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) podrían levantar sus topes de producción si la recuperación de las instalaciones averiadas se extendiera. Además de Arabia, otros 13 países son miembros de la OPEP.

Saudi Aramco, la empresa propiedad del gobierno saudí, informó ayer que suspendió la producción de 5.7 millones de barriles de crudo, lo que equivale a cerca del 60% de su producción, pero apenas un 6% de la producción mundial.

El precio del petróleo ayer sufrió un aumento de un 10%, luego de alzas más pronunciadas en el fin de semana. Las proyecciones en Estados Unidos, de extenderse por mucho tiempo la reducción en oferta por el cierre temporero de estas instalaciones, es que la gasolina podría aumentar unos 10 centavos por galón.

Ayer mismo se esperaban, sin embargo, noticias desde Arabia sobre la magnitud del daño y el tiempo que tomará la reparación.

Esta incertidumbre es lo que, a juicio del presidente de los detallistas, hace difícil predecir lo que pasará con el precio de la gasolina. “Tenemos que hablar de los abastos, si se reducen y si hay reemplazo. No podemos predecir porque hay fuentes que podrían aumentar nuevamente los niveles, lo que podría neutralizar la producción del crudo y dar estabilidad a los precios”, dijo Sepúlveda.

Por su parte, Alameda no descartó un alza momentánea ya que los precios de la gasolina están integrados a los mercados internacionales, pero afirmó que cree que se puede disipar cuando aumente la oferta. “El mercado va a reaccionar. Cualquier alza será temporera y mínima y no creo que los precios vayan a afectarse porque habrá sustitución de la oferta”.

La secretaria interina del Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO), Carmen Salgado, informó que, tras los sucesos del fin de semana, solicitó a los mayoristas de gasolina información sobre los precios al que venderían el combustible ayer y comprobaron que todavía no hubo alzas.

“Aun cuando vimos en el mercado de referencia el domingo un aumento de $7 el barril, que representaría 4.8 centavos el litro, pudimos comprobar que los precios de los mayoristas no tuvieron mucha diferencia a lo que nos dieron el viernes”, dijo.

Afirmó que a través de la división de estudios económicos y en comunicación con los mayoristas, mantendrán un monitoreo de precios. Tampoco descartó que las medidas que anunció EE.UU. para utilizar sus reservas puedan controlar los precios. “Estamos bien alertas. Vamos a monitorear los precios bien de cerca”, dijo.


💬Ver 0 comentarios