Manuel Laboy reconoció que el renglón comercial más afectado al momento es el sector de ventas al detal, compuesto por más de 9,500 negocios.

El secretario de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), Manuel Laboy, señaló que sigue de cerca el comportamiento de diversos sectores económicos al tiempo que no descartó que las medidas tomadas hace una semana para hacer frente a la pandemia del COVID-19 se extiendan más allá del 30 de marzo.

“Esta es una realidad sin precedentes”, dijo Laboy al señalar que el DDEC mantiene comunicación con diversos sectores para asegurar que la orden de cierre total se implemente adecuadamente, pero también reconociendo su impacto en la actividad económica.

“Hay que estar preparados para la posibilidad de que eso (el cierre y el toque de queda) se tenga que extender”, prosiguió Laboy. “No sabemos si será 15 días o 30 días más”.

Según Laboy, en Estados Unidos ya se habla de que el manejo de la pandemia podría extender hasta los meses de mayo a junio próximo, por lo que eso “complica estimar el impacto” en la actividad económica y a su vez, ello requiere tomar medidas de contrapeso ante la eventualidad de que pueda extenderse la situación.

“Va a ser un impacto grande. En el caso de Puerto Rico, me atrevo a decirte que va a ser en los miles de millones de dólares. Todo va a depender de dos cosas: el toque de queda y el ‘lockdown’ de los comercios”, dijo Laboy al señalar que su agencia trabaja junto a La Fortaleza en un plan de estímulo para hacer contrapeso al evento que ha trastocado todo el mundo.

Laboy no ofreció detalles específicos, pero indicó que las conversaciones con los distintos sectores ayudarán afinar las iniciativas en ciernes.

Dijo, sin embargo, que Puerto Rico necesita tomar ciertas decisiones estratégicas, pues los negocios y la gente apenas se recuperan del impacto de los huracanes Irma y María en 2017 y el gobierno entra en la emergencia del coronavirus al tiempo que sigue lidiando con la emergencia que provocaron los terremotos en el sur de la isla en enero pasado.

“Vamos a utilizar el pote (de dinero) que se estaba guardando. Vamos a hacer un fondo de emergencia y pensamos inyectar la economía parte de ese de dinero. Tenemos que suplementar lo que venga desde Estados Unidos y el equipo está trabajando”, dijo Laboy haciendo referencia al paquete de estímulo fiscal que el gobierno federal debe implementarse próximamente.

El pasado 13 de marzo, justo antes de que Vázquez Garced ordenara el cierre de negocios y el toque de queda por el coronavirus, la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) autorizó al gobierno para que utilice los $160 millones disponibles en la Reserva de Emergencia para combatir la crisis de salud, mientras hasta principios de año, el Departamento de Hacienda iba encaminado a superar sus estimados de ingresos en relación al presupuesto en cerca de $500 millones.

El plan federal contempla inyectar alrededor de $1 trillón a la economía al tiempo que el gobierno federal ha suspendido el pago de préstamos estudiantiles y ha autorizado un programa de préstamos a de $50,000 millones a través de la Administración de Pequeños Negocios (SBA, en inglés). También se otorgaría recursos para compensar a los patronos que continúen pagando la nómina de sus empleados.

Según el plan, Puerto Rico también vería un aumento de unos $183 millones en la asignación de Medicaid, luego de que se aumentara el porcentaje del programa de asistencia médica (FMAP, en inglés) a 83%.

Además, El Nuevo Día reseñó que el plan que elaboran los republicanos en el Senado federal podría otorgar un alivio directo a individuos, lo que podría suponer alrededor de $1,200 para hogares con ingresos menores de $75,000. El alivio aumentaría a $2,400 por hogar si se trata de parejas casadas y otros $500 por cada niño.

Golpe a 43,000 establecimientos

Mañana se cumplirá una semana desde que la gobernadora Wanda Vázquez Garced emitió la orden ejecutiva 2020-23 para ordenar el cierre de todo negocio y toda actividad empresarial que no sea esencial al igual que un toque de queda para toda la población.

Ambas medidas de aislamiento social buscan frenar la propagación del coronavirus, que ya representa uno 14 casos confirmados en la isla y sobre 280,000 alrededor del mundo.

Según Laboy, desde el día uno, ha habido consenso en el sector empresarial de Puerto Rico en que controlar el coronavirus es prioridad y diversos ejecutivos y empresarios le han expresado interés en ser parte de “la solución”.

“La premisa es que la salud es primero y hay que atenderlo”, sostuvo.

Pero esa decisión ha supuesto trastocar el modelo de negocios de unos 43,000 establecimientos en Puerto Rico.

Al presente, dijo Laboy, el sector de farmacéuticas y de ciencias de la vida en Puerto Rico (Pharma and Life Sciences) continúa operando.

“Ellos están sacando dispositivos que ahora tanto se necesitan, es buen testimonio de que el sector puede ser parte de la respuesta. Ha habido retos de personal porque sabemos que tenemos una situación de participación laboral, pero han podido operar”, explicó.

Luego de la carta circular del DDEC para guiar a las empresas en torno a la orden, buena parte del sector de alimentos y agrícola ha hecho los ajustes para seguir operando, dijo el funcionario, al tiempo que agregó que la mayor parte del sector de salud, que abarca unos 7,600 establecimientos u oficinas, continúa en operaciones con ciertas modificaciones.

Lo mismo sucede con otros 4,300 establecimientos de firmas profesionales, indicó.

“Donde tenemos problemas en (el sector de) ventas al detal porque ha cogido un palo”, dijo Laboy al señalar que el análisis que realiza el DDEC parte de datos acumulados por la SBA sobre el sector empresarial de Puerto Rico.

“Son 9,500 establecimientos y es el área que nos preocupa porque es la más afectada”, agregó el funcionario al señalar que si bien los establecimientos de alimentos preparados han logrado crear nuevos canales para la venta, en el sector de hoteles y servicios de alimentos, también hay 4,400 establecimientos que han sido afectados, a medida que su oferta va más dirigida a turistas o a la actividad gastronómica.

“Este tipo de data, nos va a ayudar a tener una idea más clara de lo que se necesita”, comentó Laboy.


💬Ver 0 comentarios